20.2 C
Caracas
viernes, 15 enero, 2021

Zulia | Muere oficial de la Policía del municipio Pulgar por COVID-19

El alcalde del municipio Francisco Javier Pulgar, Luis Urbina, informó que están colapsados los hospitales del municipio Colón, en Zulia, y El Vigía, en el estado Mérida y que por eso a los pacientes les ordenan tratamiento domiciliario

-

San Carlos de Zulia.- Javier Osorio, quien era jefe de la unidad de investigaciones del Instituto de Policía del municipio Francisco Javier Pulgar, en el estado Zulia, murió el pasado 31 de diciembre por complicaciones asociadas al contagio de COVID-19. Su fallecimiento llevó a las autoridades del Sur del Lago a extremar las medidas sanitarias para evitar una propagación del virus.

La muerte fue confirmada este lunes, 4 de enero, por el alcalde del municipio Pulgar, Luis Urbina, quien informó sobre un foco de contagio en la sede del organismo de seguridad, sin especificar cuántos funcionarios están contagiados. Indicó que todos los oficiales contagiados fueron puestos bajo aislamiento y reciben tratamiento. El difunto se encontraba dentro de ese grupo.

Osorio residía en la calle contigua a la sede satelital de la Universidad Nacional Experimental Sur del Lago (Unesur), en Pueblo Nuevo El Chivo, capital de ese municipio. El alcalde señaló que el funcionario padecía de obesidad, así como un cuadro de hipertensión y diabetes que agravó aún más su condición en pocos días.

LEE TAMBIÉN

Mueren por COVID-19 empresario de Lagunillas Darío Muñoz y su hija

Colapso de hospitales

En Francisco Javier Pulgar no hay hospitales y los ambulatorios no están equipados para atender casos de pacientes que agravan la deficiencia respiratoria. Vía telefónica, Urbina también reconoció que la cifra de contagios en su zona va en aumento y eso le preocupa.

Refirió que solo este domingo, 3 de enero, de siete pruebas aplicadas, al menos cuatro dieron positivas. «La mayoría de los casos son leves y asintomáticos. A estos pacientes se les asigna un tratamiento y cuarentena en sus domicilios», dijo Urbina.

- Advertisement -

También añadió que hay un colapso en los centros asistenciales del Sur del Lago, entre ellos el hospital Santa Bárbara, que es la instancia centinela de la subregión y el hospital Hugo Chávez Frías, ubicado en El Vigía, estado Mérida, donde incluso él estuvo recluido el pasado año por una neumonía y síntomas sospechosos de COVID-19.

Este hecho, y la presencia de más casos, hizo que los funcionarios policiales y militares salieran a las calles de la capital de Pulgar este 4 de enero. Ejecutaron un plan urgente de desinfección de locales y vías, además de limitar al máximo la circulación de civiles en las calles. La meta es abordar los posibles focos en Pueblo Nuevo El Chivo, Los Naranjos y Cuatro Esquinas. Las medidas coinciden con el anuncio nacional de radicalizar la cuarentena en el país.

La muerte de Osorio no es la única en ser registrada. Francisco Javier Mendoza, un oficial de la policía municipal de Colón, falleció el 2 de enero por un contagio del virus en el hospital universitario de Mérida, donde era atendido luego de sufrir un accidente cuando conducía su motocicleta, el pasado 18 de diciembre.

Antes de culminar el año 2020, específicamente el 26 de diciembre, la muerte por el virus del auxiliar de farmacia, Eliezer Finol, también conmocionó las poblaciones de San Carlos y Santa Bárbara de Zulia. Este hecho fue confirmado por familiares y miembros de la Diócesis El Vigía-San Carlos.

Igualmente falleció en el mes de diciembre el reconocido comerciante Emir Gómez, quien hacía vida en Encontrados, capital del municipio Catatumbo. En Casigua El Cubo también confirmaron el deceso por COVID-19 del dirigente político y lider del gremio de motorizados, Marcial Cortez, padre de una oficial del municipio Jesús María Semprum. A esta muerte se suma la del concejal y presidente de la cámara legislativa del municipio Sucre, Francisco Meza, el pasado 29 de diciembre.

LEE TAMBIÉN

Zulia | Gobernador Omar Prieto restringe la circulación hasta las 2:00 pm durante cuarentena

En Santa Bárbara radicalizan la cuarentena

En el municipio Colón, familiares de los pacientes son quienes han informado sobre los contagios debido a que las autoridades no se han pronunciado sobre balances de contagios o fallecidos.

Entre los casos de COVID-19 fuera del rádar oficial están José Parra y Mariela Del Mar, una pareja de profesionales que debieron recurrir a la voluntad de los lugareños, para poder costear los medicamentos.

Igual le ocurre a Lenny Luján, quien ante su cuadro, amerita tratamientos con antibióticos de amplio espectro para superar los efectos del coronavirus. Para poder costear los seis medicamentos necesarios, sus seres queridos extendieron sus cuentas bancarias para tales fines. 

La situación es igual para una veintena de pacientes cuyos amigos y familiares en los municipios Francisco Javier Pulgar, Colón, Catatumbo, Jesús María Semprúm y Sucre, deben solicitar dinero a la colectividad para la compra o donación, principalmente de antibióticos que son vendidos en dólares americanos.

Las autoridades de Colón, en pleno diciembre de flexibilización, salieron a las calles para desinfectar locales y tratar de concienciar el uso del tapabocas, pero los días 24 y 31 de diciembre la aglomeración de compradores era inevitable y salió de control.

La paciente Lenny Luján es una de las que amerita tratamiento en Santa Bárbara. Foto: cortesía familiares

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado