28.2 C
Caracas
miércoles, 18 mayo, 2022

Zulia | Fundación alimenta en El Batey a niños y ancianos en pobreza extrema

Cada semana la Fundación Casa de Provisión de Ayuda al Necesitado sirve 150 platos a pobladores de la comunidad de El Batey, en el costero municipio Sucre en el estado Zulia. Los miembros de esta organización esperan abrir un comedor este año

-

Santa Bárbara de Zulia.– Las muestras de solidaridad para con los más necesitados se hacen palpables en el sector El Batey, en el municipio Sucre del estado Zulia, donde cientos de niños, niñas y personas de la tercera edad en situación de pobreza extrema, forman parte de un programa de atención social que lideran los miembros de la Fundación Casa de Provisión de Ayuda al Necesitado.

Cada semana, los integrantes encargados de brindar 150 platos de comida, buscan recursos económicos y tocan las puertas de empresarios, comerciantes y vecinos para no dejar de ofrecer el beneficio en medio de la situación económica por la que atraviesan los venezolanos y cuya crisis se hace más evidente en medio de la pandemia por el nuevo coronavirus.

Heidi Rosales de Pineda, presidenta de la Fundación, comentó a El Pitazo este martes, 28 de julio, que la iniciativa nació hace dos años, específicamente el 3 de julio de 2018, debido a que cada día observaban a personas carentes de alimentación y que sus ingresos se pulverizan ante la inflación.

LEE TAMBIÉN

Claves | Conozca las condiciones de vida en Venezuela, según cifras de Encovi

Pero no fue sino hasta el 18 de diciembre de 2019 cuando los integrantes de la Iglesia Cristiana Centro Internacional de Bendición el Nazareno formalizaron el registro para funcionar como una organización sin fines de lucro, cuyos recursos recabados cuentan con basamentos legales para soportan las ayudas.

Rosales agrega que como miembros de la iglesia han desplegado atención social en diversos ámbitos: con jornadas de salud, peluquería, así como entrega de ropa y juguetes que han sido donados por feligreses, ciudadanos e instituciones que se suman a la labor humanitaria.

«No podíamos quedarnos de brazos cruzados, así que en la directiva comenzamos a evaluar opciones y dijimos que debíamos hacer algo para atender al prójimo aún en medio de esta situación», cuenta la también creyente cristiana, una pastora que sale a las calles de El Batey junto su esposo Naudy Pineda y un equipo de voluntarios en busca de dinero, así como: pescados, yuca, arroz, pasta y cualquier otro alimento con el que pueden mitigar el hambre cada semana tanto de abuelitos en situación de abandono como de niños a cuyos padres el sueldo no le alcanza para darles una alimentación balanceada.

El Batey es una población rural del Sur del Lago de Maracaibo que se sitúa en la parroquia del mismo nombre en el municipio Sucre en Zulia. Allí la principal fuente de empleo para los lugareños lo representa el Central Azucarero Venezuela, el cual refina azúcar, pero cuyas moliendas no han escapado a la crisis y las cifras en la productividad no son dadas a conocer por su gerencia.

Ese central fue una de las empresas expropiadas por Hugo Chávez, aunque los vestigios de la espiral inflacionaria también hacen mella en su operatividad y las consecuencias la padecen sus habitantes.

Heidi expone que hacen mucho con pocos recursos pero la idea de la fundación es llegar a más hogares, siempre y cuando cuenten con el respaldo de los pobladores.

La organización opera de manera provisional en la vivienda de la familia Ballesteros en la calle Los Novios, pero esperan para este mismo año abrir su sede propia en el sector Verdun, en el mismo poblado de El Batey.

«Oramos cada día para cristalizar este sueño. Ya tenemos la estructura hecha y el sistema de aguas negras. Para nosotros lo más importante es tener una cocina, el área para servir, así como el depósito y dónde lavar los implementos. Debido a la pandemia servimos los platos para llevar en tasas y recipientes que traen los mismos beneficiados. A veces se nos parte el corazón porque nos llegan más personas, pero nuestra capacidad nos limita, queremos crecer y estamos seguro que podemos ampliar esta iniciativa», revela Heidi Rosales a El Pitazo.

Incluso afirman que una de las estrategias es incrementar seguidores en las Redes Sociales. Para captar más personas que puedan aportar, sortean una mesa de computador y prevén hacer otras acciones similares para incentivar la donación de cualquier índole en procura de atender a más vecinos en condición de desamparo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a