25.5 C
Caracas
miércoles, 5 agosto, 2020

Zulia | Choferes desvalijan sus vehículos para sobrevivir a la cuarentena

Los choferes optan por vender el alternador, el arranque, la batería y los cauchos de sus vehículos para poder comprar comida en los últimos cuatro meses, en los que el gobierno les impide trabajar

-

Maracaibo.- Choferes del transporte público en Maracaibo optaron por desvalijar sus vehículos para sobrevivir a la cuarentena por el COVID-19 que los mantiene desde hace cuatro meses sin percibir ingresos.

A trabajadores del volante les tocó vender los cauchos, el alternador, el arranque, la caja o el motor de sus unidades -que estaban operativas- para poder comprar comida y alimentar a sus familias en esto 119 días en los que la Gobernación de Zulia les ha prohibido trabajar para evitar la propagación del virus.

Anderson Villalobos, de 43 años, desarmó el bus con el que trabajaba en la ruta La Limpia – La Victoria antes de iniciar el confinamiento. «Yo tuve que vender el alternador, el arranque y la batería para ponerme a vender pan y huevo en mi casa, porque esto está demasiado difícil».

LEE TAMBIÉN

ALCALDÍA CIERRA MERCADO EN MARACAIBO POR DECTECTAR 12 CASOS POSITIVOS DE COVID-19

Villalobos debe mantener a sus dos hijos de de 5 y 10 años, a su esposa y a su abuela. «Si me toca vender los cauchos, lo haré. Yo sólo pienso es en mi familia para que no pase hambre, porque esto está muy feo».

Al igual que Villalobos, Yasarith Quintero vendió piezas de su bus para poder alimentar a sus cuatro hijos.

«Estamos llevando palo parejo. He vendido la batería, el alternador, unos repuestos que tenía guardado y ahora ya publiqué la venta de los cauchos para poder comprar comida».

- Advertisement -

Quintero, presidenta de la ruta La Limpia – La Estrella, y sus hijos pasaron de comer tres veces al día «y hasta merendar» a sólo alimentarse dos veces, y en su mayoría con granos. «Nos ha tocado muy duro. Estamos viviendo cosas que ni pensábamos vivir. Al principio se dijo que nos iban a ayudar con una bolsa de comida y no hemos percibido nada».

La Gobernación de Zulia prohibió desde 16 de marzo -inicio de la cuarentena- la operatividad del transporte público para disminuir la circulación de vehículos y la aglomeración de personas. Entonces, la Alcaldía de Maracaibo prometió asistir a los choferes de las diferentes rutas de transporte con una bolsa de comida, pero no les llega.

Rubén Esis, representante del Sindicato único de Transporte del Estado Zulia, denunció que los transportistas «pasan hambre» y que la autoridades se olvidaron de ellos.

«Ya la situación se convitió en hambruna, están pasando hambre. Hay desesperación. No tenemos ninguna medida compensatoria, pedimos que nos den una ayuda, una bolsa de comida, un préstamo, una donación. Estamos graves porque no percibimos ningún salarios», dijo Esis.

Estimó que en Zulia hay unos 8.000 transportistas afectados. «Estamos haciendo un llamado al alcalde Willy Casanova y al gobernador Omar Prieto para que se busquen alternativas».

Indicó que a los choferes les ha tocado desarmar sus herramientas de trabajo para sobrevivir. «Han vendido hasta los motores y la caja».

4.63/5 (24)

¿Qué tan útil fue esta publicación?