Alicia Álamo Bartolomé

208

Por: Fernando Luis Egaña

Si una persona, en este caso, una mujer, representa lo mejor de la obra: «Lo afirmativo venezolano», del maestro Augusto Mijares, esa mujer es Alicia Álamo Bartolomé. A sus 96 años, la decana de las arquitectas de Venezuela, tiene una memoria milimétrica y una vitalidad que sólo es comparable con su amor entrañable por su país.

Pero no sólo los planos y edificaciones cautivaron su prodigiosa imaginación. Estudió periodismo, y las letras, el teatro, y el fomento de la cultura, fueron, son, la parte más fructífera de su larga vida.

Del equipo fundador de la Universidad Metropolitana, de la Universidad Simón Bolívar, de la Universidad Monteávila —primera decana de la Facultad de Comunicación—, buena parte de su vida ha estado dedicada a la Universidad, a la educación, a los jóvenes. ¿Cuántas promociones de estudiantes han tenido el privilegio de ser sus discípulos? Muy difícil de contar,
pero muy fácil de saber la gratitud y el respeto por una gran Maestra.

Alicia es una escritora versátil. Obras de Teatro, en las cuales llegó a actuar; cuentos, ensayos, prolija articulista –escribe por lo menos cinco artículos de fondo al mes, memorialista; tiene tanto trabajo intelectual, solicitado muchas
veces, que no ha podido culminar sus memorias, aunque le falta muy poco.

Hace pocos días fui a almorzar en su casa. Gracias a su gran amiga Isa Rincón de Martínez. Fue memorable. Alicia es una anfitriona elegante y amena. El grupo de invitados nos sentimos en casa. Ella pendiente de cada detalle. Y su sonrisa, y su risa, nos hacían sentir en un albergue de paz y alegría.

El Señor le ha dado el don de una vida maravillosa. Y ella le ha correspondido siempre. Querida Alicia: disculpa que te trate con tanta familiaridad, pero sólo deseo lo mejor para ti; y que tenga la alegría de compartir y aprender en tu presencia.


FERNANDO EGAÑA | @flegana

Abogado. Exministro de Comunicación

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.