18.9 C
Caracas
viernes, 18 septiembre, 2020

Zulia | Falta de mantenimiento de vegetación causa apagones en municipio Sucre

Vecinos del municipio Sucre del estado Zulia calificaron como inestable el servicio eléctrico durante el aislamiento social. Fuentes de Corpoelec aseguran que las fallas son por falta de poda de vegetación y no cuentan con técnicos para ejecutar dichas labores

-

Santa Bárbara de Zulia.- Los vecinos del municipio Sucre del estado Zulia deben afrontar la pandemia por el nuevo coronavirus sorteando las deficiencias eléctricas. En Caja Seca, el principal poblado de este municipio zuliano, se registran a diario hasta 25 bajones mientras que los apagones duran hasta cuatro horas.

LEE TAMBIÉN

Inestabilidad en sistema de transmisión hunde al Zulia en apagones

Así lo contó Teide Vivas, un comerciante de 35 años, padre de dos hijos, quien asegura perdió la cuenta de las fallas que lo han dejado a oscuras o sin poder trabajar. Contó que desde los apagones del mes de marzo de 2019 el sistema eléctrico es inestable, así como los servicios dependientes de la generación que es competencia de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec).

Teide habita en el sector Santa Cruz, donde la deficiente electricidad impide ejecutar transacciones bancarias. Él es comerciante informal y solo pide que las autoridades que emitan un cronograma, para saber qué día y en qué horarios pueden salir a generar el sustento diario. «Los cortes duran entre tres y cuatro horas, pero siempre es indeterminado. Ninguna autoridad sale a informar lo que ocurre», dijo este martes, 21 de julio, a El Pitazo.

El deficiente servicio le obliga a comprar menos alimentos para que no se deshielen o descompongan en el refrigerador. A sus consideraciones se sumó Maribel Hernández, una comerciante de 43 años que vende verduras y frutas en el centro de Caja Seca, en la parroquia Rómulo Gallegos.

Ella habita en el sector Changaleto 2 y dijo vía telefónica que al llegar a su casa debe conectar los electrodomésticos que le quedan para no perderlos. «Se me quemó la unidad del aire acondicionado. Se dañan los protectores y los bombillos. Uno vive en continua zozobra», acotó la dama a quien también le afecta la falta de agua, de gas doméstico y de internet en medio de la cuarentena por el coronavirus.

En Sucre los racionamientos desde el mes de marzo de este año eran de seis horas. Corpoelec no tiene una definición de los circuitos como ocurre en los municipios Colón, Catatumbo, Francisco Javier Pulgar y Catatumbo. «Si los tienen es interno porque nadie sabe, solo ellos cuando bajan el breaker y nosotros cuando no las quitan», se queja Vivas.

- Advertisement -

Los apagones programados se redujeron a tres horas pero las fluctuaciones persisten. La segunda semana de julio se registró un apagón de 21 horas que imposibilitó laborar al comercio, que los niños durmieran o que los vecinos estuvieran comunicados a través de los servicios de telefonía.

Según fuentes de Corpoelec que temen dar sus nombre por temor a ser despedidos, las fallas de la estación Buena Vista, perteneciente al sistema sur Occidente que comprende la región Los Andes, es la que ocasiona la suspensión del servicio en Caja Seca cuando desde Trujillo «desenergizan» la línea de 115 KVA por donde recibe carga la subestación Caja Seca.

La segunda limitante, según el informante, es la nula ejecución del Plan Pica y Poda. Es la vegetación del sistema montañoso la que crece o por efecto de los árboles que caen sobre los tendidos de alta tensión, lo que amerita la salida de los circuitos.

«En Sucre no hay personal técnico que ejecute este plan. Deben venir desde Valera. Las labores se han ejecutado pero no con los resultados esperados. Mientras no se corten los árboles, los vientos y la lluvia los seguirán tumbando; también las ramas y los arbustos hacen contacto con las guayas (cables), lo que amenaza la estabilidad eléctrica», dijo el informante.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado