Jubilada de la FAN: “26 años de servicio y no he podido vacunarme”

Fulvia Ramírez es una mujer de 76 años que dedicó 26 años a la Fuerza Armada Nacional (FAN) en el estado Falcón. Pese a ello, lamenta no haber sido tomada en cuenta para vacunarse contra el coronavirus

190
Fulvia Ramírez espera que la vacunen contra el COVID-19. Foto: Irene Revilla

Punto Fijo.- Fulvia Ramírez vive en una humilde casa en el municipio Carirubana del estado Falcón, al occidente de Venezuela. Tiene 76 años y es jubilada de la Fuerza Armada Nacional (FAN). A pesar de su edad y trayectoria, aún no ha recibido el mensaje para vacunarse contra el COVID-19.

«Yo espero que me vacunen porque es una enfermedad peligrosa. Yo soy una persona de la tercera edad y no he sido tomada en cuenta. Tengo el carnet de la patria y mi hija me anotó en varias listas por internet, pero nada que salgo. Ya hemos sabido de gente joven a la que han vacunado», dijo.

Su primer y único trabajo fue como asistente de oficina y se dedicaba a sacar las inscripciones militares en su ciudad, en la Prefectura municipal, cómo nómina de la FAN. Estuvo 26 años en este puesto, en el que recuerda haber empezado el 1 de marzo de 1980 y su primer sueldo fue de Bs. 1.350, con el que compraba comida, medicina para sus padres y mantenía a una sobrina que crió como su hija.

LEE TAMBIÉN

Falcón | Productores de Dabajuro pierden 24.000 litros de leche a la semana

«En ese momento el sueldo era otra cosa; uno ganaba y eso alcanzaba para todo y vivía medianamente cómoda. Hoy no me toman en cuenta ni para la vacuna del coronavirus», lamentó.

Ramírez ya tiene 76 años y vive en la misma casa, que se ha ido deteriorando al igual que la calidad de vida de esta mujer, quien en mayo de 2021 recibió una pensión de jubilación de Bs. 25.000.000, equivalente a menos de 10 dólares, dinero que no le alcanza para comprar la comida ni los medicamentos que debe tomar tras haber sufrido un Accidente Cardiovascular (ACV) hace 11 años.

Fulvia Ramírez es muy conocida en Punto Fijo. Pese a que tiene unos 14 años jubilada, la gente no deja de preguntar por ella a sus familiares. Se ganó el respeto y el cariño de la mayoría por su bondad y calidad de servicio durante los largos 26 años que estuvo trabajando como asistente de la FAN tramitando inscripciones militares; proceso que era un requisito indispensable para adquirir un empleo y para ingresar a la universidad.

Recuerda que además orientaba a las personas para tramitar otros documentos y así se ganó el respeto y el cariño de la mayoría. «Siempre me llevaban dulces, cualquier cosa. La gente siempre me agradecía cualquier favor». Recordó que al principio viajaba a la capital de Falcón para cobrar su sueldo, pero con el tiempo logró hacerlo por vía bancaria. 

Con su salario le dio estabilidad y comodidad a su familia; ahora necesita de los suyos para poder mantenerse y costear todos los medicamentos. «Ya yo no sé cuánto valen las cosas; cuando uno se encierra en su casa después de jubilado lo que quiere es descansar, tener las cosas diarias porque uno trabajó tanto por eso, pero la realidad es otra. A veces no hay ni para comer».

LEE TAMBIÉN

Falcón | Pobladores de Chichiriviche denunciaron agresiones de dueño de E/S y la GN

Fulvia Ramírez espera que la vacunen porque sabe que el coronavirus es una enfermedad muy fuerte y que su familia no va a poder costear todos los gastos que representa. Por tanto, se cuida con el uso del tapaboca, gel antibacterial y el ingreso de solo familiares directos a su casa.

El Gobierno regional, a través de la Secretaría de Salud, informó en sus redes sociales que la segunda fase de vacunación arrancó para aquellos menores de 60 años, que serán avisados a través de un mensaje de texto para que acudan al centro asistencial que les asignen.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.