Lara | Esposa de víctima del Conas: «Lo apartaron de nuestro hijo y lo mataron»

Adreannys Lameda, esposa de David Mosquera, contó a Monitor de Víctimas que al joven se lo llevaron de su casa, ubicada en Aregue, estado Lara, sin mostrar una orden judicial. “David no quería abrirles la puerta [de la casa], pero ellos le dijeron que sino la abría le mataban al hijo”

1309
La familia de David Mosquera retiró el cuerpo en la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto el 29 octubre | Foto: Liz Gascón

Barquisimeto.– Un grupo de hombres armados, a bordo de dos carros particulares, sacó a David José Mosquera Pérez, de 34 años de edad, de su casa en el pueblo de Aregue, municipio Torres, estado Lara, la noche del 27 de octubre, según testigos del procedimiento. Horas después, el Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas) de la Guardia Nacional (GN) reportó en una minuta la muerte del joven en un presunto enfrentamiento con seis funcionarios de ese organismo.

Adreannys Lameda, esposa de Mosquera, contó a Monitor de Víctimas que al joven se lo llevaron vivo, sin franela y descalzo sin mostrar una orden judicial. “David no quería abrirles la puerta [de la casa], pero ellos le dijeron que sino la abría le mataban al hijo. Lo apartaron de nuestro hijo de tres añitos y lo mataron. El niño se quedó solo, llorando, pegando gritos”, lamentó.

Conductores vieron caminar a Mosquera por la carretera de Aregue escoltado por un carro rojo y otro blanco. La minuta indica que el joven estaba en la vía con otros sujetos para interceptar unos vehículos y hubo un tiroteo con los militares. A Mosquera le dieron un disparo en el pecho y no hay información sobre otros heridos o detenidos en el procedimiento. La familia de Mosquera niega que él se haya enfrentado a los funcionarios o que portara una escopeta, como lo señala la versión oficial.

“Yo no estaba en la casa en el momento que se lo llevaron, pero al llegar los vecinos me dijeron: “corre que a David se lo llevaron y lo metieron en la maletera de un carro”. Yo inmediatamente pedí una cola y llegué a un sitio donde estaba cerrado el paso por el Conas. Ahí estaban los dos carros que me habían descrito. Yo pedía razón de mi esposo y los funcionarios respondían que no sabían de qué hablaba, que ahí lo que había era un accidente de tránsito. Yo sabía que tenían a mi esposo, les preguntaba que dónde estaban los derechos humanos, la orden de arresto o de allanamiento”, agregó Lameda.

Víctima de torturas en la Dgcim en 2019: «Todavía estoy sufriendo las secuelas»

Mientras ella pedía información sobre su esposo en la carretera tomada por el Conas, el papá de Mosquera fue hasta una sede del organismo en Carora para conocer el paradero de su hijo. El señor estuvo en el comando hasta las 8:20 pm, media hora después, el cuerpo de su hijo fue ingresado a la morgue del Hospital Pastor Oropeza de Carora y luego lo trasladaron a Barquisimeto.

Según la minuta, Mosquera estaba solicitado por el delito de homicidio en el Tribunal Duodécimo de Control de Carora. “Una entrada [policial] no justifica una muerte. ¿Por qué le disparan alegando que él estaba solicitado? Él salió limpio en la revisión”, reiteró la viuda.

Exigen una investigación

La familia de la víctima denunció la presunta ejecución extrajudicial en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y ante el Ministerio Público (MP).

El hijo de Mosquera que presenció la llegada de los militares le ha contado a su familia que a su papá se lo llevaron hombres armados. “Él dice: ‘policías malos mataron a papi con esos pistolones’. Yo pido justicia, que se abra una investigación. Esa gente está matando a trocha y mocha en Carora”, sostuvo Lameda.

Mosquera vendía chivos en las carnicerías de Aregue y tenía once años radicado en ese pueblo. Deja cuatro niños huérfanos. “Todo lo que hablaba era de sus hijos y estaba entusiasmado porque iba a viajar al Zulia a trabajar y que se iba a ganar cien dólares para comprarle ropita a los muchachos”, recordó su pareja.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.