Capriles, María Corina y Guaidó: elecciones del #6D y el futuro político de Venezuela

1039

LOS PITAZOS DEL DIRECTOR


Por: César Batiz

Entre viernes y sábado ocurrieron eventos noticiosos que debemos analizar para entender el desarrollo de futuros hechos políticos que nos afectarán a todos los venezolanos. Hablo de la excarcelación de Juan Requesens y la agria reunión entre María Corina Machado y Juan Guaidó, que terminó desuniendo más a un sector de la oposición.

La sola excarcelación de Requesens merece un artículo aparte, debido a la alegría que produjo verlo de regreso a su casa. También tenemos que analizar lo que ocurrió para que Requesens saliera de la cárcel, sobre todo de cara a la elección del 6 de diciembre, y la visión que sobre este proceso tiene un sector de la oposición con Henrique Capriles Radonski como la cara más visible.

Sobre el caso Requesens, de acuerdo con fuentes de El Pitazo, se conoce que la excarcelación fue el producto de gestiones en la que participaron personajes como el exrector Vicente Díaz y el diputado Stalin González. En estas conversaciones intervinieron representantes de la Unión Europea. Claro que para llegar a algún tipo de acuerdo con el oficialismo, hubo un interlocutor por parte de la gestión de Maduro, nombre que aún no luce claro en la mirada telescópica sobre este hecho.

De acuerdo con la información recibida, el propósito del equipo de Maduro fue dar una señal clara a una parte de la oposición, y no precisamente a la representada por Claudio Fermín, Timoteo Zambrano, Pablo Fernández o Henri Falcón. El mensaje del oficialismo consiste en que están dispuestos a negociar condiciones electorales para que haya una mayor participación en los comicios del #6D. Ese fue un aviso también para la Unión Europea y para un posible futuro gobierno de Joe Biden.


Sobre el caso Requesens, de acuerdo con fuentes de El Pitazo, se conoce que la excarcelación fue el producto de gestiones en la que participaron personajes como el exrector Vicente Díaz y el diputado Stalin González. En estas conversaciones intervinieron representantes de la Unión Europea

César Batiz

Eso no lo hace la coalición dominante por un asalto de conciencia democrática. Quieren barnizar de legitimidad un proceso cuestionado por la comunidad internacional desde su partida. También porque necesitan la validación de la comunidad internacional y en especial de la Unión Europea para encontrar ayuda humanitaria, acceso a recursos y evitar sanciones en el Viejo Continente que lastimen más aún a los líderes del oficialismo. 

Todo esto ocurre, y no lo perdamos de vista, porque el gobierno de Maduro está débil, no tanto como la oposición, pero la apremiante situación económica deja al oficialismo sin recursos para repartir, y con ello con pocas posibilidades de mantener fidelidades incondicionales en sus filas.

De esta circunstancia quieren valerse dirigentes políticos como Capriles Radonski para reclamar condiciones y a pesar de que saben que el #6D es un triunfo seguro para el madurismo, optan por competir en el mismo ring electoral para comenzar a construir un plan desde adentro y no desde las tribunas alejadas del cuadrilátero.

Ahora analicemos dos visiones sobre el futuro político de Venezuela, que incluye el abordaje del pre y post #6D. Ese par de ópticas quedaron evidenciadas en la reunión del sábado entre María Corina y Guaidó.

Guaidó invitó a María Corina a unirse en ese plan de convocar a una consulta como la del 16 de julio de 2016, que derivaría en acciones de calle para presionar al gobierno de Maduro. Pero el actual líder de la oposición se encontró con una Maria Corina que se distanció de él definitivamente.

La carta de la líder de Vente Venezuela fue publicada corto tiempo después de la reunión, como si estuviera preparada con mucha anticipación para que el diálogo no diera resultados. María Corina, en la carta, reclama a Guaidó la pérdida de 17 meses y el ser secuestrado por sectores de la oposición que no quieren realmente la salida de Maduro.

En el entorno de María Corina señalan a Guaidó de dejar perder el apoyo mayoritario que tenía en la Fuerza Armada cuando fue juramentado presidente encargado. Los meses claves: febrero y abril de 2019. Consideran que lo secuestraron los líderes del G4, que lo llevaron a desviar el foco en los objetivos de su interinato, pues la intención de algunos políticos opositores es que no hubiera cambios profundos para evitar ser afectados por la salida del régimen, el cual corrompió a muchos. 

Propone María Corina la Operación de Paz y Estabilización, que según su opinión “es la ruta que desde el inicio del gobierno interino debíamos haber recorrido”. Asegura una fuente cercana a la líder de Vente Venezuela que la propuesta no implica una invasión de fuerzas militares extranjeras. “Se trata de enviar señales claras para que se den acciones tanto en el plano militar venezolano, como de gobiernos del mundo que dejaron de confiar en Guaidó”.


En el entorno de María Corina señalan a Guaidó de dejar perder el apoyo mayoritario que tenía en la Fuerza Armada cuando fue juramentado presidente encargado. Los meses claves: febrero y abril de 2019

C´¿esar

A la propuesta expresada en un video y una carta, Guaidó respondió con un mensaje a dos bandas: “Mi deber es construir esa unidad para salir de la dictadura. Quien crea que puede lograrlo solo o legitimando un fraude, ayuda a Maduro”, dijo Guaidó en Twitter, con lo que apuntó, sin nombrarlos, a María Corina y a Capriles.

Pero lo que hemos visto hasta ahora es que la propuesta de Guaidó carece de coherencia. A la de María Corina le faltan certezas. La de Capriles está rodeada del peligro de que un gobierno autoritario use a ese grupo opositor para legitimarse y tengan el mismo final que Henri Falcón. Dos son de corto plazo (María Corina y Guaidó) y una para largo tiempo (Capriles). 

Las tres ópticas coinciden en la salida de Maduro. Una sin pactos con el chavismo (María Corina). Las otras dos buscan puentes con el oficialismo (Guaidó y Capriles). La de la líder de Vente Venezuela requiere el apoyo de Donald Trump. La del presidente encargado necesita de Trump o Biden, de la Unión Europea y países latinoamericanos. El exgobernador de Miranda se apoya principalmente en los europeos.

Lamentablemente todas coinciden en el deseo de imponer sus razones a los otros sin que puedan convivir diversidades, lo que le hace el juego al madurismo. Además, más grave aún, a ninguna se le ve una estrategia clara para lograr el objetivo de impulsar la transición. Por ejemplo, no dicen cómo van a articular a la gente en un escenario de represión, coronavirus y falta de credibilidad en los líderes opositores. 

Sin embargo, ojalá veamos otros presos políticos en libertad, pero también que se observe el rescate de una unidad con diversidad y estrategia, porque más allá de las diferencias, el objetivo debe ser impulsar la transición democrática, con la participación del ciudadano.


CÉSAR BATIZ | @CBatiz

Periodista egresado de la Universidad del Zulia, especializado en Periodismo de Investigación. Director de El Pitazo.

4.33/5 (18)

¿Qué tan útil fue esta publicación?