Deserciones en las Fanb: ¿abandono o huida?

322

Por: Nehomaris Sucre

En la Venezuela del siglo pasado fue valiosa la profesionalización de las Fuerzas Armadas. Esto en una primera etapa consistió en modernizar armamentos, equipos y programas de formación militar. Especialmente a partir de la era democrática, después de 1958, fue visible el esfuerzo del Estado para construir la institucionalidad dentro de la que el cuerpo castrense debía regirse con una actuación ajustada a derecho.

Hoy día, este proceso se ha revertido y los militares se transformaron en un recurso más de quienes ocupan el poder. A continuación, examinaremos la deserción militar como un efecto de este desgaste.

El gobierno de Nicolás Maduro no ofrece información sobre las cifras exactas de desertores en la Fuerza Armada. Sin embargo, en el caso de la Guardia Nacional, según decisiones firmadas por el mayor general Enrique Zavarse Pabón y publicadas por la periodista Sebastiana Bárraez, entre diciembre de 2019 y junio de 2021 hubo un total de 9.183 sargentos de la GNB que desertaron. Estos números no incluyen a oficiales de ese componente, sino que se limitan a efectivos de tropa profesional.

¿La deserción militar es traición a la patria?

El abogado Nerio Rico, ex Fiscal Militar Nacional, aclara que “el delito de deserción no tiene nada que ver con el tipo penal que establece el artículo 464 del Código Orgánico de Justicia Militar (COJM), donde se explican los hechos que constituyen traición a la patria… aunque a veces tienden a amenazar o amedrentar al profesional militar con la posibilidad de acusarlo de este último delito”. Recordemos que la pena máxima para desertores es de 4 años, mientras que para quienes traicionan a la patria es de hasta 30 años.

Nerio Rico sostiene que el funcionario militar que induzca a la deserción debe castigarse con prisión, de conformidad con el artículo 533 del COJM. En este sentido, asegura que “cuando el superior inmediato se niega a firmar la carpeta de baja de su subalterno incurre en un delito militar”, pues el efectivo a quien se le entorpece el proceso de baja se ve forzado a optar por la deserción para salir de la Fanb.

Además, el abogado asevera que no solo el superior inmediato puede ser culpable de este delito, sino toda la cadena de mando de ese militar al que se le vulneran sus derechos.

En definitiva, las cifras sobre deserciones a las que se pueden acceder, aunque no son totales, indican la inexistencia de un liderazgo militar dentro de la Fanb. Estas, así como otro cúmulo de culpas que se amontonan en la cadena de mando, son también señales de la pérdida de institucionalidad que sufre el cuerpo castrense.


NEHOMARIS SUCRE | @Neho_Escribe

Politóloga, militar retirada y cursante de la Maestría en Literatura Venezolana (UCV).

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.