De Macondo a Aracataca

127

Macondo  fue construido en el ideario de Gabo, para plasmar su macromundo de pensamiento universal, relacionándolo con su micromundo familiar, sus vivencias personales y sus inquietudes, cerrando  el ciclo temporal —de este último— en cien años. Mientras que Aracataca —la real— es como Colombia, no se termina y tampoco muere, continúa su vida con aciertos y  errores. La resistencia de muchos sectores de su sociedad civil, de empresarios y excepcionales líderes políticos, ha permitido que esa fuerza positiva construya lo que hoy el mundo admira


Por. Hugo Delgado A.

El guión está escrito para el nuevo gobierno de Colombia, presidido por Gustavo Petro. La izquierda de Latinoamérica está clara desde el siglo XX con respecto a lo que debe hacer. Se venden como la propuesta irreversible, partiendo del precepto marxista de  “ser la última fase de la historia de la humanidad”, por lo tanto defienden el poder, eternizándose en él, violando toda norma, engañando y acogiendo las banderas de la desigualdad, la exclusión y el resentimiento histórico que acumula su sociedad. Aunque al final del cuento se convierten en regímenes burocráticos y tiránicos.

Extrapolando la inmortal obra del Nobel de literatura, Gabriel García Márquez “Gabo”, Cien Años de Soledad, y de ella el simbolismo de su idílico Macondo y la realidad representada por Aracataca, Colombia afronta ese dilema, entre los sueños construidos por sus hijos en distintas fases de su historia, y su  contradictorio realismo violento, destructivo y también lleno de experiencias constructivas.

Macondo  fue construido en el ideario de Gabo, para plasmar su macromundo de pensamiento universal, relacionándolo con su micromundo familiar, sus vivencias personales y sus inquietudes, cerrando  el ciclo temporal —de este último— en cien años. Mientras que Aracataca —la real— es como Colombia, no se termina y tampoco muere, continúa su vida con aciertos y  errores. La resistencia de muchos sectores de su sociedad civil, de empresarios y excepcionales líderes políticos, ha permitido que esa fuerza positiva construya lo que hoy el mundo admira.

Con la llegada de Gustavo Petro a la presidencia de Colombia, las cosas van a cambiar, sí,  hacia la propuesta planteada por el Foro de Sao Pablo (1990), fundado por Fidel Castro y el corrupto aspirante –de nuevo- a la presidencia de Brasil, Ignacio Lula da Silva, para mantener vigente el comunismo, disfrazado de democracia y esparciendo por el continente  las semillas de la corrupción, el resentimiento y la violencia. Su victoria consuma el viejo plan de la guerrilla apoyada por Rusia, China y Cuba, de aprovechar la institucionalidad democrática y la narcoviolencia de sus brazos armados (Fuerzas Armadas Revolucionarias y Ejército de Liberación Nacional) para alcanzarla, explotando las ilusiones de un pueblo desigual y excluido.

Colombia vive  las angustias del micromundo  de su propio Macondo, con sus fantasías, aspiraciones de primer mundo (por ejemplo autorizar el uso de la marihuana en un sociedad cargada de emociones negativas, delincuencia y sin capacidad institucional para responder ante ese reto; o modificar su política energética cuando es el petróleo aporta el 40% de su gasto público destinado a financiar sus programas sociales) y sus desgracias; anclada en la realidad de una Aracataca  que actúa como “país de tercer mundo” que no la deja evolucionar y potenciar a su gente,  porque se lo impide el resentimiento, su desconfianza hacia el otro, su egoísmo, su violencia y su corrupción.

Colombia, el principal productor de cocaína del mundo, legalizó el cannabis medicinal en 2016. Desde entonces varias compañías extranjeras han recibido licencias para producir y exportar marihuana, pero el comercio con fines recreativos sigue penalizado. El pasado 11 de agosto

La llegada de Petro ilusiona a los sectores excluidos, pero también generó desconfianza en casi el 50% del electorado que votó en su contra.  Pensando en neutralizar a su vicepresidenta, Francia  Márquez, le creó el Ministerio de la Igualdad (más gasto burocrático)   con el  que pretende resolver este legado histórico,  pero este complejo asunto no se  soluciona con una actitud y un lenguaje agresivo como el mostrado por sus voceros,  porque el remedio puede ser más nefasto que la enfermedad. Por otra parte, si pretende construir un proyecto de paz sobre compromisos de impunidad, negocios  y prevendas políticas, económica y sociales, fracasará.

Con respecto a sus relaciones con el régimen de Nicolás Maduro, no habrá sorpresas. La victoria materializa los planes del Foro de Sao Pablo. Los movimientos inmediatos, luego de asumir el cargo, lo demuestran. Los negocios en el área petrolera serán prioritarios. Sobre este asunto, el embajador designado Armando Benedetti ya tiene instrucciones específicas: el control sobre Monómeros será entregado al chavismo para que sigan robando y fortalecer sus finanzas. El comercio y la normalización diplomática afianzará el apoyo mutuo y la estrategia comunista continental.

Los negocios son buenos para ambos y no habrá problemas, aunque en la frontera desde su cierre (19 agosto de 2015 por orden de Maduro)  no se ha detenido. El flujo humano nunca paró, la corrupción militar se afianzó  y todos los días pasan —después de las 6 de la tarde—, “más de 40 gandolas” provenientes de Colombia con todo tipo de carga, con la complicidad de las autoridades de ambos países, para que los anaqueles de los supermercados se llenen y eliminen la escasez  en Venezuela.

Hay asuntos espinosos que no dejarán  tranquilo al gobierno  y los cabilderos norteamericanos  porque los negocios petroleros  y los asuntos estratégicos no cuadran. El  narcoterrorismo y la presencia de rusos y chinos (enemigos) en la región presagian que no serán temas nada fácil de tratar. La historia y los hechos demuestran que  las drogas como arma son parte  de una estrategia comunista para socavar las bases de la sociedad de EUA y de Europa occidental.  Este flagelo ya está generando preocupantes daños, especialmente en sus jóvenes.

Por otra parte, estratégicamente la penetración de los aliados de Maduro y Petro en el Caribe y cerca del Canal de Panamá vulnera sus intereses estratégicos, más en estos momentos de confrontación ruso-ucraniana, una advertencia que el Departamento de Estado hizo en 1990 ¿Cuánto durará la luna de miel con el gobierno del cambio?    

   

HUGO DELGADO A.| @hdelgado10
Periodista. Editor de medios impresos y asesor de comunicaciones y relaciones públicas.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.