De Vargas a Las Tejerías

85

Las constantes entre los deslaves de Vargas (1999) y Las Tejerías (2022) son ineptitud y corrupción. Es la eterna confrontación entre la verdad y la mentira. Vargas fue el antes, Las Tejerías es el hoy que demuestra, nuevamente, la ineptitud y corrupción de un régimen que se robó el sueño de los venezolanos.

Por: Hugo Delgado A.

Las constantes entre los deslaves de Vargas (1999) y Las Tejerías (2022) son: ineptitud y corrupción. Ambos desastres naturales dejaron un legado de muertes y pérdidas materiales incalculables, maquilladas por cifras oficiales que ocultaron los números reales (entre 10 y 30 mil en el primero y centenares en el segundo, relatan sus habitantes, aunque el régimen dice que solo son 100 aproximadamente entre fallecidos y desaparecidos).

En Vargas, el proceso de recuperación tardó décadas, producto de la ineptitud y corrupción de la entonces gestión del recién estrenado, Hugo Chávez Frías.

Años después, las huellas del desastre natural todavía caracterizan la zona. Resaltante fue el desprecio que hizo el teniente coronel al barco de Estados Unidos de América (EUA) dotado con equipos de emergencia e ingenieros especializados en manejo de catástrofes que el entonces gobierno de Bill Clinton ofreció, en uno de sus característicos arranques de nacionalismo.

En el deslave de Las Tejerías, la falta de previsión se repitió. Lo ocurrido el sábado 8 de octubre de 2022, fue producto de un «proceso natural» de la montaña, explica el profesor de la Universidad Central de Venezuela, Feliciano De Santis, especialista en amenazas geológicas. Cuando las lluvias son continuas, la cordillera, por razones «tectónicas», crece y expulsa rocas y sedimentos para mantener su tamaño. «Pero, ¿qué pasa cuando eso baja? ¿Qué se consigue? A una población» instalada en zonas vulnerables. Y ocurre el «desastre».

Lo ocurrido en Las Tejerías, escribe el editor de El Nacional (16-10-2022), Miguel Henrique Otero, “me ha hecho recordar el palabrerío de Hugo Chávez, los primeros días de enero de 2000, tras el deslave de Vargas. En una declaración dijo que, en menos de cinco años, todos los habitantes del país que vivieran en zonas de riesgo saldrían de esos lugares y serían trasladados a viviendas seguras, con todos sus servicios.

Han transcurrido casi 23 años de aquella mentira y el balance es el peor que podamos imaginar: las superficies de las zonas habitadas de alto riesgo han crecido 50% y casi la mitad de las familias del país viven en condiciones de vulnerabilidad (informe Encovi).

Esa constante se mantiene en varias áreas pobladas de Venezuela, cuando llegan las lluvias excesivas ocurren los desastres naturales. Obviamente, la falta de prevención y planificación impiden adelantarse a este tipo de eventos, con las subsiguientes consecuencias de muertes y pérdidas materiales.

Lógicamente, el régimen de Nicolás Maduro, aunque aceptó el inminente peligro por la saturación de la montaña, no hizo nada. Justificará su ineficiencia con algún fenómeno natural producto del calentamiento global, para evadir sus responsabilidades.

La arrogancia venezolana del régimen la expresó en su declaración el almirante y ministro de Interior, Justicia y Paz, Remigio Ceballos (uno de los implicados en las denuncias de violación de los derechos humanos desde 2019).

Ceballos, con voz de mando y prepotencia, ordenó a los medios de comunicación ajenos a los del régimen “no estorbar” en la zona de operaciones, porque Venezolana de Televisión era el garante de la libertad de información de lo que estaba ocurriendo.

En Venezuela y Petróleo (Tal Cual 21-01-2021), el historiador de la Universidad del Zulia Ángel Lombardi Boscán, argumentaba: “Todas nuestras malas artes quedaron disimuladas: pocos se atrevieron a atentar contra la irresponsabilidad como modo de vida social”.

Una aberración de la conducta del pueblo, asumida por la “divina influencia del petróleo”, concebida como fuente de riqueza fácil para ocultar sus patologías”. Una cultura irresponsable que arrastran los gobernantes para ocultar su ineficiencia.

No es extraño ──entonces── que el arrogante militar con su voz de mando intente controlar la información para manipular y ocultar la dimensión del desastre natural.

Lo decepcionante de este nuevo hecho que enluta a Venezuela, es que sus penurias continúan cimentando la desesperanza y desilusión de la nación. Hechos como este empujan a tomar decisiones drásticas para huir de una realidad que parece no tener fin.

Las Tejerías muestra a un sector castrense postrado ante la vagabundería y la corrupción. El país todavía arrastra la creencia de militares con derecho a cobrar la dádiva de “la gesta independentista”, cuya historia escrita por vencedores, proyecta generales y soldados como actores principales y oculta el trabajo intelectual y físico de civiles insignes, como dice Lombardi Boscán.

Es la eterna confrontación entre la verdad y la mentira. Vargas fue el antes, Las Tejerías es el hoy que demostrará, nuevamente, la ineptitud y corrupción de un régimen que se robó el sueño de los venezolanos.

Con militares arrogantes entregados a los intereses de cubanos, chinos, rusos, iraníes y de grupos narcoguerrilleros, como las Farc y ELN; cuyos valores y principios nacionalistas quedaron en el olvido, tapiados por el lodo sinvergüenza de la sumisión total y cuyas manos están ensangrentadas con las torturas y asesinatos de venezolanos, en sus mazmorras.

El “no estorben”, no es más que una muestra de la oscura conducta del régimen y su guardia “pretoriana” por ocultar la verdad del pueblo de Las Tejerías.  

Pero el reto de los verdaderos periodistas y de los héroes silentes de esa población, es mostrar los hechos para decir lo que pasó, llorar a sus muertos y homenajearlos. El periodismo colaborativo de los afectados indica que Maduro solo llegó a la entrada de la zona afectada e hizo proselitismo, muestra a militares con alcabalas controlando y cobrando por el paso de la ayuda humanitaria o repartiéndose el botín y denuncian la intención del régimen de manejar los dólares que vengan del exterior, reafirmándose así que la ineficiencia y la corrupción siguen vigentes en la revolución bonita.

HUGO DELGADO A.| @hdelgado10
Periodista. Editor de medios impresos y asesor de comunicaciones y relaciones públicas.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Deje su opinión sobre nuestros artículos en [email protected]

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.