Presencia de paramilitares y guerrilleros en Sur del Lago incrementó el robo de ganado

Los productores más afectados son los criadores de ganado vacuno de los municipios Colón y Catatumbo, toda vez que en la zona las fuerzas subversivas recrudecieron el combate por el territorio

207
Las zonas donde se enfrentan los grupos subversivos al Sur del estado Zulia son productoras de carne y leche cuyo rebaño también disminuye | Foto: Cortesía Cuerpos de Seguridad

Maracaibo.- Desde que recrudecieron los enfrentamientos entre grupos paramilitares y la guerrilla colombiana en la zona Sur del Lago en el estado Zulia, fronterizo con Colombia, entre la tercera y cuarta semana de noviembre de 2019, el robo y sacrificio de reses en pie ha sido la constante entre los ganaderos de la subregión zuliana.

LEE TAMBIÉN

TINTORI DICE QUE LOS PARAMILITARES YA «NO OBSTRUYEN» CAMPAMENTOS EN VENEZUELA

Los grupos subversivos -para alimentar sus tropas- requieren de la proteína animal y ésta la consiguen en las fincas de los productores agrícolas en la zona.

Esta situación ha generado al gremio productor cárnico y lechero aún más pérdidas de las que ha desatado la crisis económica y social en Venezuela, ya sea por el encarecimiento de insumos dolarizados o por la imposibilidad de producir en condiciones óptimas.

Un ganadero del municipio Catatumbo reveló que en las unidades de producción ubicadas desde Encontrados, hasta el kilómetro 33, donde se encuentra una alcabala de la Guardia Nacional (GN), las pérdidas se ubican entre 10 y 25 cabezas de ganado por fundo en los últimos cuatro meses.

El abigeato para ellos ha sido frecuente y más con la crisis, aunque señala que el promedio semanal de semoviente sustraído tiende a incrementarse con la presencia de las bandas delictivas.

«Este es el eje más afectado. Todos los productores hemos sido hurtados o nuestros animales son sacrificados dentro de las unidades productivas», refiere el hombre sin poder dar su identidad. «Si se enteran de que uno dice algo sobre lo que ocurre, me convierto en blanco», dijo el ganadero.

Asegura que no saben identificar las bandas que los tienen con cada vez menos animales en sus rebaños. «Nadie sabe aquí quién es quién», afirma. Las asociaciones de productores en la zona no se han pronunciado de manera pública sobre el particular.

Añade el lugareño que la misma situación se vive en el eje que comunica Encontrados, la capital de Catatumbo, con Santa Bárbara de Zulia, municipio Colón.

Igual realidad padecen dueños de predios con ganadería ubicados en la carretera Norte-Sur, que conducen hacia esa jurisdicción en el Sur del Lago, donde estos grupos se establecieron y luchan entre sí.

Precisa el agroproductor que a estos fundos el ingreso lo hacen de manera forzosa y en horas nocturnas. Nadie puede negarse u objetar para evitar replesalias.

«Los cuatreros -denominados así los ladrones de ganado- saben quiénes somos nosotros y nuestras familias, conocen nombres, itinerarios y ocupaciones, pero nosotros no sabemos quiénes son ellos y es mejor no saberlo», agrega el ganadero.

El hombre hizo un llamado a Nicolás Maduro, y al gobernador de Zulia, Omar Prieto, quienes tienen la potestad de articular con la Fuerza Armada Nacional (FAN) para contrarrestar esta práctica que afecta la economía local.

Asegura desconocer cuál es el accionar en materia de seguridad y orden público del alcalde de Catatumbo, Wilmer Ariza, pues a juicio del afectado -y así coinciden sus colegas productores- «con el paso de los meses cada vez es más frecuete el extravío de vacas y novillos. En Catatumbo no gozamos de una política de resguardo en el campo», lamenta.

Hace dos semanas, en Santa Cruz de Zulia y las zonas rurales contiguas a esta parroquia del municipio Colón, los enfrentamientos recrudecieron.

Fuentes de seguridad aproximan que podría haber decenas de hombres sin vida, correspondientes a los factores subversivos, aunque los organismos de seguridad sólo han levantado cuatro cadáveres en las cercanías de Gato La Once y Caño La Yuca, toda vez que localizaron los cuerpos baleados y en estado de descomposición.

Uno de los asesinados estaba en una camioneta con municiones de guerra y un radio. Vestía prendas de camuflaje verde olivo y beige. Hasta la fecha no hay un balance oficial de los componentes militares. Sólo se sabe que la actuación en la zona recae en la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi) de Zulia.

Los productores y residentes indígenas cercanos a Gato La Once aseguran además que los «paramilitares», según han dicho sin poder confirmarlo, se comen los animales destinados a la ceba o para el ordeño.

En cualquiera de los casos, las carnes del Sur del Lago son el menú apetecido por los irregulares, quienes sustraen vacas para alimentar a sus filas ocultas en los caminos verdes cercanos al vecino país Colombia.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación 4.3 / 5. Votos: 3

DÉJANOS TU COMENTARIO