22.6 C
Caracas
miércoles, 18 mayo, 2022

Lara | En La Mora no pueden lavar la ropa por falta de agua

“¿Cómo podemos prevenir el COVID-19 si cuando llegamos de la calle no podemos lavar la ropa como recomiendan los especialistas? Tampoco podemos lavarnos las manos de forma constante, porque sencillamente no hay agua”, reclaman los habitantes de La Mora, en el estado Lara

-

En el sector La Mora de Palavecino, en el estado Lara, el servicio de agua por tuberías es intermitente, sus vecinos han protagonizado protestas, pero hasta ahora las promesas de Hidrolara no se han cumplido ni de las autoridades municipales, quienes no visitan la zona desde que estaban en campaña por elecciones.

“Aquí hacemos milagros para sobrevivir, particularmente tengo tres semanas sin lavar ropa, y se debería lavar cada vez que uno sale como prevención del COVID-19 y llegar bañándose con mucha agua y jabón, pero eso es imposible”, refiere María Milagros Rodríguez.

LEE TAMBIÉN

Surgen protestas creativas en Lara ante la escasez del agua

Sumado a esto, existen botes de agua que no han sido reparados desde hace más de cuatro años. “Hidrolara informó que no tenía recursos para demoler la acera y sustituir los tubos para arreglar el bote de agua”, dijo María Méndez, con relación a la pérdida constante de agua en la entrada de la urbanización Los Bucares.

Otro de los inconvenientes que han denunciado los vecinos del municipio Palavecino, está relacionado a las maniobras que ejecutan por parte de Hidrolara para la distribución de agua en las comunidades, puesto que dependen de una persona que abre y cierra las llaves de paso, supuestamente, según una programación.

“Supongo que ahora con este problema de la gasolina y la falta de electricidad es difícil que un maniobrero haga su trabajo con eficiencia”, declaró Leonardo Rodríguez.

Aprender a rendir el agua

En promedio, los conductores de cisternas cobran tres dólares y medio por cada mil litros de agua. Sin embargo, algunos piden más dinero en vista de la escasez de gasolina.

Este es el chorrito de agua que está llegando este domingo 27 de septiembre a la urbanización Villa Mora. Foto: Cortesía vecinos

“En mi caso mi tanque es de dos mil litros, me dura exactamente una semana. Somos una familia de tres: un adulto, un adolescente y un niño”, explicó Angie Martínez, quien mencionó que para rendir el agua, usan también la que cae del aire acondicionado.

“El agua nos falta a todos en la Mora y no todos podemos pagar cisternas”, agregó Carmen Freitez.

Cuando llueve, varios vecinos no solo han salido a recoger agua, sino que se han bañado debajo del aguacero, como una fiesta y un recuerdo lejano de una regadera que hace tiempo dejó de funcionar.

“Soy adulta mayor jubilada y he aprendido en estos tiempos a reciclar el agua. Con el agua que cae de la ducha bajo la poceta. El agua de lluvia o del aire la uso para limpiar el piso, regar plantas y limpiar la casa”, detalló Gladys Antequera, de 65 años.

Antequera, aunque tiene un tanque aéreo, no lo puede utilizar porque el agua cuando llega tiene poca presión y no sube, mientras que a los cisterneros no les gusta llenar estos tanques, como dijeron otros vecinos, porque dicen que “pierden tiempo”, entonces solo venden agua a quienes tienen subterráneos.

“Me he visto obligada a comprar envases plásticos para almacenar agua… Pago al día a Hidrolara a pesar de tener pésimo servicio”, declaró a El Pitazo.

En carretilla buscando agua

Beatriz Pérez vive en Villa Mora, tiene 59 años y en ocasiones debe pedir auxilio a sus vecinos para llenar botellones de agua. Junto a su hijo buscan el agua a pie y regresan con los envases en una carretilla que les presta un amigo. 

Este domingo 27 de septiembre, después de un mes sin ver llegar agua por tubería, comenzó a caer una gota con poca presión, en esta zona. “Esperaremos a ver por cuánto tiempo llega y qué logramos llenar”, dijo con resignación.

LEE TAMBIÉN

Lara | Paciente oncológico fallece durante el ruleteo entre centros de salud

Mercedes Castillo, de la urbanización Piedra azul, reafirma que el agua, las pocas veces que llega, no tiene presión suficiente para llenar los tanques.

“El deber ser es que el gobierno invierta en todo lo necesario para tener el servicio las 24 horas del día y nosotros pagar por el consumo por vivienda”, opinó.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a