18.1 C
Caracas
sábado, 10 abril, 2021

Habitantes de Cumarebo piden control sobre planta desalinizadora

-

Coro. A 30 minutos de Coro se encuentra Cumarebo, un pequeño puerto que a través de una canción popular es conocido como “la perla de Falcón”.

Este pueblo pesquero sufrió con más crudeza el apagón nacional.

Sus habitantes vivieron un calvario de más de 105 horas sin energía eléctrica y sin agua, que comenzó la tarde de ese jueves 7 de marzo y no culminó hasta pasado el mediodía del martes 12 de marzo.


LEE TAMBIÉN: 

ANCIANOS EN MARACAIBO INTENTAN DESDE HACE DOS DÍA COBRAR LA PENSIÓN

La cámara de comercio del municipio estimó que las pérdidas superan los 120 millones de bolívares.

El pequeño restaurant que maneja Leonora Hernández, junto a su padre, fue uno de esos negocios afectados. Al cuarto día del apagón los insumos alimenticios comprados amenazaban con perecer.

“Me entró un desespero, tuvimos que regalar una parte, la otra cocinarla entre todos los vecinos y comérnosla, para al menos evitar que se nos dañara”.

- Advertisement -

Sin embargo, la inversión para el negocio no se recuperó.

Sin agua

Finalmente llegó la luz, pero no el agua. Cumarebo padece desde hace tiempo una crisis en todos los servicios, la más grave y profunda necesidad es el agua.

Hace más de un año los sectores del centro de la localidad dejaron de recibir agua por tubería, pero habitantes refieren que hay otros sectores como El Cerro, José Gregorio Hernández, Altavista, entre otros, que suman más de una década sin este servicio.

Esta situación fue parcialmente atendida con la instalación de una planta desalinizadora a principios del 2018, aunque no entró en funcionamiento hasta agosto de ese año, cuando por iniciativa de los propios ciudadanos que, con sus propios recursos, colocaron los tubos que faltaban y así pudieron tener acceso a agua potable.

Sin embargo, la bondad de la desalinizadora ya mermó. En horas de la mañana de ese mismo jueves, día que comenzó el apagón, un grupo de ciudadanos de Cumarebo llegó hasta la sede de la Gobernación del estado Falcón con una petición: el control de la planta desalinizadora.

Custodios de la desalinizadora

Hendrick Hernández, proveniente de Cumarebo, comentó que en la carta solicitaron el apoyo para buscar soluciones a esta grave problemática y en la que se ofrecen para ser custodios de la desalinizadora.

«La gente está haciendo milagros para poder subsistir, la situación es fuerte, a veces llegan camiones de Coro, pero no son suficientes para abastecer el municipio”, djo.

El ingeniero Rolando Pérez, también habitante de la población, explicó que la planta en cuestión dejó de funcionar a finales de diciembre, se dañó una de las bombas y necesitan mantenimiento.

Pdvsa es la encargada de pagar por ese mantenimiento que hace a través de una contratista, pero a su vez esta responde a los ciudadanos que la empresa petrolera no les ha cancelado y por tanto no pueden hacer su labor.

“Estamos en una situación crítica, padeciendo por agua hasta para poder beber. Un camión te vende 1.000 litros de agua en 25.000 bolívares, está claro que no todos pueden pagar eso. La gente está tomando agua de las quebradas para poder subsistir, esa no es agua potable”, aseveró Pérez.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado