Llenadero de gas doméstico de Colón en Zulia es una promesa vacía

8

Santa Bárbara de Zulia.- Tan vacía como están los cilindros de gas doméstico en cada hogar de Venezuela es la promesa que hicieron personeros políticos del chavismo en el municipio Colón del estado Zulia, al plantear posibles soluciones al marcado déficit del servicio público que obliga, a cada vez más familias, a cocinar con leña en medio de la crisis económica y social.

Han transcurrido cinco años desde los primeros anuncios gubernamentales en los que líderes locales afectos al gobernante Maduro mencionaron un llenadero de gas desde donde serían abastecidos los cilindros. El Pitazo confirmó que aún la obra está inconclusa y por la que miles de ciudadanos padecen, porque en sus casas no tienen combustible para encender las hornillas.

A inicios de 2014, el proyecto de la construcción de una planta para el llenado de bombonas fue dado a conocer con bombas y platillos por la entonces alcaldesa de Colón, María Malpica Pinto. Lo remarcó a través de medios locales. Los ciudadanos creyeron las palabras de la docente y asentían lo que, según ella, se avecinaba.

Decía la regente: “Soñamos con poner en marcha este proyecto para atender la demanda en todo el eje Sur del Lago”, insistía una Malpica segura de que con apoyo del entonces presidente Hugo Chávez y para la época candidato Nicolás Maduro, podría ofrecer una alternativa, para no depender de la planta de gas ubicada en El Vigía, estado Mérida.


LEE TAMBIÉN: 

PARALIZACIÓN PARCIAL DE LLENADEROS EN ZULIA AFECTA DISTRIBUCIÓN DE GAS EN OCCIDENTE, LLANOS Y ANDES

Ese mismo 2014 llegó a Colón el almacenador ovoide color blanco y metálico donde se contendría el gas con que luego serían llenados los cilindros. Lo autorizó el Ministerio de Energía y Petróleo. Fue trasladado al interior de la hacienda La Gloria, unidad de producción expropiada por el gobierno de Chávez, ubicada a tres kilómetros de distancia de Santa Bárbara de Zulia.

Los obreros de la Alcaldía de Colón, adscritos al garaje municipal, limpiaron el área donde se edificaría el llenadero. De hecho, en una primera fase, albañiles e ingenieros civiles ejecutaron la cerca perimetral con enrejado de ciclón, pero no hubo avances. Por más de un año el proyecto se estancó ante los cambios en la gerencia de Pdvsa Gas Comunal, reveló una fuente a El Pitazo.

«En 2016, Malpica insiste en volver a enviar el proyecto hasta las oficinas de Petróleos de Venezuela en Caracas, con apoyo de asesores y padrinos políticos. Desde la capital ordenaron presentar evidencias del terreno y el adelanto de la obra civil en sitio. Los trabajadores del ayuntamiento volvían una y otra vez a limpiar la maleza y quitar las ramas que crecieron durante el tiempo de abandono», aseguró un extrabajador de la municipalidad.


LEE TAMBIÉN: 

CONSEJOS COMUNALES PIDEN AUTORÍA EN PLANTAS DE GAS DOMÉSTICO EN PORTUGUESA

Pasó otro año y la esperada obra del Sur del Lago no se concretó. Llegó el año 2017 y Blagdimir Labrador, actual alcalde, fue propuesto para suceder a la alcaldesa oficialista. Ambos eran amigos y representaban al Psuv, el partido oficialista que propulsó la reelección del cuestionado gobierno de Nicolás Maduro.

Apenas llegó al poder, Labrador buscó ingenieros en gas y otros de su entera confianza y reformularon el proyecto a través de la dirección de ingeniería. Ya no hablaba de impulsar el llenadero en la hacienda La Gloria, sino en las abandonadas instalaciones de Quesos Nacionales, CA (Quenaca), empresa que hace más de una década atrás cerró sus puertas y está situada en Santa Cruz de Zulia.

Prieto reafirma la promesa en un mítin

En mayo de 2018, en plena campaña electoral y faltando una semana para la reelección de Nicolás Maduro, -cuyo segundo mandato es hoy día cuestionado por más de 50 países- el gobernador de Zulia, Omar Prieto Fernández vuelve hacer eco de la promesa durante un mítin dirigido a la militancia roja congregada en el estadio Isaías Segundo Montiel. «En dos meses», según dijo, solventaría el tema del gas. Tampoco cumplió.

“Yo sé cuáles son sus problemas. Se lo que padecen, porque no tienen con qué cocinar… Para eso estamos montados en la solución. En dos meses este problema estará resuelto”, decía un Prieto que se creyó lo dicho por sus asesores. A su anuncio, los simpatizantes respondieron con aplausos y la frase «Chávez vive».

El 8 de julio de este año, el mismo gobernante chavista en Zulia anunciaba a medios regionales que los alcaldes serían los responsables de distribuir las bombonas de gas.

En Colón, el déficit de gas doméstico se acentuó en enero de 2019, luego de la maratónica campaña electoral de concejales del 9 de diciembre, donde los aspirantes a ediles buscaban votos y para diciembre de 2018 solventaron momentáneamente con gas provisto en municipios de la Costa Oriental del Lago en Zulia, donde establecieron enlaces, según contó el concejal Juan Parra.


LEE TAMBIÉN: 

BOMBONAS DE GAS SON VENDIDAS CON SOBREPRECIOS EN PLANTAS DE LLENADO DE CARÚPANO

A pesar de ese esfuerzo, la planta sigue sin ser culminada y las bombonas también escasearon, tanto en el llenadero del municipio zuliano Bolívar como en el ubicado Alberto Adriani, jurisdicción merideña.

Este mismo año, el presidente del Concejo Municipal, Kendry Paredes, publicó en su cuenta oficial de Instagram que, junto al alcalde Labrador, seguían buscando alternativas «para atender la demanda de gas doméstico», sin precisar avances del llenadero en la extinta Quenaca.

A poco menos de cinco meses para que 2019 culmine, la falta de gas es uno de los principales problemas del zuliano en el eje sureño. La única manera de conseguir gas es bachaqueado y su cotización es con pesos colombianos. Autoridades no informan sobre cómo esta práctica comercial se ejerce sin controles.

Los representantes de los consejos comunales emprendieron nuevos censos, hubo denuncias de bombonas extraviadas por varios meses en el sector Juan de Dios González que pronto será canalizada, según dijeron voceros de la mesa de gas en una asamblea.

Carmen Sánchez, ama de casa, dijo que la falta de gas no hubiese llegado a extremos si el poder político hubiese culminado la planta o llenadero que prometió. «Son gobierno y no tienen excusas», afirmó sobre la promesa vacía que tiene a los pobladores cocinando con métodos de antaño que, a su vez, atenta contra la salud.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación / 5. Votos:

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.

DÉJANOS TU COMENTARIO