21.6 C
Caracas
viernes, 5 marzo, 2021

Aprendizaje en crisis: la educación online

-

Por Karina Monsalve 

Intentaré hacer un esbozo del impacto que ha tenido la utilización de la tecnología en la educación, sobre las variables psicológicas del aprendiz que opera en un computador y se relaciona a través de él.

Durante estos últimos cuatro meses, todos los educadores y estudiantes a nivel mundial en todos los niveles del sistema educativo, desde preescolar hasta los postgrados universitarios, han tenido que adaptarse forzosamente a interactuar de manera virtual, recibiendo sus principios teóricos y prácticos en la distancia que impone el ordenador. 

El aprendizaje se tambalea entre un sistema novedoso y desconocido para muchos. El aprendizaje conocido en la pedagogía tradicional entra en crisis cuando debe impartirse de una manera distinta, no convencional. Se cuestiona a sí mismo y debe adaptarse a las circunstancias que le exigen llegar al mundo interior del alumno que se encuentra más allá de lo equidistante. 

Los educadores han aprendido las nuevas formas de enseñar, de vincularse con sus alumnos, de hacer llegar el aprendizaje y de evaluarlos a través del ciberespacio. Tarea nada fácil para quienes no están acostumbrados a la interacción online. 

En esta nueva dinámica encontramos los pro y contras desde la visión de los alumnos. 

- Advertisement -

Como aspectos positivos, señalan: 

● Pueden despertar hasta 5 minutos antes de la clase. No se tienen que despertar tan temprano. 

● Están en la comodidad de su hogar. 

● Entre una clase u otra tienen tiempo para hacer otras actividades que no son académicas. 

● Los estudiantes deben ser más activos y estar más atentos a las instrucciones. 

● En los exámenes pueden recurrir a material auxiliar. 

● Los profesores suelen ser más flexibles con las normas y las evaluaciones. 

Como aspectos negativos destacan: 

● Las continuas fallas en los servicios de luz e internet, es el primer aspecto en contra de esta modalidad. Además de las limitaciones de los recursos tecnológicos (plataformas, servidores con capacidad, equipos, etc). 

● No muchos profesores saben captar la atención de los alumnos y mantener el control de la clase virtual. 

● Si la conexión es deficiente, se pierden parte del contenido dado. 

● Los espacios para la reflexión son nulos. Lo más relevante es dar el contenido. 

● A muchos les da pena intervenir y quedar expuesto ante todos los demás compañeros. 

● Durante la clase aun cuando pueden ver a sus compañeros, no pueden relacionarse con ellos. La interacción social les hace falta. 

● El recreo es un espacio que se extraña. 

● El tiempo de clase es menor, por lo que el alcance del contenido de la materia también los es. 

● En muchos casos, los estudiantes no logran aclarar dudas por falta de tiempo al ser muchas intervenciones. 

● Muchos profesores no saben si el alumno interioriza el contenido dado. 

Estos aspectos negativos influyen en el área emocional de los estudiantes en menor o mayor medida dependiendo de los rasgos de personalidad de cada individuo. Algunos de los sentimientos y pensamientos asociados a la modalidad online son: aburrimiento, desmotivación, ansiedad y desorganización. Muchos de los estudiantes se encuentran experimentando altos niveles de estrés generados por la gran cantidad de asignaciones diarias, por los tiempos cortos para presentar los exámenes, otros presentan altos niveles de frustración bien sea por las fallas en la conexión o por no entender las explicaciones de los profesores y su imposibilidad de preguntar al momento o simplemente por no poder entregar las tareas a tiempo por estas fallas externas. 

Entender y valorar este impacto, en su mayoría negativo, de la educación online de estos tiempos, sobre los alumnos, es una aproximación al alcance que puede llegar a tener a largo plazo, sino contamos con los factores ambientales idóneos para tal fin. Esta nueva forma de trabajar, de comunicarnos, de relacionarnos, de aprender, de pensar, de vivir está asociada a una profunda transformación sociocultural y conforma un nuevo y complejo espacio para la interacción social y el aprendizaje. 

Toda esta experiencia nos debe invitar a renovar el rol tanto del docente como del estudiante y lo que se espera de cada uno. 

La manera de adquirir el conocimiento a través de la modalidad de e-learning nos obliga a cambiar el comportamiento y encontrar en este esquema la motivación necesaria para facilitar la adquisición de la información. 

Les dejo algunas recomendaciones para facilitar este tiempo del aprendizaje y disminuir los niveles de estrés producidos por las clases virtuales: 

● Adecue el espacio físico de tal manera que sea un espacio agradable e iluminado. 

● Organizar bien el material que utilizará, tener a mano cuadernos, libros, lápices y lo que pueda necesitar. 

● Definir con anticipación las tareas y objetivos del día. 

● Luego de cada clase, tomar un breve descanso, que incluya algo de merienda e hidratación. 

● Realizar ejercicios cortos de respiración antes de iniciar una asignatura que le genere tensión. 

● Si las sesiones de clase le generan mucha tensión y ansiedad, comuniqueselo por privado al docente, el encontrará la manera de hacerlo más llevadero.

Karina Monsalve es psicólogo clínico del Centro Médico Docente de la Trinidad.  IG: @psic.ka.monsalve. TW: @karinakarinammq

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado