Agoniza el turismo en el estado Sucre en manos de la revolución bolivariana

233

Por: Freddy Bogady

El estado Sucre, al oriente del país, puede decirse que ha sido bendecido por Dios. Con sus bellezas naturales como ríos, bosques, montañas, lagunas y playas es considerado por muchos el paraíso de Venezuela. La región está conformada por 15 municipios: Andrés Eloy Blanco, capital Casanay; Andrés Mata, capital San José  de Areocuar; Arismendi,  capital Río Caribe: Benitez, capital El Pilar; Bermúdez, capital Carúpano;  Simón Bolívar, capital Marigüitar; Cajigal, capital Yaguaraparo; Libertador, capital Tunapuy;  Mariño, capital Irapa; Mejías, capital San Antonio del Golfo; Montes, capital Cumanacoa; Ribero, capital Cariaco; Sucre, capital Cumaná y Valdez, capital Güiria. Su capital es Cumaná. 

Sucre, y sus ejes turísticos, hace más de 20 años fue uno de los destinos preferidos, concurridos, deseados y de pronto regreso para nacionales y extranjeros, esto gracias a las bondades naturales que le caracterizan y el auge turístico de aquellos tiempos. Había servicios públicos de calidad, excelente vialidad y seguridad que permitían el desarrollo integral de las actividades afines al turismo caribeño de la zona.

Los visitantes que viajaban por el eje turístico  Mochima, por ejemplo, se deleitaban con un buen desayuno y almuerzo en los paradores  turísticos que ofrecían empanadas de cazón y raya, arepas rellenas, sancochos de pescado fresco y salado, asopados, pescado fresco frito, huevas de lisa, pastel de chucho y otras exquisiteces marinas autóctonas de la zona. También ofrecían cachapas de maíz tierno, maíz sancochado y asado, bollos de maíz tierno, cochino frito, dulces típicos artesanales como el turrón de coco, de piña y de chaco, gofio y el aromático café caliente que se vendía en todos los puestos de comida.

Era tal la potencialidad turística de la región, que en su momento fue dividida en ejes y se llegaron a configurar cuatro regiones plenas de riquezas turísticas y de un gran atractivo para el visitante.

Eje turístico Mochima: asentado en el parque nacional Mochima, decretado así en el año 1973. Hermoso pueblo con cercanía a la ciudad de Cumaná. Su franja litoral está ocupada por montañas, costas y mar. Dentro de este eje tenemos las playas las Maritas, la Gabarra, Manare, Blanca, Canoa, Ensenada el Tigrillo, entre otras.

Eje turístico Cumaná: es un lugar de impresionante belleza. Este eje posee la playa urbana San Luis, catalogada como una de las más extensas de nuestro país, con arena fina y seca. 

Eje turístico Araya:  con su principal centro de interés en Araya, ubicada al norte de Cumaná. Allí destacan, de increíble transparencia, las playas los Muertos, el Castillo y Bulevar. Su principal centro turístico es la población de Araya, y hacia la región de las playas permanece un castillo de la época colonial. De este queda apenas ruinas que aun conservan su hermosura. También están las salinas bautizadas como «Laguna Madre», que hoy están en total abandono, pero fueron en los años 70 proveedoras de la sal que se consumía en el país.

Eje turística Cariaco: ubicado en el Golfo de Cariaco, integrado por los municipios Mejías, Rivero,  Andrés Eloy Blanco y Bolívar. A lo largo de la carretera nacional que conducen a Marigüitar y San Antonio del Golfo se visualiza la hermosura de sus playas. Este eje virtuoso posee a su vez la riqueza de aguas dulces llamadas pozas de manantial, aguas termales, además de complejos turísticos con infraestructuras de alto nivel recreacional para los visitantes y fuente de empleo para los lugareños. Fue muy visitado el complejo conocido como las aguas de Moisés, integrado por 11 piscinas de agua manantial.

Hoy por hoy, en el año 2022, la actividad turística en el estado Sucre se encuentra en su máximo estado de deterioro, abandono y descuido, algo jamás visto y vivido en la historia turística del estado Sucre.

La principal razón de la decadencia del turismo de la zona es el mal uso de los recursos económicos por parte del Estado venezolano, políticas estas que han terminado perjudicando al pueblo y acabando por completo con el auge de aquellos años. La falta de gasolina para los viajeros y también para las embarcaciones de pesca y transporte de personas; el deterioro de los servicios de electricidad y agua potable; la ausencia de gas doméstico, de vías transitables y la escasez del dinero en efectivo han traído como consecuencia la extinción de las actividades económicas derivadas del turismo de las zonas. Mención especial merece el alto índice delictivo en las carreteras que pone en peligro la integridad física de las personas y de sus bienes.

Las instalaciones turísticas de Cariaco y Casanay hoy se encuentran, en su gran mayoría, en estado de abandono y deterioro sin ningún provecho y funcionamiento y sin generar empleos directos ni indirectos. Asimismo, los restaurantes, ventas artesanales y quioscos han cerrados sus puertas por la falta de producción. 

En resumen, el estado Sucre tiene zonas en su territorio que por su belleza, valor cultural e histórico, poseen una gran relevancia turística y recreativa. Como quiera que la actividad turística es un factor de desarrollo sustentable para el país, y dicha actividad, de conformidad con la Ley Orgánica del Turismo, es de utilidad pública  y de interés general, los sucrenses pedimos al  gobernador del estado Sucre, a los legisladores y al gobierno Nacional que de conformidad con la tutela que tiene el Estado venezolano sobre el sistema  turístico nacional, elabore, fomente y promueva políticas que estimulen las inversiones privadas y públicas para mejorar la atención y desarrollo de las actividades turísticas y de las instalaciones turísticas abandonadas a lo largo y ancho del estado Sucre. Solo así renacerán las esperanzas de recuperar el poderío turístico de años pasados.

Freddy Bogady Flores | Abogada güireñaFacebook: Freddy Bogady Flores

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe necesariamente las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.