21.7 C
Caracas
martes, 29 septiembre, 2020

Zulia | 20 trabajadores de un ambulatorio en Pulgar renuncian por atropellos

El personal renuncia luego de que la directora del ambulatorio solicitó la entrega del laboratorio a la bioanalista Glenis Nava. La enfermera contó a El Pitazo los atropellos y carencias que viven en ese centro de salud. No les proporcionan insumos de bioseguridad ni medicamentos. A su juicio, politizan la pandemia

-

San Carlos de Zulia.- Un total de 20 de trabajadores de la salud, entre ellos, 13 enfermeros, una bioanalista, una auxiliar, tres médicos y dos camareras, adscritos a la nómina del ambulatorio rural de Pueblo Nuevo-El Chivo, en el municipio Francisco Javier Pulgar del estado Zulia, renunciaron a sus cargos ante la Secretaría Regional de Salud (SRS), dependiente de la Gobernación, debido a constantes atropellos y falta de insumos en esa jurisdicción del Sur del Lago de Maracaibo.

Así lo confirmó este jueves, 13 de agosto, a El Pitazo, Glenis Nava, bioanalista y hasta el día 12 de agosto responsable del laboratorio del centro asistencial donde procesaban hematologías, pruebas de química y física, además de la prueba rápida del coronavirus, tarea que desde hace un mes atrás le impedían realizar. “Allí no se estaba laborando porque no había nada”, remarca.

“Aquí en este ambulatorio las autoridades de salud de la Alcaldía de Francisco Javier Pulgar no respetan las jerarquías del personal de enfermería ni los protocolos. No tenemos implementos de bioseguridad suficiente y para obtener algún medicamento debe autorizarlo Víctor Urdaneta, director de Salud de la municipalidad”, dijo vía telefónica la profesional de la enfermería.

LEE TAMBIÉN

Fallece enfermera zuliana Yaletzy Carrillo por sospecha de COVID-19

Contó que ella recibió una notificación escrita de la directora del ambulatorio, el martes 11 de agosto, donde la conminaba a entregar del laboratorio, porque de lo contrario la denunciarían ante organismos judiciales por “secuestro y ocupación indebida calificada”. El escrito lo firma la médica Haidee Urdaneta, directora de la instancia y allí se atreven a calificar delitos que en todo caso son competencia de jueces o juristas de instancias de administración de justicia.

Glenis señala que desde julio le habían hecho la petición verbal de entregar el laboratorio, pero ella se negaba hasta recibir una prueba por escrito. Una vez le notificaron, el resto del personal se sumó a la renuncia masiva de los cargos que ocupan por “atropellos e irregularidades” que no están dispuestos a tolerar.

La enfermera declara que en el centro asistencial solo les dan un tapaboca al día, a veces no tienen guantes y el personal labora únicamente con tres caretas de acetato que deben lavar, entregarlas al final de una guardia y prestarlas a otros compañeros para que las reutilicen.

- Advertisement -

Nava acota que en los espacios de salud reciben pacientes con síntomas asociados al COVID-19 y la manera de mitigar los contagios es con el uso de implementos para evitar propagar el virus entre quienes atienden pacientes con sintomatología asociada. “Es delicada la situación que vivimos. La directiva quiere el laboratorio para guardar medicamentos cuando no es farmacia, para reunirse y tomar ellos las muestras”.

“Les dije que un laboratorio no es para eso, siempre me opuse porque sé cuál es mi competencia”, declaró la enfermera egresada en 2003 de la Universidad de Los Andes (ULA) y quien desde hace nueve años, mayo de 2011, se dedicaba a tomar muestras de sangre, orina, heces y otras.

LEE TAMBIÉN

Epidemiólogo zuliano José Soto es sospechoso de COVID-19

Glenis Nava afirma que desde hace algún tiempo a los ambulatorios rurales de esa zona el Gobierno dejó de despacharles reactivos. Las autoridades políticas tratan de influenciar al personal para que retire sus cartas de renuncia, pero nadie quiere seguir trabajando es este ambiente de hostilidad, comenta.

Por su parte, Arlen Romero, dirigente político de oposición, manifestó que la salud es un derecho que no puede ser politizado. Lamenta que no hayan medicamentos para pacientes, que a los enfermeros no les dejen ejercer sus funciones y que el municipio no esté preparado para la pandemia.

Este 12 de agosto, el día que Glenis cumplió 44 años, debió hacer entrega del ambulatorio en presencia de la comunidad, del intendente municipal Luis Mora y cinco efectivos del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (Cpbez). Esperan que la Secretaría de salud que encabeza Omaira Prieto, quien está al tanto de lo ocurrido, acuda a la jurisdicción para esclarecer el hecho de la renuncia masiva y la carencia de pruebas, insumos, artículos, para evitar que el personal de salud se contagie, y medicamentos.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado