24.4 C
Caracas
jueves, 24 septiembre, 2020

Falta de combustible afecta en 80% producción de plátano en Zulia

En la red de productores libres y asociados del municipio Francisco Javier Pulgar denuncian que desde marzo están sin gasolina ni gasoil y que las limitantes de la ZODI-Zulia les impiden trasladar fertilizantes hasta los sembradíos

-

Santa Bárbara de Zulia.- La falta de combustible lleva tres meses sin permitirles a los productores de plátano del municipio zuliano Francisco Javier Pulgar movilizar su rubro, o al menos encender las bombas de achique que drenan el agua acumulada por las lluvias sobre parte de sus cosechas. Esta calamidad se suma a las restricciones que los componentes militares imponen para que desde el interior del país se movilicen fertilizantes, lo que ha mermado en un 80% la siembra del denominado «oro verde».

La situación la expone Edgar Boscán, presidente de la Red de Productores Libres y Asociados (Repla) del municipio Francisco Javier, quien este lunes 3 de agosto reiteró a El Pitazo que los entes gubernamentales no atienden el clamor del gremio, pues requieren gasolina o gasoil para seguir produciendo el comestible que consumen los venezolanos. Sin estos combustibles —agrega— la actividad productiva de unos 4.000 pequeños y medianos parceleros está en riesgo, según sus estimaciones. Las pérdidas se acentúan en medio de la pandemia por el COVID-19.

LEE TAMBIÉN

Cabo Verde: país donde está Alex Saab tiene pocos casos de COVID-19

Boscán refiere que desde marzo no disponen del despacho de gasolina subsidiada y esto afecta la movilización del plátano cosechado, de los trabajadores a las unidades productoras, y restringe en todo caso la movilización de los insumos y alimentos, el pago de nóminas y la asistencia técnica. 

Calculan que son 65.000 las hectáreas sembradas que están en un 20% de su margen productivo y unas 10.000 se cuentan como pérdidas por las lluvias. También se ven limitados para comprar los repuestos o hasta comercializar las pesadas. La única manera de tener gasolina es comprándola en el mercado negro.

- Advertisement -

“Nuestro problema acá es que la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi), se ubica en Maracaibo y tenemos muchas imposibilidades para trasladarnos hasta la capital del estado solo para consignar una lista. El ciudadano Rafael Bracho, secretario de asuntos agropecuarios de la Gobernación, no atiende a los pequeños y medianos productores. La última vez que vino a Pulgar fue a dar un respaldo político al alcalde Luis Urbina y solo se reúne con una minoría de productores, pero no lo hace con nuestro gremio, que agrupa a unos 720 plataneros y vela por miles de productores de la musácea (plátano)”, revela Boscán.

Restringido el fertilizante

Boscán suma a la imposibilidad del carburante el cada vez más reducido despacho de fórmulas con úrea para dar mantenimiento a los sembradíos. Dice que cuentan 15 días a la espera de una gandola que tiene capacidad para 600 sacos de 50 kilogramos, lo que equivale a 30 toneladas de fórmulas con las que abonan la tierra y las plantas.

«No es el coronavirus el que nos va a matar, sino el hambre”, sentencia. También llenan listados y afrontan limitaciones para que la ZODI-Guárico les permita movilizar un cargamento con herbicidas.

“Acá a los enchufados les venden fertilizante colombiano desde la Alcaldía. Pero solo a un grupo. Ellos sí lo pueden traerlo desde otro país y pasan como si nada y nosotros tenemos que sufrir tratando de traerlo desde el interior del país”, afirma el dirigente.

Jesús Duarte, un parcelero de 25 años que tiene siete hectáreas en una finca ubicada en el sector Santo Domingo, cerca de un sector llamado El Ranchón, dice que además de la falta de gasolina, que cancela a razón de dos dólares el litro en el mercado especulativo, debe arriesgarse y buscar aún más dinero para comprar las fórmulas de fertilización en la ciudad de El Vigía, capital del municipio Alberto Adriani, en Mérida.

Su unidad productiva en plena pandemia labora a un 10% de su capacidad y aún así debe cancelar el salario de cuatro trabajadores con incentivos para evitar que se marchen del predio. “Esto cada día es más insuficiente y menos rentable. Debemos seguir batallando y no sabemos qué pasará en unos meses más”, revela Duarte a El Pitazo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado