Racionamiento eléctrico de 20 horas diarias castiga a poblaciones del Sur del Lago

meta_valvz

Por María Virginia Corona

Sur del Lago.- Sobrevivencia es la palabra que utilizan los habitantes de la zona Sur del Lago de Maracaibo para definir el modo de vida que han adoptado ante la crisis eléctrica que castiga al estado Zulia.

En los últimos ocho días los surlaguenses enfrentan largos periodos de racionamiento que alcanzan hasta 20 horas continuas sin servicio eléctrico.

Yolanda López, habitante de Casigua El Cubo, municipio Jesús María Semprum, señaló a El Pitazo que su dinámica de vida ha cambiado por completo.

“Ahora nos alumbramos con mechurrios (mecheros). No podemos tener comida, porque cuando quitan la electricidad no sabemos cuándo regresa, y lo que tengamos en la nevera se pudre. Las verduras y las carnes no aguantan 12 horas de racionamiento continuo sin descomponerse”, dijo López.

Sin poder dormir

En la Zona Sur del Lago el calor y la humedad son inclementes. Peor aún con la llegada de la época de lluvias, pues la proliferación de zancudos y mosquitos incrementa las penurias de la población que “trata de dormir” al aire libre para amortizar las altas temperaturas.

“Los que más sufren son los niños; no duermen llorando por el calor y las picadas de zancudos. Los adultos tampoco dormimos tratando de consolarlos”, dijo Jackelin Herrera, madre de tres pequeños y habitante de Santa Bárbara de Zulia, municipio Colón.

“Nos ha cambiado la vida. Ahora se nos van los días en los frentes de las casas sin poder hacer mayor cosa. No podemos trabajar, no podemos dormir, limpiar la casa, ni siquiera bañarnos bien cuando no hay luz, porque también quedamos sin agua”, dijo Alirica Vizcalla, de 64 años, habitante del sector Sierra Maestra de Santa Bárbara de Zulia.

María Navarro, habitante del sector Caño Negro, municipio Jesús María Semprum, comentó a El Pitazo que su aire acondicionado se dañó porque en las pocas horas de servicio eléctrico que les dan, el voltaje baja y sube bruscamente y los electrodomésticos no resisten.

“Nadie nos responde por lo que se daña”, se lamentó.

“La vida se nos hace muy difícil; no tenemos luz, no tenemos agua. Logramos comprar una planta y estamos igual porque no podemos abastecerla de gasolina”, señaló Navarro.

“Es injustificable que habiendo una planta termoeléctrica en Casigua El Cubo, esta población esté padeciendo tanto por falta de electricidad. El llamado es al Gobierno y Corpoelec, que tengan compasión del pueblo de todo el Sur del Lago”, dijo María Navarro.

DÉJANOS TU COMENTARIO