22.2 C
Caracas
domingo, 27 septiembre, 2020

Trabajadores del Microempresarial Buhoneril de San Felipe tienen siete meses sin laborar

Afectados denuncian que el gobernador Julio León no permite reactivar las actividades en el espacio que funge como terminal para evitar focos de contagio por COVID-19

-

San Felipe.- Los trabajadores informales que laboraban en los espacios del Microempresarial Buhoneril ubicado en San Felipe, estado Yaracuy, indicaron que están «pasando necesidades» por no poder ejercer su actividad comercial debido a las restricciones impuestas por el gobierno estatal para enfrentar la pandemia de COVID-19.

Los afectados comentaron este 8 de septiembre al equipo reporteril de El Pitazo que tienen siete meses inoperativos, pues el gobernador Julio León no les permite estar en las calles.

«Nuestras familias están pasando hambre y es por eso que una vez más solicitamos al gobernador reanudar las actividad dentro del Microempresarial para nosotros poder trabajar bajo las mismas normativas preventivas aplicadas al resto de los comerciantes formales», dijo uno de los buhoneros que por temor a perder la asignación de su local prefirió no ser identificado.

Medida preventiva

Según algunos trabajadores informales, el mandatario regional no permite la reactivación de actividades laborales dentro del espacio que también funge como terminal terrestre para prevenir contagios de coronavirus, algo que consideran contradictorio porque el foco de también se puede presentar en el comercio formal, al que sí le permiten operar.

«Nos sentimos excluidos y como venezolanos exigimos nuestro derecho al trabajo tal como lo establece la Constitución», dijo el buhonero Sergio Delgado.

LEE TAMBIÉN

Buhoneros de Guarenas exigen permisos para trabajar en la cuarentena

- Advertisement -

Inseguridad

Por su parte, Erika Carballo, trabajadora del Microempresarial Buhoneril, manifestó su preocupación por la inseguridad que reina en el espacio comercial. Explicó que se han registrado robos en locales debido a la oscuridad y la falta de vigilancia.

«El Microempresarial carece de luminaria en buen estado y los milicianos que velaban por su resguardo supuestamente renunciaron por incumplimiento con el pago salarial y el beneficio a la venta de una caja Clap mensual, por parte del gobierno regional», dijo.

Esta trabajadora informal, al igual que el resto de sus compañeros, pide al gobernador que les permita sacar sus pertenencias de los locales comerciales asignados y dejarlos trabajar en las calles mientras se levanta la cuarentena.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado