18.1 C
Caracas
jueves, 3 diciembre, 2020

Zulia | Tres mujeres han sido atacadas por sus parejas en octubre

El estrangulamiento de Marinés Jurado por un pago de 400 dólares, la quema de Vilmania Hernández y el ataque con destornillador a Yeilin Montes de Oca, ocurrieron en el mes de octubre en el Sur del Lago, en Zulia

-

Santa Bárbara de Zulia.- En lo que va del mes de octubre, tres ataques a mujeres conmocionaron a la opinión pública en los municipios Catatumbo, Colón y Sucre en el Sur del Lago, estado Zulia. El estrangulamiento de una joven madre por tres homicidas que recibieron un pago de 400 dólares, la quema del rostro y espalda de una mujer por salir embarazada de otro hombre y el ataque con destornillador en la cabeza a otra dama son parte de los maltratos registrados por los cuerpos de seguridad en la subregión zuliana.

En los tres casos participaron las parejas de las víctimas. Sobre el feminicidio reportado por el Cicpc, los detectives señalan al esposo, quien ofreció dólares por el asesinato para quedarse con la custodia de sus hijas, mientras que el autor de la quema está detenido y el mecánico que hirió a su expareja con el destornillador se quitó la vida. Acá te presentamos el resumen de los hechos ocurridos en un lapso de 17 días, entre el 6 y 23 de octubre.

Estrangulada y abusada por 400 dólares

La tragedia de Marinés Angélica Jurado Castillo, de 27 años, se conoció el martes 13, una fecha de mal augurio. Sus padres la encontraron muerta en la cama de su habitación, de manos atadas, amordazada y con una sábana en su cuello. El hecho ocurrió en el caserío Río Culebra, parroquia Heras del municipio Sucre, en el estado Zulia.

- Advertisement -

LEE TAMBIÉN

CLAVES | CUÁNDO UN ASESINATO ES UN FEMICIDIO

Luego, los peritos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) en Caja Seca determinaron que la violaron. El 24 de octubre, la policía científica informó que dos hombres y una mujer confesaron haberla asesinado por encargo de su esposo Raynner Miguel Godoy Sáez, de 30 años.

El hombre les ofreció como pago 400 dólares. Tras acometer el tortuoso homicidio, le robaron algunas de sus pertenencias para simular un robo. Marinés era activista del chavismo junto a su pareja, de quien se había separado hace algún tiempo atrás. Juntos procrearon dos niñas.

La intentó quemar viva y embarazada

Álvaro Antonio Montiel Morales, de 52 años, quiso quemar viva a Vilmania Hernández Girón, de 38 años, el pasado 6 de octubre, en una vivienda del sector Virgen del Carmen, en la avenida Gran Colombia en Santa Bárbara de Zulia.

El hombre le decía que la iba asesinar porque decidió vivir junto a otro hombre y de quien espera un hijo. Álvaro, mientras Vilmania cocinaba el almuerzo ese día, la tomó por un brazo, roció gasolina a una leña encendida y cuando las llamas aumentaron la embicó de cabeza.

Verónica, hija de la víctima, contó que el endemoniado hombre buscaba quemarle el rostro, pero también su barriga. Para el momento del ataque estaba en su séptimo mes de embarazo. La mujer corrió prendida en llamas y, gracias a un vecino, logró salvarse.

Vilmania, quien sufre estrés postraumático, se recupera de las quemaduras en 38 % de su cuerpo en el Hospital Central de San Cristóbal, en el estado Táchira, donde podrá tener a su bebé. El agresor está detenido en el Cuerpo de Policía del municipio Colón (Policolón).

Un mecánico la ataca con destornillador

Yeilin Montes de Oca, de 24 años, se convirtió en la tercera víctima de un ataque propiciado por un marido celoso. Kendry Paz, quien es mecánico, le produjo cuatro heridas con el destornillador de su taller. Una de las muchas discusiones que ambos sostenían, porque ella se negaba a continuar la relación, desató la ira del hombre.

Este hecho ocurrió en la avenida Piar, en Encontrados, capital del municipio Catatumbo, en el estado Zulia, y fronterizo con Colombia. Luego de que Yeilin fingió estar muerta, Kendry se dirigió a las habitaciones de una residencia y se quitó la vida. Su cuerpo fue hallado la mañana del 24 de octubre por agentes de la policía local. Paz guindaba del cuello con un alambre que ató a la viga de aquel cuarto alquilado. Yeilin recibe atención médica para sanar las heridas que le propinó su pareja.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado