Habitantes de Cojoro denuncian que están desasistidos por el gobierno

Más de 1000 familias del pueblo de Cojoro en la parroquia Alta Guajira, denuncian que están desasistidos por el Gobierno nacional, regional y municipal. Desde hace dos años no circula un camión cisterna de la Alcaldía de la Guajira por la zona

78
La comunidad de Cojoro carece de todos los servicios públicos pero sus habitantes hacen magias para seguir sobreviviendo esta crisis que afecta a este pueblo originario de la Guajira

Los estudiantes de las diferentes instituciones educativas de la parroquia Alta Guajira, en el estado Zulia, llevan un litro de agua para hacer los alimentos en las escuelas. Los ciudadanos de la región manifestaron que carecen de todos los servicios públicos, pero uno de los problemas que más asfixia a este pueblo indígena es la falta de agua porque desde hace dos años no reciben atención por del Gobierno de la región.

En la Unidad Educativa Dalia Durán, ubicada en la población de Cojoro, los niños reciben clase en el piso por la falta de pupitres en la institución, no cuentan con baño, la infraestructura se está cayendo a pedazos y desde hace más de un año no reciben una gota agua por los camiones del gobierno.

 Ante el alto costo de los pasajes en esta región de la Guajira venezolana, varias escuelas han cerrado sus puertas por el ausentismos de estudiantes y maestros. Porque el precio del pasaje es de 15.000 pesos colombianos que equivalen 300.000 bolívares.

LEE TAMBIÉN

INDÍGENAS SE QUEJAN POR EL AUMENTO INCONSULTO DEL PASAJE EN AMAZONAS

 Isnelia Urdaneta,  docente de la escuela Dalia Duran, manifestó que están trabajando con las uñas: “Como pueden ver no contamos con pupitres, con agua potable, la infraestructura está malísima, nosotros sufrimos bastante por la falta de agua; los niños traen de sus casas un litro de agua para el consumo diario porque el precio del agua es en pesos colombianos. Desde hace más de un año no vemos pasar un camión de la alcaldía surtiendo agua en esta parroquia que está en un total olvido”.

“El agua cuesta aquí cuesta 30.000 pesos, la luz funciona cuando hay gasoil, la salud a medias porque el ambulatorio no cuenta con medicamentos, en esta parroquia no figuran las monedas venezolanas. Aquí simplemente sobrevive el que tiene peso. No podemos hablar porque nos amenazan y nos tildan de opositores”, denuncia Ana María, pobladora de la comunidad de Cojoro.

Esta parroquia es habitada por el pueblo indígena Wayuu en su totalidad que se dedican a la pesca, a la ganadería y al pastoreo. El 90% de los ciudadanos de la región cruzan la frontera en busca de alimentos, medicinas y enseres porque según les sale más económico en el municipio de Maicao-Colombia.

“Prefiero ir a Maicao a buscar la comida de mis hijos porque me sale más económico allá porque aquí nos venden las comidas venezolanas en pesos colombianos. Nosotros somos un pueblo desasistido por el gobierno de Nicolás Maduro; sólo nos miran cuando hay elecciones en el país”. Señaló un habitante del sector, quien pidió el anonimato. 

Ante la falta de pupitres en las instituciones educativas los niños reciben clases en el piso

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO