De los periodistas y el periodismo (I)

54

Por: Gloria Cuenca

El 27 de junio se celebra el día del Periodista. Lo hacemos en conmemoración del aniversario de la fundación de El Correo del Orinoco, el gran periódico patriota fundado por el Libertador Simón Bolívar. El 27 de junio de 1818 salió el primer número. Tenía el Libertador consciencia de la trascendencia del periodismo para el objetivo de la independencia de América. De allí que se esforzara en lograr la publicación y la divulgación de un medio en favor de la lucha por los ideales de soberanía de Venezuela y Latino América.

Los periodistas venezolanos, desde el año 1964, celebramos ese día como el nuestro. Antes lo hacíamos el 24 de octubre, cuando apareció nuestro primer periódico: la Gaceta de Caracas, con línea editorial en favor de la Corona Española.

Se preguntarán, los amables seguidores y los contradictorios lectores, ¿Y esta clase de Historia del Periodismo? Ahora todo el mundo se siente periodista. Algunas lagunas hay que despejar para ver si entienden lo significativo para nosotros, de ese día y su razón histórica. Además de ser más cuidadosos al transmitir o retransmitir toda clase de opiniones e ideas que surcan el ciber espacio.

Por largo tiempo, la gran diversión de algunos era hablar mal de los medios y los periodistas. La trascendencia de la información noticiosa, el desarrollo tecnológico, la convicción de que, la libertad de expresión, además de Derecho Humano fundamental es expresión de democracia, desarrollo, cultura y civilización, descubre lo importante que resultan —medios y libertad— para el avance de los países. Todavía quedan algunos habladores a quienes les gusta chismear sobre nosotros. Pero la perspectiva ha cambiado. ¡Gracias a Dios!

La hipercrítica contra los medios refleja desconocimiento del tema. No entienden que el medio, sea periodismo impreso, de radio, TV y ahora digital, como tales, son neutros. Una maravilla, ¿quién lo duda? No obstante, hay muchos a quienes no les gusta cuando expresan ideas distintas a lo que pensamos. En oportunidades, informan de temas complejos, que preferiríamos no conocer. Dan espacio a quienes no consideramos competentes, o no son de los ‘nuestros’.    Aspectos considerados por personas con poco desarrollo democrático. Sí, se requiere ser democrático para aceptar la libertad de expresión. Lo considero el ABC del periodismo.

Expliquemos en qué consiste la línea informativa y/o la editorial de un medio. Me refiero, por supuesto queridos seguidores y contradictorios lectores, a las diferencias y al significado de la política informativa y la política editorial. Escribo pensando en la gran cantidad de gente que usa las redes y no tiene idea de lo que implica el periodismo. Sus normas, su ética, su normativa y su responsabilidad trascendental en su vinculación con la ciudadanía y en la enseñanza que se produce, quiéranlo o no, a través de los medios.

 En las redes pude ver un video, donde un periodista español Pablo Moto, lleva a una cabina a dos supuestos ‘influyentes’ que atacan por las redes a un escritor. El tipo acepta que no tiene razón alguna para hacer lo que hace. De los libros del escritor ha leído solo uno, y hace muchos años: ni lo recuerda. ¿Los nuevos?, no los ha leído.  ¿Por qué sus ataques? No lo sabe. Se avergüenza y pide perdón. Esta narración es para dar cuenta de la mortificación que surge a diario cuando se lee o se ve  disparates de quienes  desean ser transmisores de información noticiosa, sin tener  idea de qué hacen.

La política informativa de un medio refiere a la posición que en materia de información noticiosa mantiene ese medio de comunicación. Un ejemplo de ello sería presentar las noticias internacionales con las grandes agencias de noticias del mundo AP, DW, FP, Ansa, Prensa Latina, EFE, entre muchas otras. Silenciar algunas, también tiene significado. Sin embargo, pudieran ir de un lado a otro, como barco sin rumbo, de acuerdo con el dueño, o sus intereses. Es ese, quien marca la impronta: el dueño/a del vehículo neutro en sí mismo. Ya no es neutro, tiene una posición. Aceptada, generalmente, con una condición:  que el medio explique cuál es su postura para que el receptor/a del mismo, decida con libertad si lo sigue o no. 

En cuanto a lo que es la política editorial, fija la posición del medio sobre los acontecimientos o sucesos que ocurren en el planeta y el país, en la región o la comunidad. Se hacía por la vía del Editorial. Una costumbre sana para que, quienes reciben la información noticiosa y artículos de opinión que transmite el medio, sepan a qué atenerse respecto a quien han decidido transformar en su fuente informativa principal. Espero haber sido clara y precisa, para que, quienes sienten la pasión noticiosa, se preocupen a su vez y decidan estudiar e indagar al respecto.

GLORIA CUENCA | @editorialgloria

Escritora, periodista y profesora titular jubilada de la Universidad Central de Venezuela

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.