21.3 C
Caracas
domingo, 9 mayo, 2021

¿Cómo evitar el caos eléctrico nacional?

-

En dos días arrancan las altas temperaturas en Venezuela por el primer pasaje anual del sol este 2019. Esto implica que, pese a la estrangulada y disminuida demanda eléctrica, la misma subirá y, a partir de allí, por 122 días el Caos Eléctrico Nacional acompañará a todo lo que vaya a acontecer en el ámbito nacional. Solo habrá un breve y no pronunciado descenso de 60 días y arrancará la segunda pasada por otros 120 días más. Sin electricidad abundante, estable y confiable, cualquiera que sea el escenario que siga para el país será aún más difícil de transitar.

Estamos a cinco días de la entrada de la ayuda humanitaria y es necesario más que nunca que, por humanidad, el maltrecho Sector Eléctrico Venezolano, SEV, sea objeto de especial enfoque del gobierno de transición, una vez desalojado el régimen de Maduro del poder. Como lo he advertido en columnas pasadas, salir del régimen sería un gran logro, pero no suficiente para devolverle un buen estado de salud al SEV si el mismo no va acompañado de colocar al frente profesionales éticos, de gran preparación, destreza técnica, capacidad de trabajo y honradez extrema.

Si la selección de los que irían a enfrentar los enormes retos para gestionar el SEV, se realizan por los criterios viciados del pasado, atendiendo cuotas de poder de la partidocracia de ambos bandos, que bien sea por error, complicidad u omisión nos han traído hasta aquí, entonces, un estruendoso fracaso es posible. No hay margen para el ensayo y el error. Un fracaso más no es una opción para el país que clama nuevos rumbos que le devuelvan la decencia al empleo, recuperación económica y la calidad de vida de todos.

La sociedad venezolana debe reconocer que sin electricidad, cualquier programa político de gobierno, bien sea de rescate, transición o revalidado es inviable, máxime con un SEV sumido en un profundo barranco en el que está metido hace 20 años por la desidia y la corrupción. Un SEV sano es esencial para la gobernabilidad inmediata y preocupa altamente que en su maldad desmedida, el régimen le cause mayores daños a la infraestructura eléctrica nacional antes de su salida del poder.

Venezuela tiene que reconocer que la electricidad es el servicio público de los servicios, en torno a los cuales se alinea el resto de ellos. Todos los servicios públicos tienen que ser auto-sostenibles para garantizar su viabilidad, atraer, cultivar y retener recursos humanos que les den confianza a los que inviertan en los mismos de que sus capitales están en buenas manos y que los clientes y actores interactuantes vean cumplimiento y seriedad de gestión.

Ya hay una larga estela negativa en el siglo XXI, de qué es lo que no se debe hacer con los sectores. Es vital reconocer que, al igual que el SEV, la industria petrolera interactúa con la eléctrica y ambas representan el total de la energía nacional. Por lo tanto, deben tener una coordinación de alta fidelidad, para que la energía —que es una sola— requerida por el país sea ininterrumpida, justipreciada y asequible, para afrontar no sólo los picos de demanda, sino también el consumo de energía requerida sea de manera confiable bajo todos los escenarios operacionales que se tengan que enfrentar.

- Advertisement -

Reitero nuevamente el plan comunicado a la nación a nombre de reconocidos colegas del rubro, con probada trayectoria y conocimiento para estos retos. De este estudio se cuantifican plazos de dos a cinco años y un costo de US$ 15 mil millones. Para tener una nueva Venezuela se requerirá un “Plan Marshall” para salir de su catástrofe.

Es imperativo seleccionar los gerentes más capaces, más éticos, con conocimiento, honradez extrema y un sentido de austeridad para administrar juiciosamente esta nueva deuda y pagarla antes de tiempo, dejando a Venezuela resultados tangibles y positivos en la calidad del servicio del SEV. Más que cantidad, se requiere calidad y que el país logre de una vez por todas deslastrarse de la antiética y la corrupción. Solo dentro de este marco es posible una verdadera y mayor suma de resultados traducidos en ganancias urgentemente requeridos por la nación.

Son momentos de aguda claridad y agilidad organizacional y ejecutoria. La hora ha sido siempre para acabar con los inescrupulosos de oficio. Para salir de la precariedad extrema en que estamos no hay otro sustituto: o es ahora o no será en mucho tiempo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado