Se fugaron cuatro presos de la Comunidad Penitenciaria de Coro

Aprovecharon la noche para fugarse por las alcantarillas que los llevaron a la parte trasera del penal. Luego de unos disparos, los Guardias Nacionales encargados de la correccional constataron que faltaban cuatro detenidos

460
Foto referencial | Foto: Archivo

Punto Fijo.- El sábado 1 de junio, en horas de la mañana, se fugaron cuatro sujetos de la Comunidad Penitenciaria de Coro, ante el rastreo de búsqueda que iniciaron los organismos de seguridad, uno cayó muerto este domingo 2 de junio tras enfrentarse a los uniformados.

Los cuatro individuos son catalogados como personas de alta peligrosidad, por lo que se activó un dispositivo de rastreo en los sectores Los Pocitos y Puente de Hierro, debido a que los sujetos estaban buscando alejarse de Falcón por la zona de Yaracal, pero al no ser de la zona estaban desorientados, lo que activó la alerta de los vecinos del sector.

Los fugados fueron Ángel Rafael Romero Sabariego, natural de Tucacas, detenido por homicidio intencional simple, condenado a ocho años de cárcel por el Juzgado Tercero de Control en Zulia. Miguel Enrique Morales Urdaneta, natural del Zulia, con un amplio prontuario policial por siete delitos y pagaba una condena de 19 años. Antony José Labarca Labarca, quien estaba detenido desde el 2015 por cuatro delitos.

Los sujetos son catalogados de alta peligrosidad | Foto: cortesía

El cuarto se enfrentó con los guardias y cayó muerto.

La búsqueda de los cuatro reclusos se extendió por todo el estado desde tempranas horas del sábado 1 de junio. En horas de la noche se produjo un enfrentamiento entre las autoridades y uno de los evadidos en el sector La Negrita de la carretera Coro- Churuguara, municipio Miranda.

En el hecho cayó muerto el cuarto detenido, Antony José Bravo Salas de 27 años, natural del Zulia. Cumplía una condena de 15 años por el Tribunal Único de Ejecución de Zulia y por los delitos de abuso sexual a múltiples mujeres durante asalto a transporte público, asociación para delinquir y violencia psicológica.

Foto: cortesía

El hombre fue llevado al hospital de la localidad, pero llegó sin signos vitales. En el sitio se recolectó una escopeta calibre 12 milímetros, sin marca ni señales visibles, con tres balas sin percutir y una percutida.

El rastreo se mantiene en las zonas para dar con el paradero de los demás reclusos. Hasta la tarde de este domingo 2 de junio no había una versión oficial del hecho.

Foto: cortesía

DÉJANOS TU COMENTARIO