Crónicas de la nueva normalidad: ¿Sueño o me sueñan?

78

«Cuca, cariño y deudas vienen siempre en el mismo combo»
Mi papá

Por: Joaquín Ortega

Los viajes en el tiempo son reales… y mucho antes de que se hablara de accidentes cuánticos, las paradojas espacio temporales también existían. Por ejemplo, en una elección equis en la vida mi hermano fue a votar, y ya él mismo había metido el voto antes de que llegara a ejercer su derecho. Y no, no es ingenuidad de su parte (o fraude por parte de los miembros de mesa) ¡Es que lo habían visto a él!… O a su gemelo, en opinión de los presentes, sufragando con la misma cara de pánfilo y vestido casi igual. Ya haya sido que le bailaran la decisión o que un clon haya aparecido como impostor, una cosa le quedó clara para la vida: la próxima vez que la esposa lo pillara en un cacho, la culpa iba directa para ese doble viajero entre dimensiones. 

Pero hablemos del ahora. Viviendo en este eterno lunes que nos dejó el encierro en pandemia algo queda claro: que el tiempo es tan relativo como la hora en la que te despiertas. Incluso el tiempo no se mide por minutos, horas y días sino por horas perdidas frente a series y películas vistas en streaming. La cuenta va en memoria ocupada en el disco duro entre películas y subtítulos bajados y cicatrices en los dedos frente a los videojuegos. Es tan loca toda esa incorporación de historias ajenas en nuestra vida sedentaria (y ahora híper higiénica) que se van convirtiendo en reales esas imágenes, y que como recuerdos intrusos invaden nuestros sueños con aventuras exóticas o diálogos prestados. 

Haga usted el ejercicio de recordar sus últimos tres sueños y seguramente habrán sido colonizados por personajes de Netflix, Disney Plus, quemaditos de confianza o narradores inmóviles de documentales de toda monta y calaña. Los sueños más movidos serán una mezcla de Great Theft Auto o de algún juego en donde la adrenalina, junto a la desconfianza y la ladilla fosilizada se conviertan en células grasas digitales con la cara de Harvey Weinstein. En ese mundo todos somos como los personajes de Among Us mimetizados en alguna versión cutre de apuestas on line, en donde futbolistas muertos y vendedores de frutas con pacas de dólares nos miran con cara de perdonavidas.


Pero hablemos del ahora. Viviendo en este eterno lunes que nos dejó el encierro en pandemia algo queda claro: que el tiempo es tan relativo como la hora en la que te despiertas. Incluso el tiempo no se mide por minutos, horas y días sino por horas perdidas frente a series y películas vistas en streaming

Joaquín Ortega

En esa onda, apueste y gánese usted mismo si no estuvo en estos meses en una pesadilla tipo El Hoyo… no jugó ajedrez con gente salida de The Gambit Queen… no se despertó cantando una melodía de algún largometraje animado o simplemente creyó haber discutido en ascensores fantasmales sobre series indigestas y comedias tan malas como los chistes de un compañero de cola de la gasolina. Lo más fuerte de estos días es que uno ya no sabe si lo que discutió acerca del origen del fulano virus o sobre las protestas gringas, sus elecciones y los trending topic de Twitter fue con uno mismo, con alguien por WhatsApp o fue medio dormido… terminando de empatar una pesadilla con otra mientras se entraba al baño en la oscuridad (con una pantufla sí y otra no) dándole vueltas al papel tualé con cuidado, como si fuese una hornilla caliente, encendida solamente por nuestra imaginación.

Lo más sórdido de estos días es que uno agradece los líos primitivos de las juntas de condominio, los problemas agropecuarios de falta de agua, la persecución de ofertas médicas, la eterna zanqueadera de comida para que la plata medio alcance, las perennes vigilancias de choros que se meten descalzos en las casas o se defecan por razones brujeriles en los estacionamientos que saquean. En fin, esas pequeñas cosas que nos amenizan la pausa que le pusieron a la película del mundo. Una película en donde todos aparecemos en cada capítulo peor vestidos y como extras no remunerados.


JOAQUÍN ORTEGA | @ortegabrothers

Analista #cuántico matizado con cultura pop | #Politólogo | #Profesor Universitario | #Locutor.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.