Adversidades de la oposición en la Venezuela de 2021

168

EL PODER EN ESTE PAÍS


Por: Rogelio Guevara Cantillo

Esta semana que concluye en la Venezuela bizarra presenciamos la instalación de dos Asambleas Nacionales. Una legítima y otra ilegítima. La ilegítima de Nicolás Maduro, que nace de las fraudulentas elecciones del 6 de diciembre de 2020 y solo reconocida por países como Rusia, China, Cuba, Irán, Honduras entre otros aliados estratégicos del régimen, y compuesta por Jorge Rodríguez como presidente, e Iris Varela y Didalco Bolívar como primera y segundo vicepresidente respectivamente. En el caso de la “legítima”, presidida por el nuevamente presidente interino Juan Guaidó, por medio de la comisión delegada. Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá, Colombia, Brasil o Japón apoyan la continuidad de Guaidó. Según la comisión delegada, la continuidad constitucional será ejercida hasta que se realicen elecciones presidenciales y parlamentarias libres en el año 2021, ocurra un hecho político sobrevenido y excepcional en 2021, o hasta por un periodo parlamentario anual adicional a partir del 5 de enero de 2021.

Cerca de un 70% a 80% de los venezolanos en posibilidad de votar, no participaron en el fraude del 6D, así que se puede decir que hay “representantes” en la Asamblea Nacional “sin representados”. A pesar de eso, el 5 de enero de 2021, como obliga la Constitución, se instaló una nueva Asamblea Nacional de contundente mayoría psuvista, que espera “venderse” ante el mundo como la Asamblea Nacional “real”. Esta asamblea nacional de Maduro comienza con intimidaciones, como las de Iris Varela, con expropiar activos a los venezolanos fuera del país e iniciar una persecución sistemática a Guaidó y diputados opositores al régimen. Según sus récords, las asambleas nacionales en manos del Psuv han sido simpatizantes de las “leyes habilitantes” como por ejemplo en los años 2013, 2014 y 2015 con Maduro. De ser así, esto restaría poder a Diosdado Cabello, quien quedó ostentando al día de hoy el débil título de “jefe de bancada” del Psuv, en un Parlamento dominado por dicho partido en cerca de un 90%.

En definitiva, este año para el poder legislativo los reconocimientos internacionales serán los mismos: Rusia con Maduro y Estados Unidos con Guaidó (aunque falta ver qué ocurrirá con Joe Biden y su trato a Guaidó a partir del 20 de enero). A pesar de ganar la Asamblea Nacional de forma fraudulenta, Maduro ya controlaba y tenía pisoteada la asamblea nacional de Guaidó, ya que recurrió a la figura de la Asamblea Nacional Constituyente, que irónicamente no concibió una nueva Constitución, hecho de estudio y análisis para la historia venezolana. Este año lo que reinará en la oposición es la desesperanza y confusión. Ante este temor e incertidumbre, diputados como: Stalin González de Un Nuevo Tiempo, Marialbert Barrios y Rafael Guzmán de Primero Justicia o Dennis Fernández y Jesús Yáñez de Acción Democrática, renunciaron a sus cargos.


Cerca de un 70% a 80% de los venezolanos en posibilidad de votar, no participaron en el fraude del 6D, así que se puede decir que hay “representantes” en la Asamblea Nacional “sin representados”. A pesar de eso, el 5 de enero de 2021, como obliga la Constitución, se instaló una nueva Asamblea Nacional de contundente mayoría psuvista, que espera “venderse” ante el mundo como la Asamblea Nacional “real”

Rogelio Guevara Cantillo

Ante estas incertidumbres, conversé con los analistas políticos Luis Aguilar y Tomás Socías López. En palabras del politólogo Luis Aguilar, la legitimidad de origen de la continuidad administrativa o “constitucional” de la Asamblea Nacional del año 2015, la forma y el fondo en que se aprobó, no tiene basamentos constitucionales firmes, solo una interpretación política de quienes la promueven. Igualmente, es probable que el gobierno de Maduro con la nueva Asamblea Nacional electa el 6D, inicie una nueva ofensiva de persecución política contra Guaidó y su entorno. Por su parte, en materia de regiones, Aguilar considera que las elecciones de gobernadores y alcaldes convocadas para este año 2021 por la Constitución van a dividir aún más a la oposición entre dirigentes políticos que desean participar y quienes no. En lo internacional y tomando como eje de acción en la región, con Biden en la Casa Blanca, está totalmente descartada una invasión militar en Venezuela y desinfla el discurso del uso de la fuerza de Guaidó y otros líderes opositores. “Guaidó se queda sin un plan realista para sacar a Maduro del poder y cada vez con menos aliados nacionales e internacionales”, concluye Aguilar.

