Transportistas de San Felipe pretenden aumentar pasaje urbano a fines de 2019

Los transportistas afiliados a cooperativas privadas señalan que precio actual para el cobro del servicio público es ínfimo, por lo cual están dispuestos a subir la tarifa a 2.000 bolívares antes de que finalice el año 2019

92
Los transportistas que prestan servicio en rutas sociales en el municipio San Felipe, aseguran que la tarifa estipulada para el transporte urbano impuesta por el Gobierno regional es baja | Foto: Johana Prieto Andrade

San Felipe. Los conductores de rutas urbanas consideran que es «muy barato» el valor que cobran por el servicio de transporte público dentro del casco central del municipio San Felipe, estado Yaracuy. Según los profesionales del volante, el costo del pasaje urbano debería ser de 2.000 en autobuses y 2.500 en carritos por puesto, ya que muchas de las rutas sociales requieren de mantenimiento en su totalidad, explicó Carlos Díaz, chofer de tráfico.

LEE TAMBIÉN

Transportistas y usuarios de San Felipe descontentos con ajuste del pasaje

El precio actual del referido servicio es de 1.500 y 1.800 bolívares en buseta y 2.000 en carrito por puesto, razón por la cual Díaz sostiene que el precio establecido por el Gobierno regional es ‘pírrico’ ya que no alcanza ni para comprar un sobrecito de caldo de pollo, que oscila entre los 8.000 y los 10.000 bolívares.

Al igual que el mencionado conductor, la mayoría de los choferes de tráfico coinciden en que el precio del pasaje urbano debería cerrar el mes de diciembre en 2.000 bolívares. Sin embargo, consideran que este precio aún es bajo debido a la hiperinflación, que no solo se refleja en alimentos, en productos de aseo personal y de limpieza general, sino también en las ventas de autopartes y periquitos.

El transportista Tomás Mendoza comentó que estuvo trabajando cuatro meses en los turnos de mañana y tarde con la finalidad de reunir 380.000 bolívares para comprar un caucho usado, conocido popularmente como «chiva».

La mayoría de los usuarios alegan no estar de acuerdo con el reajuste al valor del pasaje urbano, que pretenden hacer los transportista durante la última semana del mes de diciembre, porque consideran que el servicio que prestan es de «mala calidad» | Foto: Johana Prieto Andrade

Para Mendoza, conductor de la ruta 5taAvenida-Higuerón, la situación que vive el transportista es crítica porque no solo soporta las críticas y maltratos de algunos pasajeros inconformes con el valor del pasaje urbano, sino que también debe combatir la delincuencia y la especulación en cuanto a precio en repuesto para vehículos.

«Tanto los pasajeros como funcionarios del Gobierno regional señalan y critican los aumentos periódicos que hacemos los transportistas al pasaje urbano, pero son incapaces de ponerse en nuestros zapatos y comprender que nosotros también somos afectados por la hiperinflación», indicó Mendoza.

Por su parte, Antonio Machado, también chofer de tráfico, anunció que un grupo de profesionales del volante solicitarán al Consejo Municipal de San Felipe constituir nuevamente mesas de trabajo para discutir un nuevo aumento del precio del transporte dentro y fuera del casco central de la capital yaracuyana. La propuesta que llevará el conductor a principio del año 2020 es la de elevar el precio del pasaje entre 10.000 y 15.000 dentro del casco central de San Felipe y entre 20.000 y 25.000 hacia las zonas rurales.

El equipo reporteril de El Pitazo realizó este viernes, 13 de diciembre, un sondeo en el que fue consultada la opinión de seis personas sobre el incremento del pasaje a 2.000 bolívares dentro del casco central de San Felipe. La mayoría respondió no estar de acuerdo con el aumento, pero uno de los consultados entendió la situación de los conductores.

Carlota Delgado, residente del sector Las Tapias, afirm que está en desacuerdo porque el servicio no es de calidad. A su vez, Reinaldo Martínez, habitante del sector Higuerón, comentó que estaría de acuerdo con el aumento si el servicio fuera de calidad. «Los carritos por puestos y autobuses que cubren la ruta hacia Higuerón están en mal estado, y en horas del mediodía son pocos los transportistas que trabajan».

Diana Rojas, residenciada en la urbanización La Ascensión, explicó: «El servicio es de pésima calidad, y ya a las seis de la tarde no consigues transporte. Por eso no veo justo que los choferes de tráfico quieran aumentar a 2.000 bolívares». Similar opinión tuvo Héctor Quevedo, de la comunidad Cantarrana, quien afirmó que la mayoría de las veces ha tenido que ir a pie a su lugar de trabajo, y regresar de la misma manera, porque las rutas sociales comienzan a trabajar cuando quieren. «Por eso no comparto el reajuste que quieren hacerle al precio del pasaje urbano», advirtió.

También emitió su opinión Reina Zambrano, habitante de la Ciudadela Hugo Chávez Frías: «Los transportistas están en su derecho de pedir aumento del pasaje urbano porque es poco su valor, pero también deben mejorarlo en un 100 por ciento». Quien sostuvo una opinión diferente, a favor de los choferes, fue Carlos Avendaño, residente del sector El Corozo, quien señaló: «Todos estamos siendo afectados por la hiperinflación, y como pasajeros debemos estar conscientes de que el ajuste que exigen los transportista es justo porque el valor del pasaje urbano está muy económico».


¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación / 5. Votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

DÉJANOS TU COMENTARIO