¿Alguien quiere gobernar en Venezuela?

302

Por: Tarek Yorde

País tropical, ubicado al norte de Suramérica, solicita gobierno confiable. A tal fin se buscan profesionales para los cargos  de presidente, ministros y diputados de la Asamblea Nacional. Se requieren oficialistas y opositores. De ambos sexos, preferiblemente.

Ojalá fuera así de fácil. Lo haríamos por Linkedln y nos ahorraríamos el tener que ver a la colección de mediocres, pícaros y oportunistas que hoy desgobiernan este pobre país.

Lo que conocimos como Venezuela ya no existe. El país no es más que un archipiélago de oligopolios corruptos. Unos amparados por los militares, otros por los narcos, unos más por el manejo arbitrario de la economía nacional y otros amamantados por la ayuda internacional a la “oposición oficial” que dirigen, bicéfalamente, López y Guaidó ¿o quizás ventrílocuamente?  Favor no confundir con la “oposición de Maduro”, encabezada por un casting de anónimos.

En este escenario es comprensible que la Oposición prefiera seguir siendo oposición. Total es más fácil quejarse que gobernar. Además, reciben invitaciones, viajes, homenajes y dólares sin auditorías. Sin contraloría real. Ser opositor es un buen negocio. Sobre todo cuando haces giras lloronas por Europa o Estados Unidos. Hoteles de lujo, placeres diversos y el beneficio de recibir dólares por hablar y denunciar. Nunca actuar. Y menos gobernar ese país, no lo permita la Virgen.

Del lado del Gobierno, la jauría ya se acostumbró a no gobernar. Sólo intimidar, arruinar y extorsionar. El mensaje está claro: “ni sabemos, ni queremos gobernar. Nos da igual. Sólo queremos permanecer y extraer. Machacamos al que se queja. No tememos ni a la Ley, ni al Mundo, así que estamos a gustito aquí adentro del país, viendo las bobadas que nos dicen en Twitter, mientras comemos, bebemos y conocemos nuevas amigas en Los Roques. Todo sin trabajar, mucho dinero y mucho placer. Para eso vinimos. Y en eso estamos”.  Lo han hecho bien y parece que no se quieren ir. Hasta ahora sólo los cubanos y los rusos se han tomado en serio la tarea de gobernar en Venezuela. Algo es algo.


En este escenario es comprensible que la Oposición prefiera seguir siendo oposición. Total es más fácil quejarse que gobernar. Además, reciben invitaciones, viajes, homenajes y dólares sin auditorías. Sin contraloría real. Ser opositor es un buen negocio

Tarek Yorde

Y entonces vienen las elecciones. Hablemos de paz. Soltemos a los presos que injustificadamente tenemos. Venga, una lavadita de cara, un perfume demócrata, quizás un Zapatero o algún otro chulo internacional, hablando de conciliación. Y homologando a la violada con el violador.

Tendremos un nuevo parlamento. Con la ayuda de Diosdado, Fermín y Capriles Radonsky. Y una nueva desilusión. Más historias de opositores violentados. Castrados. 

¿De verdad piensan que algún día sacarán a Maduro, Diosdado, los milicos, los cubanos, rusos y chinos con sanciones parlamentarias? ¿Los van a interpelar? ¿Son noruegos? A estas alturas, no cabe inocencia. Las opciones son: cobardía, impotencia o complicidad.

María Corina seguirá delirando con gloriosos desembarcos en Normandía. Vendrán los marines a nombrarla Reina. Ya lo verán.

Capriles Radonsky descubrió, genio al fin, el populismo. Quiere darle 100 dólares a cada familia. Sólo le falta tenerlos y saber cómo entregarlos.

Guaidó y su equipo siguen anunciando que anunciarán nuevos anuncios. Amenazan con otra jornada de rezos a la Virgen del Valle. Quizás den arepas y tapabocas. Cuidado.


¿De verdad piensan que algún día sacarán a Maduro, Diosdado, los milicos, los cubanos, rusos y chinos con sanciones parlamentarias? ¿Los van a interpelar? ¿Son noruegos? A estas alturas, no cabe inocencia

Tarek Yorde

Mientras tanto, el mundo, sigue ocupado en la tercera guerra mundial, ignorando a Venezuela y buscando sobrevivir al imperio Chino y la crisis económica que estallará en el 2021. 

La Tercera Guerra comenzó siendo comercial, luego viral, viene la tecnológica y algunos balazos en países satélites que serán los escenarios habituales de una nueva Guerra Fría. Medio Oriente, prevenido.

Trump, que le debe a Rusia su primer mandato y posiblemente le deba su reelección, no hará nada en contra de su amigo Putin. A menos que las encuestas realmente lo arruinen y la sombra de la cárcel o los impuestos lo rodeen. Habrá que ver si lanza un misil. Porque las tropas cuestan dinero que no tienen.

China, después de enfermar al mundo y enriquecerse vendiendo respiradores y equipos, sigue sonriendo. Es dueña de África, América Central, Suramérica, los mares y ahora tiene su dinero respaldado por oro venezolano. China, literalmente, se está comiendo el mundo. Pesca, agricultura, ganadería y minería. Aprendió a venderle cuerdas a los suicidas. Y siendo comunista ganó el juego capitalista.

Rusia espera un blanqueo de las sanciones petroleras para venir a tomar la industria petrolera venezolana. Que, sorpresa, fue nacionalizada rusa. Así que la salida de Maduro, sin que salga el chavismo, será su próximo paso.

Los venezolanos sobreviven al COVID-19 sin agua, comida, gasolina, ahorros o electricidad. Modo sálvese quien pueda. Ni quieren votar, ni tienen un motivo real. La impotencia aprendida, inoculada por los cubanos y maestralmente orquestada por Maduro, Diosdado y los Rodríguez, castró a la población. Con el visto bueno de la Oposición Oficial. 

No hay líderes, ni en el chavismo, ni en la oposición. Qué Dios nos sorprenda. Porque de las  caras actuales, no esperamos nada.


TAREK YORDE | @tarekyorde

periodista, consultor en comunicación institucional y marketing político.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

4.67/5 (12)

¿Qué tan útil fue esta publicación?