26.7 C
Caracas
lunes, 28 septiembre, 2020

Plataneros en Zulia aseguran estar en quiebra por la escasez de gasolina

Productores de plátano del municipio Francisco Javier Pulgar, estado Zulia, cuentan que por la falta de gasolina o gasoil las plantaciones se pierden durante las inundaciones. También se desvaloriza el patrimonio familiar, agotan sus ahorros y carecen las fuentes de empleo

-

San Carlos de Zulia.- Los productores dedicados a la producción de plátanos al sur del estado Zulia afirmaron que la falta de gasolina merma no sólo su capacidad de producción durante la pandemia por el nuevo COVID-19, sino que la crisis del desabastecimiento de carburante por parte de las autoridades venezolanas comienza a dejarlos sin patrimonio, sin ahorros y hasta sin empleados.

Los plataneros radicados en el municipio Francisco Javier Pulgar, en la zona Sur del Lago de Maracaibo, contaron cómo el agua contenida en las plataneras arruinó la producción sin posibilidad de acceder a combustible para encender los motores que las drenan. Las lluvias y los vientos también juegan en contra de los parceleros.

Fadel Guzmán Ruiz, de 51 años, explicó el 6 de agosto que sólo dos de las 8,5 hectáreas de su finca, ubicada en el sector La Burra Mocha, en la parroquia Simón Rodríguez las tiene productivas, es decir sólo un 23% de la platanera da frutos. El agua del río Mucujepe dejó la siembra en remojo. Él requiere 400 litros de gasolina para encender una bomba de 16 pulgadas para achicarla, pero no puede. Con el dinero de sus ahorros paga el salario a tres obreros y debe mantener dos hijos.

Guzmán afirmó que las autoridades le permiten tanquear 40 litros una vez por semana en la gasolinera de Guayabones, en el municipio Obispo Ramos de Lora, en Mérida. Esa cantidad de combustible lo consume su motocicleta en un traslado desde ese poblado hasta su parcela. “El agua nos tiene en bancarrota y el no tener gasolina nos tiene sin poder trabajar. No sabemos qué hacer ni a quién acudir, porque la única solución es comprar un litro de gasolina en 500 mil bolívares a los bachaqueros”.

LEE TAMBIÉN

- Advertisement -

La situación de Luis Elías Acevedo, de 47 años, es igual, produce la musácea (plátano) en el sector Canta Rana. Allí es delegado entre el gremio de parceleros. Indicó que el agua acumulada tiene 5 parcelas sumergidas en lodo. El agua se ha convertido en un pantano y las plantas están marchitas. Son bagazos que no rinden los verdes y agrandados frutos que proveen el sustento a 4.000 cultivadores en el valle platanero cuna del oro verde de Venezuela.

Elías dijo que en 5 parcelas, que suman 35 hectáreas, están en pérdida total. De esa cantidad, 5 hectáreas son de su propiedad desde hace 25 años, es el patrimonio de su familia y donde emplea 5 obreros. “Todo está perdido. Sin la gasolina para los motores ni para los camiones nos dejaron en la quiebra. La gasolina y la pandemia nos tienen en pérdida total”.

También denunció que los policías venden el combustible, porque son éstos quienes acceden a las gandolas que arriban al mayor municipio productor de plátano en la región zuliana. Dijo que no sólo deben pagar gasolina costosa sino que deben pagar en dólares los alquileres de maquinaria cuando al río Chama se le quiebran sus debilitadas márgenes. “Sólo queremos soluciones, es el alimento de nuestras familias el que está en juego, es nuestra vida del campo”, reclamó.

Ramón Moreno, con 47 años, también posee 10 hectáreas (unas 15 cuadras) y afirma que obtener gasolina se convirtió en una odisea debido a la corrupción de las autoridades. “Hay que comprarles cara la gasolina y muchas veces pagar VIP en la gasolinera de 4 Esquinas. La policía y la Guardia Nacional son quienes ejercen el control”, afirmó el platanero.

LEE TAMBIÉN

Moreno señaló que necesita gasolina para movilizar los gramíneos en un camión tritón y encender una bomba de 16 pulgadas. De la producción de su parcela dependen cuatro trabajadores, cuatro de sus hijos y su esposa. Dijo que sus ahorros se agotaron y que los empleados no se han ido a otras parcelas porque los incentiva con alimentos, mejoras de sueldo y traslados a pesar de las dificultades de movilización e inflación. “Y pensar que los alimentos son prioridad para un país y nuestro sector es el más marginado. No nos toman en cuenta, se olvidaron de nosotros”, lamenta.

Las fincas en ese municipio sólo operan al 20% de su capacidad, según promedia el gremio de cultivadores de plátano en la zona. Sólo les venden pocos litros en una estación de servicio y para no perder el resto de la plantación o los plátanos en pleno crecimiento, deben agotar sus recursos en la compra de gasolina en el mercado paralelo, que puede costar 2 dólares el litro.

Edgar Boscán, presidente de la Red de Productores Libres y Asociados (Repla), en el municipio zuliano, afirmó que el despacho de gasolina subsidiada no llega desde el 20 de marzo, por la imposibilidad de acceder a gasolina perdieron 10.000 hectáreas por las inundacione. Además, las 65.000 hectáreas que tienen siembras en Pulgar se ha perdido el 80% desde que el derivado del petróleo está restringido.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado