Caso de la Sotta: las adversidades de un militar detenido por la Dgcim

478

POLITEIA


Por: Nehomaris Sucre

Mientras su familia lo buscaba incesantemente sin dar con su paradero, en una pequeña habitación de 2×2 metros los oficiales lo golpeaban con palos y lo asfixiaban con una bolsa de plástico llena de gas lacrimógeno. Él permaneció esposado, con los ojos vendados y con una capucha cubriendo su rostro. También lo privaron de alimentos y le negaron acceso al baño. De esta forma transcurrieron los dos días de interrogatorio del capitán de navío Luis de la Sotta en la sede de la Dgcim.  

Es importante resaltar que, tal como lo indica Amnistía Internacional: “todos los casos de detención secreta constituyen desaparición forzada”, además como señala también esta organización, la desaparición forzada es a su vez una forma de tortura tanto para la persona desaparecida como para su familia. 

En este sentido, el 22 de mayo de 2018 mientras declaraba ante el tribunal, de la Sotta aseveró: “Fui torturado, abusado y asfixiado por los oficiales de la Dgcim”. Las marcas de las esposas en sus manos y su ropa manchada de sangre y fluidos hablaban por sí solas, pero ni el fiscal ni la jueza dieron repuesta a las acusaciones de tortura.  

De la Sotta es un oficial superior egresado de la Escuela Naval de Venezuela en el año 1995 en la especialidad de Infantería de Marina, hizo estudios avanzados de operaciones especiales y antes de su detención pertenecía a la Brigada de Comandos de Mar de la Armada. Fue acusado en 2018 por delitos militares de traición, instigación a la rebelión militar, motín, y delitos contra el decoro militar.

El “Cuarto de los locos” 

El 22 de mayo de 2018 fue trasladado a la Dgcim Boleíta donde pasó más de un mes incomunicado en una habitación bautizada como el “Cuarto de los locos”. Funcionarios de ese cuerpo de inteligencia informaron a los familiares del militar que la razón del aislamiento se debía a que las personas detenidas tenían prohibido el contacto con su familia durante 30 días como parte de un “período de adaptación”.

En aquel lugar el capitán de navío durmió entre sus propios excrementos, le propinaron golpes, lo asfixiaron con una bolsa de plástico y recibió amenazas contra sus seres queridos. 


En este sentido, el 22 de mayo de 2018 mientras declaraba ante el tribunal, de la Sotta aseveró: “Fui torturado, abusado y asfixiado por los oficiales de la Dgcim”. Las marcas de las esposas en sus manos y su ropa manchada de sangre y fluidos hablaban por sí solas

Nehomaris Sucre

El 23 de junio de 2018, fue autorizado para tener visita de sus familiares quienes declararon haberlo encontrado con semblante pálido, delgadez, cicatrices en las muñecas y dificultad para mantenerse erguido a causa de una ruptura de costillas. Además, parecía desorientado, carecía de noción del tiempo y se mostró angustiado por saber dónde se estaban sus hijos. 

Condición médica

La señora Molly de la Sotta hermana de Luis de la Sotta se ha movilizado dando a conocer su preocupación por la salud del capitán de navío, quien al momento lleva dos años y ocho meses privado de su libertad y requiere de atención médica adecuada, pues padece de presión arterial alta y ha desarrollado complicaciones renales. 

Patrones de tortura importados de Cuba

El Instituto Casla en su Informe del año 2019 reseñó que prácticas como la de provocar asfixia con bolsas plásticas obedecen a formas de tortura empleadas por la estructura represiva cubana y que puede existir influencia de funcionarios de ese país en Venezuela, lo que se evidencia a juicio de esa organización, en que los patrones de tortura aumenten, se transformen o resulten nuevos para nosotros. 

Adicionalmente, en la actualidad el discurso gubernamental-partidista que afirma que Fanb está “más unida que nunca”, es puesto en duda a través de casos como el del capitán de navío de la Sotta y otros cientos de militares detenidos y acusados de presuntas conspiraciones.

En este sentido, pareciera que ahora la cohesión se limita tanto a organismos de inteligencia como la Dgcim y el Sebin, como al cuerpo de seguridad de la Faes, cuya creación es relativamente reciente. Por lo tanto, pudiera creerse que la otrora base militar que en gran medida dio sustento al gobierno del fallecido Hugo Chávez se ha fragmentado y su lugar ahora lo ocupan estructuras más nuevas y sobre las que pesan mayores señalamientos de crímenes de lesa humanidad. 

Cabe resaltar que, los malos tratos recibidos por el Capitán de Navío de la Sotta, a los que he hecho referencia aquí, están reseñados en el Informe de la Misión Internacional Independiente de la ONU en el que se estudian exhaustivamente 48 casos de violaciones de derechos humanos en Venezuela y en el que también se da a conocer que la cantidad de operaciones o intentos de golpes de Estado indicados por altos funcionarios del gobierno se incrementó de 3 entre 2014 y 2016, a por lo menos 16 entre los años 2017 y 2020, y a esto se le agregan otros casos de supuestas conspiraciones militares que escapan del marco de una operación específica.


NEHOMARIS SUCRE | @Neho_Escribe

Politóloga, militar retirada y cursante de la Maestría en Literatura Venezolana (UCV).

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.