Aprender a leer jugando con GraphoGame

237

“Estaba en una reunión de padres y representantes y vi que detrás había unos niños jugando algo con los celulares de sus familiares. Me acerqué, les pregunté qué hacían y me contestaron que jugaban a la lectura con GraphoGame, una aplicación que estábamos difundiendo en la escuela. ¡Quien lo iba a decir. Los niños leyendo sin obligarlos, además de lo más entretenidos!”. Esta anécdota nos la cuenta la maestra Patricia, coordinadora de una escuela de Cagua, estado Aragua. ¡Niños jugando a leer, divirtiéndose!

Es posible que más de un lector, si tengo la suerte de tener lectores, se pregunten que en qué onda ando yo. Con tantos problemas que tratar en educación en este comienzo de año, con más incertidumbres que certezas, y yo pensando en jugar. Pues precisamente, por lo mal que está todo debemos buscar alternativas para mitigar en algo las secuelas que está dejando en los estudiantes la situación. Quiero comentarles lo que es GraphoGame: una ayuda, tanto para maestros como para madres y padres, para cooperar con la lectura de sus hijos y/o estudiantes.

El impacto de las escuelas cerradas tanto tiempo por motivo de la pandemia ha sido muy negativo en toda la población escolar del mundo, en algunos países más que en otros. En cuanto a la calidad de la educación y los aprendizajes adquiridos en América Latina, y en Venezuela en particular, tenemos algunas cuantas materias pendientes. Una de esas tiene que ver con la adquisición de la lectura, herramienta básica para que la persona pueda aprender toda la vida. Saber leer o no saber leer puede marcar la diferencia entre las posibilidades de una persona para desarrollarse plenamente.

Según estudios recientes de la Unesco, 365 de cada 1.000 chicos en esta parte del mundo no logran de manera satisfactoria leer bien y comprender lo que leen a pesar de los años de estudio. No quiero pensar cómo está la lectura en nuestro país después de año y medio de educación a distancia y después de varios años con una educación en emergencia. El cierre de las escuelas ha interrumpido la continuidad en educación, como cuando se cierran por un desastre natural o hay huelgas prolongadas.

Todo eso junto se puede mencionar con esta cuarentena prolongada, prolongadísima, de año y medio con educación a distancia. Hay edades más vulnerables que otras. Los más pequeños, por ejemplo, como aprenden a leer sin una maestra al frente, por más que sus padres hagan esfuerzos… ¿Cuántos salieron leyendo el año escolar pasado en primer o segundo grado? Seguro que la desigualdad entre los que están aprendiendo y los abandonados se ha incrementado.

Por todo lo anterior y sabiendo que hay otras aristas, queremos compartir con ustedes esta aplicación, GraphoGame, que acabo de conocer y que les puede ser útil. Seguro tienen algún familiar en esas edades de aprender a leer o tal vez son educadores preocupados por sus estudiantes. 

GraphoGame —según me comentó Erika, maestra de educación especial que ya ha trabajado con la aplicación y ha enseñado a madres, padres y maestros a utilizarla— se creó en Finlandia y su software se desarrolló ya hace algún tiempo en una universidad y en un instituto de ese país. Surgió primero como apoyo a los pequeños que tenían dificultades para la lectura. Tuvo mucho éxito y pronto se adaptó para apoyar el aprendizaje de todos los niños finlandeses.

Hoy la aplicación, que es como un juego, se ha extendido en todo el mundo y hay estudios sobre su eficacia para ayudar a procesos de alfabetización en Europa, Norteamérica, África y también en América Latina. Esos estudios han demostrado que el juego es más eficaz incluso cuando se utiliza en actividades del aula, como complemento del plan que se tenga en el grado.

Es un juego de aprendizaje de la lectura basado en datos científicos. Los jugadores pueden iniciarse en la lectura relacionándose con los sonidos de las letras, van juntando luego silabas, luego palabras… Los niños personalizan su proceso. “Ninguno se frustra”, me dijo Erika. ¡Eso me encantó! Cada niño avanza según los retos que va encontrando. Se involucra mientras desarrolla su propio avatar (esa identidad virtual que escoge el usuario de una computadora o de un videojuego para que lo represente en una aplicación). El juego posee 49 secuencias. Sirve para edades entre 4 y 8 años. Para iniciarse en la lectura y para continuar después del arranque. Y como dijo un niño que citó una maestra con la que pude hablar, es muy divertido.

Se puede descargar en computadoras que tengan Microsoft, o en celulares Android, iOS…, y una vez que se descarga es offline, es decir, ya no se necesita internet para jugar, lo cual es una gran ventaja para un país de conectividad tan mala como el nuestro. Para unos cuantos países es gratis y esto incluye a Venezuela.

Hoy lo están usando en Colombia, Argentina, Bolivia, Perú, Panamá y Brasil. Desde que empezó la pandemia, en el vecino país llevan unas 20.000 descargas. En Venezuela se ha ensayado con escuelas afiliadas a la organización Amblema (fundación que ayuda a centros escolares a tener educación de calidad) y con madres de una organización que trabaja en Petare con comedores comunitarios.

Les adelanto que el Centro de Formación e Investigación Padre Joaquín, de Fe y Alegría, ofrecerá un forochat dirigido a maestros, madres y padres, el viernes 1 de octubre. Será una realidad gracias a la generosidad de la maestra Erika, que se ha ofrecido a ser la ponente. Creemos que GraphoGame puede ser de una gran ayuda, en estos tiempos de inicio de año escolar, para recuperar lectura, en el caso de los ya iniciados, y también para los que están comenzando.

¿No cree usted que ayudar a los niños a aprender a leer y a reforzar la lectura mientras juegan es una gran oportunidad en estos tiempos difíciles?

LUISA PERNALETE | @luisaconpaz

Educadora en zonas populares por más de 40 años. Utiliza el sentido del humor como herramienta pedagógica.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe necesariamente las opiniones expresadas en este artículo.


Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.