Zulianos se aglomeran en hospital de Santa Bárbara para vacunarse

Los seleccionados para recibir la dosis contra el COVID-19 no toman en cuenta el protocolo de bioseguridad. Funcionarios policiales y militares tuvieron que controlar el orden en la jornada

253
Durante dos días se han registrado aglomeraciones a las afueras del hospital centinela del Sur del Lago | Foto: Edwin Urdaneta

San Carlos de Zulia.- Cuando Leocadia Morales llegó a las 8:00 am al punto de vacunación del hospital de Santa Bárbara de Zulia, en el municipio Colón, el jueves 1 de julio, lo primero que pasó por su mente era que tanto ella como su tía, de 81 años, corrían riesgo de contraer el COVID-19, debido a que en ese centro reciben pacientes sintomáticos y toman muestras para diagnosticar o descartar los contagios.

Leocadia reside en la comunidad agrícola de El Abanico, en la parroquia El Moralito del municipio zuliano. Afirmó sentirse expuesta al contagio de la pandemia. “Venimos de muy lejos y vemos demasiada gente. Pensamos que en El Moralito deberían activar un punto de vacunación”, dijo la mujer que tomó tres vehículos: dos por aventones que le dieron conocidos y un autobús donde cobran 5.000 pesos colombianos (cinco millones de bolívares) para trasladarlos hasta las cercanías del centro centinela.

Leocadia se aterró al ver a unas 300 personas en tres colas. Cree que el retraso obedece a que el martes se agotó la vacuna y luego llegó un nuevo lote. El personal confirma que se trató de 4.000 dosis de Sinopharm y 1.100 de la Sputnik V.

“A la lista pendiente se sumaron los contactados del día y las segundas dosis; afuera no hay gel, ni alcohol. No había distanciamiento ni de un metro”, contó Ana, una docente que acudió durante tres días para recibir la segunda dosis del biológico Sinopharm. Lamenta que los ciudadanos no tomen las medidas de bioseguridad.

El viernes 2 de julio, pasado el mediodía, cuerpos policiales y militares acudieron a dicho centro asistencial para evitar un foco de contaminación.

Tanto la directora del hospital, Elena Malpica, como el subdirector Martín Gómez; la epidemióloga Rufina Márquez y personal de enfermería reformularon las colas y dispersaron a los aglomerados ubicándolos en el estacionamiento. Solo adultos mayores aguardaban bajo toldos.

A la 1:00 pm del jueves, el segundo lote de ciudadanos que acudieron a la vacunación, después de esperar ocho horas, entre las 5:00 am y la 1:00 pm, y tras el chequeo en tres ocasiones del mismo listado, pudieron escuchar la charla de unos tres minutos para luego ser inmunizados.

Mileida, otra asistente a la misma jornada, esperó 11 horas para ser inoculada en el hospital donde, hasta este viernes 2 de julio, se contabilizan 39 pacientes en la sala de atención por COVID-19. “Después de tanto sol, aglomeración y exposición nos vacunaron gracias a Dios, pero debe haber más precaución de la gente y los organizadores”, recomendó.

Comerciantes del municipio Colón confirmaron a El Pitazo que las autoridades buscan abrir un punto de inmunización en el cuerpo de bomberos de la entidad para evitar que personas de la tercera edad se expongan al virus letal.

Esta noticia es parte del seguimiento al proceso de vacunación cotra el COVID-19 que realiza la Alianza Rebelde Investiga (ARI), integrada por El Pitazo, Runrunes y TalCual.


Esta noticia es parte del seguimiento al proceso de vacunación contra el COVID-19 que realiza la Alianza Rebelde Investiga (ARI), integrada por El Pitazo, Runrunes y TalCual.

Lee más sobre el #VacunómetroVen haciendo clic AQUÍ

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.