La calamidad detrás de los apagones en Machiques

33

Machiques.- Durante estos días y noches era común ver a las familias desfilar hacia los porches y patios de sus casas con colchonetas y chinchorros para buscar un rincón y tratar de batallar con las altas temperaturas en el día y en las noches intentar dormir con tanto ruido de alarmas, gritos, plantas eléctricas incluso hasta disparos.

En cuanto a la salud, es importante dirigir la atención urgente hacia los pacientes que padecen enfermedades crónicas, como diabetes, fallas renales e hipertensión, ya que necesitan irremediablemente agua y luz para poder sobrellevar correctamente sus tratamientos, además de un estado mental relajado (en el caso de los hipertensos), algo que últimamente no tiene la mayoría de los pacientes crónicos en el país.


LEE TAMBIÉN: 

MADURO ANUNCIA PLAN DE RACIONAMIENTO ELÉCTRICO DE 30 DÍAS

Nervis Urdaneta, habitante del sector Tinaquillo, relató la difícil situación que atravesaron durante y después del segundo apagón nacional.

La mujer informó que su esposo es diabético e hipertenso.  Hace poco le amputaron el dedo del pie izquierdo y está recién operado; tenía infección en el pie, no podía pasar calor por la proliferación de bacterias.

“Imagínese cómo fueron esos días y noches, nos encontramos acá en el hospital de Machiques, lo están atendiendo porque hay que atenderlo inmediatamente, van a hacerle una transfusión de sangre y me acaban de decir que hay que amputarle completamente el pie. De verdad que nuestras noches y días fueron de espanto y terror, mucho calor, durante esos días estuvo con fiebre”.

«Los días que estuvimos sin luz nos tocó sacar la cama para el porche, porque él no conseguía acomodo en una silla de extensión. Cada cinco minutos había que cambiarlo de sitio y lugar, era la misma incomodidad, el desespero que tenía de las altas temperaturas. A las 3:00 de la madrugada lograba dormir unas horas. Realmente estar sin luz quién descansa además de estar enfermo».

La mujer describió que ella ha estado muy mal, he sufrido crisis histérica, «de vivir esta situación eléctrica y ver la agonía que mi esposo ha tenido que pasar desde el lunes a partir de las 5: 20 de la tarde».

“Vivimos días de terror, ahora con esta noticia que deben amputarle el pie completamente los gastos se incrementan. Tuve que traer todo al hospital de Machiques, tensiómetro, termómetro, yelco, adhesivos y antibióticos, porque aquí no hay nada”.

Por su parte, Gladys Álvarez describe el drama que vivió sin luz en Machiques. “Días terribles, el sol ha estado inclemente en la zona; en el día mis vecinos y yo pasamos sentados debajo de una mata. Mi vecina durante estas 72 horas sin electricidad para ella fueron días de terror. Ella tiene una beba de ocho meses, todas estas noches lloró muchísimo, pasaba toda la noche paseando y meciendo a la niña para que pudiera dormir algunas horas en las noches”.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.