Por su parte, para el experto entornos económicos y políticos, Tomás Socías López, considera que se revelarán aperturas económicas y políticas que asumirá el gobierno del presidente Maduro de cara a 2021, y que se cruzarán con las políticas que el electo presidente de los Estados Unidos tiene en mente para Venezuela, según sus fuentes del Ejecutivo y Washington D. C..

Socías López dice que se contempla una ligera apertura, buscando medidas que mejoren la economía, entre ellas una fuerte dolarización del 85% en el primer trimestre de 2021. Ello estaría combinado con aperturas y facilidades para las transacciones bancarias en moneda extranjera, sin desaparecer el bolívar y con más penetración de otras monedas como el euro y el peso colombiano, además del real brasilero, así como el impulso que tendrán el petro y las criptomonedas.


A pesar de ganar la Asamblea Nacional de forma fraudulenta, Maduro ya controlaba y tenía pisoteada la asamblea nacional de Guaidó, ya que él recurrió a la figura de la Asamblea Nacional Constituyente, que irónicamente no concibió una nueva Constitución

Rogelio Guevara Cantillo

En opinión de Socías López sobre cómo se maneja el Ejecutivo, según sus fuentes confidenciales, se plantea también “una mayor apertura financiera e inmobiliaria hacia sectores privados y de ajustes en las empresas del Estado hasta llegar a acuerdos para la gerencia con el sector privado, como los casos en desarrollo de Agropatria y Lácteos Los Andes, entre 50 empresas en negociación. Entre las áreas con mayor apertura y participación destacan: cableras, telefonía, aseo, agua, luz, gas, petróleo, obras públicas, peajes, aeropuertos, viviendas, carreteras, digitalización de impuestos entre otros ochenta sectores”.

Socías López me confiesa que sobre las políticas de Biden respecto a Venezuela. Desde Washington el experimentado analista informa que ambas partes ya se reunieron y que van tres encuentros privados en Estados Unidos y otro en Venezuela. Igualmente destaca que el nuevo gobierno de Biden ofrecerá amplitud respecto a las sanciones colectivas, para beneficiar al pueblo y al posible restablecimiento de la embajada en el país, pero a cambio de más libertades económicas y políticas.

¿Qué le deparará este año 2021 a Venezuela en materia política? En lo personal no veo cambios de gobierno para este 2021. Es más probable un cambio de gobierno de Maduro a otros personajes del mismo Psuv, que de la oposición venezolana. Los actores políticos estarán concentrados este 2021 en ganar terreno en las regiones por medio de las gobernaciones y alcaldías a celebrarse en diciembre 2021, salvo que en Miraflores decidan adelantarlas, cosa que ya ha ocurrido en el pasado. Muchos miembros de la oposición alegan que están atados de manos, pero ¿entonces cómo la oposición ampliará ese poder de acción si está “limitado políticamente”? El hecho es que el tiempo sigue transcurriendo para los venezolanos y esta tragedia ya abarca desde 1998 a 2021. Los ciudadanos carecen de representación en los políticos, quienes deberían encontrar soluciones o algún tipo de solución a sus problemas y carencias diarias. A su vez Maduro continúa en Miraflores y pareciera que sus sustitutos podrían ser alguno de los hermanos Rodríguez, quienes han ido desplazando lenta pero de forma segura de la silla presidencial a personajes como Diosdado Cabello o Tareck El Aissami. La política venezolana, a pesar de mostrar desesperanza, da muchas vueltas y la suerte política cambia de un momento a otro y si no lo creen, miren al actual segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional de Maduro, Didalco Bolívar, quien ha navegado los océanos de la oposición y gobierno. Unos días en el poder como presidente de la Asamblea Legislativa en Aragua y gobernador de la misma entidad en el periodo 1995 – 2008 y aliado de Hugo Chávez, y luego opositor, perseguido y exiliado en Perú; ahora de nuevo en las filas del poder rojo. La política venezolana nunca va a terminar de sorprendernos.


ROGELIO GUEVARA CANTILLO | @Rogeliogcmundo

Analista del poder y economía en Latinoamérica.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.