¿Beneficia a Venezuela la alianza entre China y Maduro?

343

Por: J. Rogelio Guevara Cantillo

El día 28 de junio se conmemoró otro aniversario más de las relaciones diplomáticas China y Venezuela. Nicolás Maduro declaró: “Hace 46 años se inició una histórica relación de hermandad con China, que se profundizó con la llegada del comandante Chávez. La cooperación China-Venezuela es la demostración de que sí es posible construir un mundo multipolar de beneficio compartido entre nuestros pueblos”. China es una de las potencias económicas del mundo, sin lugar a dudas. Ciudades como: Beijing, Shanghái, Shenzhen, Tianjin, Hangzhou o Cantón, han tenido avances espectaculares para un país con un sistema económico con un “capitalismo supervisado por el poder político comunista”. 

Maduro y su régimen hacen grandes alabanzas de la cooperación de China y Venezuela. Así como hay un desarrollo respetable en China, que se evidencia en sus ciudades, ¿podemos decir lo mismo de las ciudades en Venezuela? ¿Cuánto han avanzado nuestras ciudades desde 1999? ¿Son hoy en día Maracaibo, Valencia, Barquisimeto, Maracay, San Cristóbal, Puerto Ordaz, Ciudad Bolívar, Puerto La Cruz, Los Teques o Porlamar urbes desarrolladas en comparación con 1999? ¿Nuestras ciudades han obtenido algún desarrollo en comparación con otras de Latinoamérica? Considero que no.

LEE TAMBIÉN

El poder de Maduro y el poder de Guaidó

¿Ha sido la cooperación China-Venezuela beneficiosa para ambos países? Al parecer no. Venezuela no se ha beneficiado tanto como creemos o como nos quieren hacer creer. Al día de hoy, desde 1999, han transcurrido cerca de dos décadas económicas que son una pérdida. Hoy Venezuela sólo exporta petróleo a China. Sin embargo, son varios los bienes que llegan del gigante asiático a nuestro país. Enfocándose en la relación entre ambos países, específicamente de Estado a Estado, China ha suministrado equipos de tecnología, telecomunicaciones, vehículos, productos energéticos y petroleros para la industria y seguridad, en su mayoría. Observamos regularmente eventos que se celebran en edificios del Estado venezolano donde se firman convenios entre ambas naciones. Pero debemos preguntarnos si estos proyectos “ambiciosos” y de “progreso” son tan positivos, ¿por qué Venezuela no tiene fuentes de ingresos adicionales a la petrolera por esta relación con China?

Es una relación en la que predominan las importaciones chinas diversas contra las tradicionales petroleras de Venezuela, que dirige el Estado, antes con Chávez y ahora con Maduro. ¿Por qué las empresas no petroleras del Estado venezolano no exportan? ¿Por qué el régimen chino no se atreve a importar productos venezolanos y en especial los que fabrican las empresas estatales criollas? ¿No existe producción estadal venezolana? En redes sociales y medios de comunicación del Estado regularmente usted puede apreciar noticias sobre una aparente producción de las empresas del Estado, pero cuando se dirige a las páginas web de dichos entes no encontrará ninguna información financiera, operativa o estadística de esa “presunta” producción exitosa, mucho menos información histórica sobre el avance de la relación para comparar año tras año; solo propaganda para aparentar que el régimen de Maduro cuenta con un apoyo total e irrestricto del poder en China, en estos momentos complejos y difíciles para la dictadura venezolana. 

LEE TAMBIÉN

Lo bueno del confinamiento

China en los últimos años ha dotado al régimen de Venezuela con bienes de seguridad y defensa como por ejemplo los Norinco VN4, Norinco ABV, Norinco WTC-1 (ballena china) o los aviones Hongdu JL-8 o Shaanxi Y-8, por citar algunos ejemplos. También se debe mencionar los cientos o miles de camiones o buses provenientes de China, que, si bien contribuyen en el sistema de transporte y logística del país, nunca hemos visto a Maduro o algún ministro responsable del área divulgar información sobre el proceso de compra y adquisición de estos.


Es una relación en la que predominan las importaciones chinas diversas contra las tradicionales petroleras de Venezuela, que dirige el Estado, antes con Chávez y ahora con Maduro. ¿Por qué las empresas no petroleras del Estado venezolano no exportan? ¿Por qué el régimen chino no se atreve a importar productos venezolanos y en especial los que fabrican las empresas estatales criollas?

J. Rogelio Guevara Cantillo

Vínculos petroleros más que todo es lo que existe entre ambos Estados. Una investigación de Reuters asegura que el régimen de Maduro y Pdvsa continúan despachando petróleo a China, a pesar de las sanciones de los Estados Unidos que lidera Donald Trump. China superó a Estados Unidos como principal comprador de petróleo, aunque las cifras de compras del gigante asiático no sean de millones de barriles como en el pasado. Hoy, Pdvsa solo logra exportar una pequeña cantidad de barriles y en un entorno difícil.

Actualmente, China ha ido desistiendo de dar un apoyo más formal y público al régimen que usurpa el Palacio de Miraflores, a pesar del soporte de “comunicados” que expresa el presidente Xi Jinping y otros funcionarios chinos a Maduro. Los chinos importan algo de crudo venezolano con un método de entrega indirecta que hizo parecer como si el origen del petróleo fuera Malasia, estas son las operaciones que se presumen son hechas que vinculan al famoso “Estrecho de Malaca”. Este punto geográfico ha adquirido un importante papel estratégico, siendo la principal vía de abastecimiento de petróleo de dos de los principales consumidores mundiales, Japón y China. En promedio, 150 barcos pasan a diario a través del estrecho que es una ruta de navegación esencial, ya que vincula todo el mar de la China Meridional con el océano Índico y con Europa vía canal de Suez.

En palabras del destacado profesor de investigación para estudios sobre Latinoamérica del U.S. Army War College Strategic Studies Institute, Robert Evan Ellis: “El gobierno de China los ha apoyado con préstamos, mientras sus regímenes expropiaron empresas occidentales, fomentaban actividades subversivas y delictivas en la región, desmantelaban la democracia en el país y administraban tan mal la economía que más de cinco millones de venezolanos han huido”. Así mismo Ellis enfatizó: “En Latinoamérica, China ha expandido rápidamente su posición e influencia en las últimas dos décadas a través del comercio, los préstamos y las inversiones. El comercio de China con la región ha crecido de US$ 12.000 millones en 2000 a US$ 278.000 millones en 2017”. En este mismo orden, en días pasados, el comandante del Comando Sur de los Estados Unidos, Almirante Craig Faller con experiencia en los conflictos de Iraq y Afganistán, opinó: «Creo que la mayor amenaza para la democracia y la forma de vida en todo el mundo es la tendencia que vemos en China».

Después de cerca de 20 años de relación, Venezuela no exporta ningún bien económico de importancia, salvo petróleo a China. El país asiático hoy en día está en el ojo del huracán de la opinión pública mundial por su responsabilidad en la propagación del COVID-19 en el planeta y las consecuencias presentes y futuras de dicha pandemia global y como de costumbre por sus nexos, el régimen de Maduro, felicita y agradece a China por enviar unos “tapabocas” a Venezuela.


ROGELIO GUEVARA CANTILLO | @rogeliogcmundo

Especialista en comercio internacional

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

¿Qué tan útil fue esta publicación?