27.8 C
Caracas
viernes, 30 octubre, 2020

Venezolanos retornados en Guajira deben salir a comprar su propia comida

Unos 400 migrantes retornados están sin agua potable y sin comida digna desde hace 30 días en un Punto de Asistencia Social (Pasi) de Guajira, frontera de Zulia con Colombia

-

Unos 400 venezolanos recluido en el liceo Orángel Abreu Semprún, en el municipio Guajira, frontera de Zulia con Colombia, incumplen con el aislamiento para salir a comprar comida que el gobierno de Nicolás Maduro no les garantiza en el Punto de Asistencia Social (Pasi).

Los migrantes que retornaron al país por la pandemia del COVID-19 denunciaron este 23 de septiembre que en el albergue hay insalubridad, que no les sirven comida digna, que no tienen agua potable y tampoco electricidad.

Los retornados salen del Pasi hasta el mercado de Los Filúos o a los comercios de Parguaipoa a comprar pan, refrescos, galletas, agua y proteínas, según confirmaron los vecinos de la zona.

Luis Cárdenas, uno de los migrantes afectados, aseguró que están cansados de pasar penurias en el albergue y que no cuentan con suficiente comida ni agua potable. Cárdenas denunció además que los niños que están aislados se enfermaron del estómago. «Tenemos 30 días en este encierro. La comida que nos dan no sirve y hemos tenido amibiasis. La plata que traíamos nos la gastamos toda y los sacos de comida nos los comimos. Tenemos 30 días y no nos dan respuesta de si nos vamos o no».

LEE TAMBIÉN

Represamiento y maltrato en los Pasi empujan a venezolanos a quedarse en Colombia

Cárdenas y un grupo de migrantes protestaron frente al liceo por las condiciones en las que los mantiene el gobierno de Maduro, que obliga a los venezolanos que retornan al país a aislarse hasta confirmarse que no tienen COVID-19.

Otro venezolano retornado, que no precisó su nombre, exigió respuestas de parte de las autoridades. «Necesitamos que nos digan cuándo nos vamos. Nos dijeron 21 días y ya tenemos 30″. Denunció que en el grupo hay niños y ancianos enfermos. «Uno va para la enfermería y no te dan nada. Aquí nadie te da respuesta de nada. Estamos a la deriva».

- Advertisement -

También aseguró que hay personas durmiendo en el suelo. «Estas no son las instalaciones adecuadas para que una persona esté pasando una cuarentena». En el mes que lleva encerrado este grupo de migrantes, el menú ha sido granos. La mayoría de las veces les sirven pasta con lentejas, según confirmó una trabajadora del albergue.

En los últimos días, los retornados usan el agua que recogen de la lluvia para bañarse y hacer sus necesidades. El liceo Orángel Abreu Semprún se encuentra en el sector de Los Filúos, una de las zonas más vulnerable en tiempos de lluvias.

LEE TAMBIÉN

Expertos aseguran que persecución contra retornados busca tapar deficiencias en los Pasi

A estas condiciones se le suman los prolongados racionamientos eléctricos y apagones que se registran en Guajira en medio de temperaturas que superan los 38 grados y los zancudos que proliferan en las comunidades.

La Gobernación de Zulia habilitó en Guajira siete Puntos de Atención Social (Pasi), y en ellos se han registrado desde julio al menos siete protestas para exigirle al Gobierno una mejor atención en medio del confinamiento.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado