26.1 C
Caracas
jueves, 1 octubre, 2020

Ingeniero petrolero murió dentro de un carro esperando atención médica en Paraguaná

Pedro Suárez era superintendente de contratos del Complejo Refinador Paraguaná de Pdvsa, pese a ello no contó con una ambulancia para los traslados ni con un cupo en algún centro clínico privado para la Unidad de Cuidados Intensivos. La familia Suárez peregrinó la salud pública de Punto Fijo hasta que Pedro murió dentro de un carro

-

Punto Fijo.- El ingeniero Pedro Suárez, un hombre que entregó más de 13 años de servicio a la industria petrolera, falleció la tarde del martes 18 de agosto dentro de un carro en las afueras de la emergencia del principal hospital de Paraguaná luego de esperar aproximadamente hora y media por atención médica. Su cuerpo estuvo cuatro horas y media en el vehículo porque lo trataron como posible caso de COVID-19 y nadie quería tocarlo ni acercarse.

La causa de muerte que certificaron los médicos de guardia fue un infarto por una insuficiencia respiratoria a causa de posible COVID-19. La familia contó a El Pitazo lo que vivieron durante varios días con el paciente, que aunque tenía prueba rápida negativa, los médicos del Hospital Doctor Rafael Calles Sierra se negaron a ingresarlo a la Unidad de Cuidados Intensivos y se les murió en el carro esperando una respuesta del equipo de guardia.

LEE TAMBIÉN

Ciclistas de Maracaibo proponen ciclovías y educación para evitar tragedias

Los hermanos del ingeniero, Edwuard y Evelexis Suárez, en representación de la familia contaron que su hermano comenzó el sábado 15 de agosto con un dolor en la espalda y pensó que se trataba de un lumbago. Se automedicó y eso le causó una reacción alérgica. Desde el lunes, un día antes de su muerte, fueron a varios centros de salud donde lo trataron como un caso de alergia, pero el martes 18 empeoró con fiebre alta, dificultad para respirar, dolor en los pulmones y poco dolor de cabeza.

Lo llevaron al hospital centinela de Punto Fijo, hospital Doctor juvenal Bracho, en el que le estabilizaron la respiración con oxígeno y lo refirieron al hospital Doctor Rafael Calles Sierra para ser intubado en la Unidad de Cuidados Intensivos. Al llegar, les pidieron una prueba rápida de COVID-19 y una placa, sin revisarlo ni ingresarlo al triaje respiratorio. Los hermanos lo llevaron al Centro de Diagnóstico Integral Adolfo Martínez Guzmán, ubicado en la avenida Jacinto Lara, donde le practicaron la prueba rápida que resultó negativa.

Con los estudios en mano, los hermanos llevaron nuevamente al trabajador petrolero al hospital Doctor Rafael Calles Sierra, donde recibieron los documentos, pero se negaban a ingresar al paciente por ser sospechoso de COVID-19.

Los hermanos abrieron las puertas del carro y decidieron dejarlo acostado en el vehículo estacionado en la emergencia del hospital, bajo un extremo calor y en espera de que los médicos decidieran qué hacer con el paciente.

LEE TAMBIÉN

Familiares denuncian que las Faes asesinaron a comunicador popular en Cabimas

- Advertisement -

Luego de hora y media y con la saturación de oxígeno muy alta, el paciente presentó un paro respiratorio, fue cuando una doctora salió del hospital con la indumentaria para atender pacientes con COVID-19 e intentó reanimarlo.

“Esos fueron los diez minutos más largos de mi vida. Me tocó manipular la bomba manual mientras la doctora le hacía reanimación en el pecho, nadie más salió, a nadie más le importó que una vida se estuviera desvaneciendo en la entrada del hospital. Llegó el momento en que la doctora me preguntó la hora y fue cuando supe que mi hermano había muerto”, dijo entre llantos Edward Suarez. Pedro falleció a las 5:35 de la tarde del martes 18 de agosto.

El cuerpo estuvo cuatro horas dentro del carro

El carro de su propiedad, que había sido la ambulancia de Pedro, permaneció con el cuerpo dentro por cuatro horas, hasta que la funeraria se hizo cargo y cumplió con los protocolos para remover el cadáver como caso sospechoso de COVID-19.

A las 11:00 pm, pudieron llevar el cuerpo al cementerio Virgen de Coromoto y darle cristiana sepultura. Ni gobierno regional ni municipal desinfectaron el vehículo ni tomó en cuenta la familia de Suarez para tramitar los protocolos contra el COVID-19 luego de la muerte del exsuperintendente de contratos del Complejo Refinador Paraguaná de Pdvsa.

LEE TAMBIÉN

Zulia | Alcaldía de Maracaibo devuelve tres hoteles donde atendían pacientes con COVID-19

Pdvsa no respondió tiempo

El hermano de Pedro contó que, al principio de la enfermedad, lo llevó a la sede Cardón donde fue orientado por la médico industrial para que lo llevara a un centro centinela para atenderlo, aunque se intentó gestionar una ambulancia, tampoco fue posible ni lograron el cupo en la Unidad de Cuidados Intensivos de alguna clínica de la ciudad.

La familia de Pedro exige justicia y apoyo de la colectividad en lo que califican de negligencia y falta de humanidad.Foto: Irene Revilla.
Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado