¿Cómo manipular en el Twitter de Elon Musk? (Parte I)

157

COMUNICACIÓN EN GOTAS


Por: María Eugenia Fuenmayor

«Quiero que Twitter sea mejor que nunca, fortaleciéndolo con nuevas facetas, haciendo de los algoritmos una fuente abierta que incremente la confianza y derrote los spam bots y autentifique a todos los humanos».

Elon Musk.

Me hago esta reflexión, a propósito de un incidente que viví hace unos años, al hacerle «RT» a un contenido de @willieColon: En este twitt, el salsero criticaba al poder entronizado en Venezuela,  y Twitter me exigió eliminar mi retwitt si quería mantener mi insignificante cuenta. Luego de un tiempo, vi como @ClaudioNazoa perdió su cuenta original, con más de 350.000 seguidores auténticos sin que, para tomar esa medida,  mediara siquiera una explicación de porqué lo hacían, además en contra de la infinidad de solicitudes para que se la restituyeran.

Dada esta experiencia, me pregunto cómo harán ahora los rusos, chinos e iraníes, expertos en manipulación de contenidos, para continuar creando fakenews, interviniendo procesos electorales, radicalizando agendas, como la del separatismo catalán,  y «colaborando» con los regímenes afines de por aquella y esta parte del planeta en sus pretensiones de mantenerse hasta el «dosmilsiempre».

Una investigación de la Universidad de Manchester analiza una sofisticada red de agentes en Twitter, enfocados en la divulgación de noticias falsas en diversos procesos de consulta popular en el mundo, que persigue desnaturalizar la opinión pública electoral. En este estudio, quedó demostrado que las redes de actores humanos, afines a los propósitos asociados a los fakenews, muestran patrones de comportamiento más coordinados y creíbles que los de los bots (robots automatizados de publicación de contenidos) cuyos textos son evidentemente sesgados por las noticias falsas en esta red.

Diversas fuentes de información hacen hoy referencia al «astroturfing» como la técnica de marketing y de relaciones públicas basada en proyectar una imagen falsa de naturalidad y espontaneidad, con el fin de ganar apoyo y viralidad. Esta técnica se ejecuta creando perfiles falsos en RRSS y comunidades online, para sembrar ideas en la opinión pública y atacar al rival.

Una de las tantas formas de operar es mediante un grupo organizado de atacantes que pueden fácilmente impulsar ciertas palabras para que se conviertan en trending topic. Acto seguido, borran sus mensajes para que no queden pruebas de la manipulación, pero su consigna se mantiene como tendencia. Los investigadores de estos temas han bautizado este tipo de ataques como «astroturfing efímero».

Todo lo anterior puede explicar entonces que, desde 2017, el «Freedom House» ya alertaba que más de 30 gobiernos, entre los que se cuentan los de Venezuela, Filipinas y Turquía, vienen empleando verdaderos ejércitos de «moldeadores de opinión» para diseminar un pensamiento específico e intervenir en las razones y la autenticidad de las  críticas a sus respectivas oposiciones, creando mayores sismas dentro de estas últimas.

Frente a este panorama, Elon Musk, presumiblemente consciente de la realidad aquí descrita y obviamente a sabiendas de que Twitter hoy posee 300 millones de usuarios, ha hecho una serie de declaraciones que revelan su talante, al menos «por ahora»: «Con ver la reacción de aquellos que le temen a la libertad de expresión, ya entendemos todo». «Por ‘libertad de expresión’ me refiero a aquello que se ajusta a la ley». «Estoy en contra de la censura que vaya más allá de la ley». «Si la gente quisiera menos libertad de expresión, le pedirían al gobierno que aprobara una ley para estos efectos; por lo que ir más allá de la ley es contrario al deseo de la gente». «Espero que mis peores críticos permanezcan en Twitter, porque de eso se trata la libertad de expresión».

Estas afirmaciones me generan unas enormes expectativas de cambios positivos para esta plataforma digital, pero ¿realmente podrá Musk crear barreras infranqueables para las grandes fuerzas del astroturfing y sus muy disciplinados y «hacendosos» sistemas políticos subordinados?

MARÍA EUGENIA FUENMAYOR | @mefcal

Experta en mercadeo, comunicaciones y reputación. Directora ejecutiva de Interalianza Consultores.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.


Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.