COLUMNA BLINDADA | ¿Tenemos la policía más letal del mundo?

962

En el año 2016, último año que tuvimos información disponible sobre esta materia, se registraron 4667 homicidios causados por cuerpos policiales bajo la llamada figura de resistencia a la autoridad o intervenciones legales. Si este número lo dividimos entre la totalidad de la población del país (unos 30 millones), tendríamos una tasa de 155 muertes por cada millón de personas causadas por fuerzas policiales. Con esta tasa podemos ver dónde nos ubicamos respecto al resto del mundo.

En el caso de Estados Unidos, donde hay una gran presión de los casos policiales de uso de la fuerza de manera desproporcionada, este mismo indicador se ubica en 3.3 muertes por cada millón de habitantes, eso serían 1093 muertes. Si nos comparamos con el caso del estado de Río, cuya policía es altamente conocida a nivel internacional por su nivel de letalidad por medio del Batallón de Operaciones Especiales -BOPE-, esta tasa se ubica en 91 por cada millón[1]. Incluso, en el caso de la guerra contra las drogas en Filipinas, encabezada por Rodrigo Duterte, y que ha sido ampliamente criticada por violación de derechos humanos por múltiples organizaciones como Human Rights Watch[2], esta tasa se ubica en 60 por cada millón de personas aproximadamente, al tener 12 mil muertes en un periodo de dos años con una población de 105 millones de personas.

Es decir, los cuerpos de seguridad de Venezuela son casi 50 veces más letales que los cuerpos policiales de Estados Unidos, más de 2 veces más letales que en Filipinas con una política criticada a nivel mundial hacia Duterte, y un 70% más letal que la Policía Militar de Rio, mundialmente conocida por su estilo y que han causado gran indignación por el tipo de operaciones hechas previas al Mundial de Fútbol y las Olimpiadas [3]. Sin embargo, el caso venezolano pareciera pasar desapercibido tanto a lo interno como a nivel externo.

Esto, sin duda alguna, no es ningún motivo de orgullo. Hemos buscado copiar las políticas de mano dura y hemos visto frases institucionalizadas como “el único delincuente que no reincide es el que está muerto”, o se ha buscado reproducir el modelo brasilero del BOPE, mediante la masificación de las Fuerzas de Acciones Especiales -FAES- de la PNB o con inclusión en labores de patrullaje del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro -CONAS-. La evidencia a nivel internacional sugiere que las políticas de mano dura y la militarización no han servido para detener la violencia y la inseguridad, sino que por el contrario, la han exacerbado. Un ejemplo de ello es cómo se puede generar una escalada de uso de violencia y ver emboscadas a funcionarios policiales, así como ha hecho el Tren de Aragua recientemente.

¿Qué se puede hacer? Si bien es necesario contar con unas fuerzas de acciones especiales, como su nombre lo indica, esto debe ser utilizado bajo condiciones excepcionales y cuando la policía regular es rebasada en capacidad. En estos momentos se esta siguiendo una visión de que la policía en general tenga un corte más militar y que el FAES pase a ser la nueva escala policial. Nuestro deber es interpelar a los cuerpos policiales, al gobierno, a los partidos políticos a que haya una alternativa ante esta violación de derechos humanos que es una política nacional.

Debemos analizar con más detalle la dinámica delictiva y pasar del nivel más superficial de buscar detener balas con balas, ¿cómo es la dinámica de la droga en el país y el microtráfico? ¿por qué los jóvenes se unen a las bandas? ¿cómo es la presencia del estado en la parte rural y en los barrios del país? ¿cómo se obtienen las balas en el mercado ilegal? ¿cómo funcionan los mercados ilegales? ¿cómo estamos formando a nuestros funcionarios policiales? ¿cuáles son los mecanismos de control existentes en casos de muertes por enfrentamiento?

En la medida en que le busquemos respuesta a estas preguntas, cambiaremos de enfoque. Si no entendemos el problema, tampoco sabremos darle soluciones eficaces, eficientes, basadas en derechos humanos y sostenibles en el tiempo.


[1] http://www.ispvisualizacao.rj.gov.br/

[2] https://www.hrw.org/news/2018/01/18/philippines-dutertes-drug-war-claims-12000-lives

[3] https://www.theguardian.com/global-development-professionals-network/2016/aug/03/rio-police-violent-killing-olympics-torture


DÉJANOS TU COMENTARIO