23.7 C
Caracas
miércoles, 18 mayo, 2022

A Maduro le importa un bledo el sufrimiento de los venezolanos

-

Marco Rubio, senador republicano por el estado de La Florida, reconoció recientemente que la oposición en Venezuela se encuentra estancada: “Estoy de acuerdo, usted podría decir que la oposición está estancada, que las fuerzas democráticas están estancadas”. Al tiempo que matizó: “Pero el régimen de Maduro está realmente estancado, no tienen salida a la situación que enfrentan”.

Estoy de acuerdo  con usted, Marco Rubio, pero lo principal que deben entender, usted y todos, es que luchamos contra un gobierno que le importa un bledo estar estancado. Le importa un bledo el sufrimiento del pueblo, su lógica fascista y narcoterrorista es mantenerse en el poder a costa de lo que sea, aunque ello implique la destrucción de un país.

Entonces, el problema no es que el régimen de Maduro esté estancado, el problema es que los factores que se enfrentan a Maduro se encuentren estancados, desorientados y sin ningún plan de acción a corto, mediano y largo plazo.

El problema es que comienza el desorden en la oposición, como en un partido de fútbol o de béisbol, cuando un manager va al encuentro con un plan trazado, y en las primeras de cambio lo llenan de goles o le anotan un montón de carreras, entonces se olvida de su plan inicial y toma decisiones desesperadas que lo llevan a una derrota por paliza.

El plan inicial de la estrategia de Juan Guaidó: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres, apoyado decididamente por los EE.UU y la comunidad internacional arrancó como un huracán de categoría 5, pero a casi un año de su implementación se ha degradado a una tormenta que Maduro sortea con una simple sombrilla.

Es precisamente en este estancamiento de la estrategia del plan Guaidó, cuando se comienza a ver el desorden. Se participa en el diálogo de Noruega, luego viene la retirada sin concretar nada y perder casi tres meses. Se recibe sin ningún costo a los diputados del oficialismo casi a dos años de su retirada del hemiciclo. Un sector minoritario de la oposición abre otra instancia de diálogo con el gobierno. Guaidó convoca personalmente al gobierno a pactar unas elecciones presidenciales y anuncia que la Asamblea Nacional va a seleccionar un nuevo CNE.

Entonces la jauría opositora del exilio dorado, como carroñeros, se lanzan tras Guaidó, los despedazan y declaran que su ciclo ha terminado, sin importarles que descabezan el único activo referencial en la lucha contra Maduro.

Hay que detener el desorden en la oposición, tener la suficiente claridad de que la lucha contra un gobierno que sostiene que ni por las buenas ni por las malas va a dejar el poder, no se trata de quitar alguien y poner a otro. No se trata de liderazgos individuales. Hay que buscar las causas del estancamiento del que habla Rubio. Porque los que critican a Guaidó no proponen una iniciativa que no sea la activación del TIAR, persecuciones a chavistas o personas que fueron funcionarios en el gobierno o más sanciones.

Este plan tampoco ha funcionado, su único efecto ha sido radicalizar los pocos seguidores de Maduro y activar la maquinaria propagandística del gobierno para decir que todo es una conspiración contra la patria.

En estos momentos de complejidad, donde hasta los apoyos internacionales se ven mermados por la coyuntura de los países aliados, hay que  tener claridad en el accionar. Aunque no se debe descartar ninguna posibilidad para buscar una salida de Maduro,  no se puede ir a ningún proceso de negociación con un régimen en condiciones de inferioridad. Hay que tener claro que se ha perdido la convocatoria de calle e internacionalmente se vive otra realidad.

Tiene que trabajarse para buscar la unidad superior, donde los ciudadanos tengan el rol principal. Hay que poner el acento en las luchas reivindicativas. Olvidarse del gobierno paralelo y volver a convocar a la calle desde el rol de una lucha de una ciudadanía oprimida contra un régimen totalitario.

Dar un paso al frente en la lucha desde el exilio. Si hay cinco millones de venezolanos que han huido de Venezuela, como es que esa fuerza no tenga canalizaciones de lucha y se remitan a unos representantes que cumplen funciones de diplomáticos y no de calle.

La lucha contra un gobierno que le importa un bledo el sufrimiento del pueblo, que cree fielmente en el credo que el fin justifica todos los medios, tiene que darse desde una unidad total.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a