29.9 C
Caracas
martes, 22 septiembre, 2020

Pacientes crónicos de Paraguaná no tienen acceso a la gasolina

Los pacientes crónicos no tienen una estación de servicios donde les puedan atender, sabiéndose que se trata de pacientes que de perder su tratamiento la vida corre peligro

-

Punto Fijo.- “Yo lo que uso es una motico, con diez litros de gasolina puedo ir a mi tratamiento, por favor apiádese de mí”, gritaba entre sollozos Yasmely Ramírez, en la estación de servicios Extra Lago, ubicada justo frente a refinería Amuay, en la Península de Paraguaná la mañana de este jueves 6 de agosto. La mujer buscaba de ser atendida por funcionarios militares que custodian el lugar.

Un pequeño grupo de pacientes crónicos recorrieron las pocas estaciones de servicios que recibieron combustible este jueves en busca de abastecer sus tanques para poder acudir a colocarse los tratamientos, pero en ningún lugar eran atendidos.

Yasmely Ramírez, denunció el maltrato que ha sufrido en todas las estaciones de servicios sin ser tomada en cuenta. “De los tratamientos depende nuestra vida. Yo lo que tengo es una motico que me lleva a los tratamientos, porque no salgo a ningún lado. Tengo mis informes. Nosotros andamos con las defensas bajas, no podemos ir de bomba en bomba buscando quien se apiade de nosotros”, dijo.

LEE TAMBIÉN

Conductores trancan vías para exigir gasolina por segundo día en Guanare

Expresó que tiene dos meses operada como paciente oncológico y entre el grupo estaban pacientes de diálisis y embarazadas de alto riesgo, por lo que extendió un llamado al Gobierno regional a establecer un esquema que incluya a los pacientes crónicos porque de su tratamiento depende la vida. “Ahorita llegó un señor que se le había muerto la mamá en el campo y hasta se les arrodilló a los guardias para que le echaran gasolina, pero ni eso sirvió”, lamentó Ramírez.

Carmen García, está recién operada de una mama, es paciente oncológico y buscaba gasolina porque este viernes le toca la quimioterapia. “Los guardias nos dicen que por qué no mandamos a nuestros familiares a buscar gasolina y resulta que yo vivo sola con una nieta de siete años, porque mis dos hijas se fueron del país a trabajar o de lo contrario ya nos fuéramos muerto de hambre”, dijo.

Lamentó que enferma y con una cicatriz apenas curando la respuesta de la uniformada encargada de la estación de servicios haya sido:“Ahora todos si se están muriendo”. Al referirse sarcásticamente a las personas que tienen una emergencia de salud.

En ninguna estación de servicios les querían atender | Foto: Irene Revilla

Agresión a la prensa

- Advertisement -

Periodistas de varios medios de comunicación atendieron el llamado de los pacientes crónicos y al llegar al lugar, los uniformados intentaron impedir que tomaran fotografías y que estuvieran en los alrededores de la estación de servicios. Afortunadamente la población defendió el trabajo periodístico.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado