Después del Gedeón: ¿qué viene ahora para Venezuela?

379
Mientras el Gobierno arma su narrativa con la Operación Gedeón, los venezolanos sufren por las fallas de los servicios | Foto Infociudadano Cruz A. Sojo

A dos semanas de la Operación Gedeón, Venezuela se encuentra en una incertidumbre total. Los sectores que lideran la lucha contra el cuestionado mandatario Nicolás Maduro entraron en una etapa de autodestrucción, responsabilizándose cada uno del fracaso de la acción militar, asomando divisiones internas en los partidos que apoyan a Juan Guaidó e incluso planteando que éste sea removido de la presidencia interina. Mientras tanto, el grueso de la población que quiere salir de esta pesadilla se pregunta: ¿y ahora qué va a suceder?

Porque, sin lugar a dudas, Gedeón ha significado una bocanada de oxígeno para Maduro, sobre todo en el sector militar, porque difícilmente dentro de la Fanb puedan apoyar abiertamente una aventura armada orquestada en territorio colombiano y dirigida por un excombatiente norteamericano. Y si a esto le sumamos los fracasos de la entrada de la ayuda humanitaria de febrero 2019 y la rebelión militar del 30 de abril, es lógico que los venezolanos se planteen: ¿qué caminos nos queda para enfrentar a Maduro?

Pero al margen de toda la narrativa en torno de esta operación digna de un guión hollywoodense, persiste la realidad del día a día de los venezolanos: escasez de gasolina, cortes de luz, agua, gas, alimentos y confinamiento, que ya provocó protestas y saqueos en ciudades como Cumaná, Barquisimeto, Valles del Tuy, Margarita y Upata. Por lo que Maduro no puede cantar victoria, ya que la fragilidad de su gobierno es tal, que una simple chispita puede encender toda la sabana.

Entonces para responder a la interrogante ¿qué viene ahora?, es necesario que nos planteemos cuatro escenarios.

Escenario 1. Invasión extranjera: La posibilidad de una fuerza militar extranjera en coalición de militares desertores venezolanos, desde un principio, ha sido descartada por el Grupo de Lima y la Comunidad Europea. Además, esta acción está cada día más lejos de suceder por la compleja realidad que viven los países por la pandemia del coronavirus. Así como esas voces de María Corina Machado, Antonio Ledezma o Iván Simonovis solo buscan obtener centimetraje.

Escenario 2. Alzamiento militar: El éxito que un sector patriota de la Fanb se alce contra Maduro depende mucho de las condiciones creadas por el sector civil que lucha contra la dictadura. Hasta ahora, todos los intentos han fallado y cada acción es una purga de estos patriotas y el fortalecimiento de Maduro en este terreno.

Escenario 3. Rebelión popularSentarse a esperar que la tragedia que viven los venezolanos produzca por sí sólo un estallido social es una ingenuidad. Todavía el régimen de Maduro tiene un control social en los sectores populares de las principales ciudades del país, sin contar la hegemonía mediática que no le da cobertura a las protestas ciudadanas.

Escenario 4. Elecciones:  En este escenario es donde se ha producido la única victoria que la oposición ha obtenido en los últimos 15 años, cuando ganaron por paliza la Asamblea Nacional en 2015.

Sobre los tres primeros escenarios han venido gravitando quienes se proclamaron como los verdaderos opositores de Maduro, pero ocurre que alcanzar la victoria en algunas de estas instancias depende de imponderables circunstanciales que ellos mismos no pueden controlar, de ahí sus continuos fracasos.

El escenario electoral ha sido satanizado y es un tema tabú que los opositores no se arriesgan a asumir para no enfrentarse a su base radical que opera desde Miami. Pero desde lejos es la mejor de las vías para salir de la pesadilla que se vive en Venezuela. De haberse dedicado al tema electoral el mismo esfuerzo para una salida rápida que no llega, hoy tendríamos un nuevo CNE, que es el primer paso para el rescate del orden constitucional en nuestro país. Pareciera que los dos sectores que se reparten los pocos recursos que tiene el país se encuentran cómodos con el statu quo que se mantiene. 

En estos tiempos de incertidumbre, donde corren noticias que diputados de la Asamblea Nacional le han pedido al Departamento de Estado de los Estados Unidos que releve a Juan Guaidó de la presidencia interina, es cuando se requiere, se urge, la construcción de un movimiento inclusivo donde estén representadas todas las fuerzas que adversan al régimen.

En vez de propuestas personalistas, como la que Henrique Capriles sea designado como nuevo presidente interino, o la convocatoria de un Gobierno de Emergencia, lo que debe conformarse inmediatamente es una Junta Patriótica que aglutine y le dé representatividad a todos los sectores que conforman una sociedad: militar, estudiantil, gremial, partidos, movimientos sociales, deportistas. La lucha contra una dictadura como la de Nicolás Maduro no puede tener éxito si se lleva a cabo de una manera convencional: un líder y partidos de una sola tendencia. No, es la convergencia de todas las voluntades, incluso las que vienen de las fragmentaciones del régimen la que pueden liberar a los venezolanos de la pesadilla que vivimos.

Marco Hernández es periodista y fundador de la ONG Periodistas por la Verdad. @hmarcovalor

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

3.67/5 (3)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO