Lara | Familiares de presas: «Han vomitado verde, se desmayan y no las trasladan»

Familiares de detenidas en los centros de coordinación policial de Barquisimeto denuncian que quienes presentan enfermedades no son atendidas ni trasladadas a un hospital, tampoco les entregan los medicamentos a las horas recetadas

133
Familiares de los detenidos en los centros de coordinación policial denuncian maltratos. Foto: cortesía

Familiares de detenidas en los centros de coordinación policial de Barquisimeto, en Lara, denunciaron que las enfermas no cuentan con atención médica oportuna ni tampoco con la entrega de los medicamentos a las horas recetadas por los galenos, de manera que la salud se deteriora cada día más.

«Una de ellas ha vomitado verde, otra tiene la hemoglobina en cinco, se ha desmayado varias veces y apenas el viernes (3 de septiembre) la llevaron al hospital, pero como necesita transfusiones la devolvieron hasta que sus familiares consigan la sangre», declaró uno de los denunciantes, quienes piden la visita urgente de la Defensoría del Pueblo.

Las personas que hablaron con El Pitazo quisieron resguardar sus identidades porque cada vez que alertan sobre las situaciones dentro de los centros de detención, las presas reciben castigos que van desde el robo de sus alimentos hasta golpizas por parte de los custodios.

Contaron que en el centro de coordinación policial de Fundalara, desde que cambiaron al director han recibido más maltratos. Aunque han pedido a gritos, literalmente, la presencia de quien dirige la institución, la respuesta de las custodias y coordinadora es que «está trotando» o no puede ir.

“Cuando les piden que les entreguen las medicinas a las horas estipuladas por los médicos, por ejemplo, en el caso de quienes sufren tensión arterial, las custodias les responden que ni que fueran familias de ellas, que se mueran, mejor», relató entre lágrimas otro familiar, quien dijo que para que cumplan los tratamientos también les piden dinero.

Otra situación irregular que alertan es que cada vez que alguien necesita un traslado la respuesta es que el Fiscal 13 no lo autoriza. «Nos quitan los récipes, dicen que el Fiscal 13 los manda a quitar, pero no es para mandarnos los medicamentos, no, todo eso se desaparece. Se han desaparecido hasta las órdenes de traslado y nadie responde», mencionó otro denunciante.

En Fundalara, las seis detenidas deben usar una letrina que está dentro de la celda. El fin de semana pasado todas tuvieron diarrea y el ambiente en tres metros por seis empeoró. Nunca hay agua, sino que deben utilizar las que llevan los familiares en pequeños potes que les dejan pasar una vez a la semana.

«De la letrina salen las ratas en las noches. Casi nunca las sacan a llevar sol y la mayoría espera audiencias”, aseveró la madre de una detenida.

Para las audiencias, como se ha denunciado en el resto de las cárceles y centros de detención del país, les piden gasolina a los familiares de los detenidos, sin embargo, no los llevan a la hora que deben estar en Fiscalía y vuelven a diferir las audiencias para fechas próximas. “Se ve de todo: piden dólares, gasolina, pero también ves cómo sacan la gasolina de las patrullas y nadie responde por eso”, dijo una de las denunciantes.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.