Productor del Sur del Lago: «Parcelas de plátano se pierden por falta de gasoil»

Alcibíades Hernández, uno de los 8.000 afectados por las inundaciones en el Sur del Lago, informó que cada 15 días solo recibe 200 litros de combustible, que es insuficiente para drenar el cultivo de plátano en el municipio Francisco Javier Pulgar

201

Santa Bárbara de Zulia.- Los 200 litros de gasoil que cada 15 días le vende el gobierno a Alcibíades Hernández, de 56 años, solo le alcanzan para bombear tres veces el agua contenida en su parcela, toda vez que las precipitaciones desbordaron decenas de canales y los ríos Chama, Mucujepe, Capazón y Tucaní, en el Sur del Lago de Maracaibo, en Zulia.

El drama de Hernández lo viven unos 4.000 productores de Francisco Javier Pulgar, desde noviembre de 2020, cuando en medio de la pandemia las lluvias han mantenido en remojo los cultivos, causando pérdidas de unas 30.000 hectáreas, según lo contabilizado por la Red de Productores Libres y Asociados (Repla) en Pulgar.

Alcibíades es dueño del fundo El Orumito, de 10 hectáreas de extensión, en el sector La Montaña, una de las zonas plataneras contigua a Chama Lago, que comprende otras siete comunidades agrícolas que lindan con el Lago de Maracaibo, donde el gasoil y la gasolina no abastecen la demanda para drenar las plantaciones. Ese municipio es catalogado el primer productor de plátanos de Venezuela.

«Nos venden muy poco a través de la alcaldía y como somos tantos productores y hay tantas inundaciones, cuando vuelve a corresponder el despacho de una pipa ya el plátano se ha perdido», contó a El Pitazo, vía telefónica, este miércoles 12 de mayo.

Del productor dependen 14 miembros de una misma familia. Asegura que el 80 % de las unidades de producción de Chama Lago presentan pérdida total. «El invierno no ha parado desde hace seis meses. Cuando llueve en Guayabones, Caño Zancudo y Mérida nos toca correr a buscar combustible para encender los motores».

Cada vez que enciente la bomba de achique para drenar el agua pluvial gasta 80 litros en una sola bombeada. «Estamos cada vez peor y lo más lamentable es que nadie nos quiere comprar las tierras por este problema. Nos toca guerrear, pero cada día pensamos en dejar esto botado. Solo queremos que nos ayuden, que se estabilice el tema del combustible», afirma.

Al igual que Alcibíades, los plataneros requieren gasolina para el traslado del personal y materia prima, encender las plantas eléctricas o para el traslado de plátanos a los centros de consumo en el interior del país.

Desde el 8 de mayo, en el Sur del Lago, unas 8.000 familias están afectadas por el desborde de tres ríos, entre ellos el Chama, que baña sectores de la parroquia Urribarrí, en el municipio Colón; el río Mucujepe, que afectó la zona contigua a La Burra Mocha, en Francisco Javier Pulgar, y el río Tucaní, que afecta el caserío de San José de Heras.

Otras zonas como Gibraltar en Sucre, el kilómetro 43 del municipio Catatumbo y áreas agrícolas del fronterizo Jesús María Semprúm son sectores vulnerables, desde donde lugareños y productores han llamado a los gobernantes para intervenir muros, contramuros y hacer saneamiento para evitar desbordes que atentan contra la producción agrícola y las áreas residenciales.

Blagdimir Labrador, alcalde de Colón, y Rafael Bracho, director de la Alcaldía de Pulgar, direccionaron alimentos, agua potable y gas doméstico para parte de los afectados, aunque en las zonas la urgencia es de maquinaria y recursos para reencauzar y reforzar los afluentes que colapsan durante la época lluviosa.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.