26.7 C
Caracas
domingo, 29 noviembre, 2020

Falcón | Policía jubilado creó un fogón que reduce la humareda de la leña

De forma empírica y solo viendo algunos tutoriales y hornos construidos por otras familias en Coro, fue como Eloy Francisco Castro, policía jubilado, emprendió la tarea de construir un fogón artesanal con barro arcilloso para cocinar a leña sin perjudicar a sus vecinos con el humo

-

En los periodos de mayor vulnerabilidad es cuando se comprueba el grado de madurez y de respuesta de toda una sociedad. Eloy Francisco Castro Rosillo, policía jubilado, es un ejemplo de ello. Quedarse sin gas doméstico, hace más de ocho meses, le hizo plantearse qué hacer para cocinar y no pasar hambre.

Como la mayoría de los venezolanos, la primera opción fue una cocina eléctrica de una hornilla, pero debido a los constantes apagones en Coro, capital del estado Falcón, comenzó a utilizar leña en el patio de su casa. Sin embargo, la humareda afectó de inmediato su salud y la de sus vecinos.

La ansiedad se apoderó de Eloy Francisco, quien vive con su esposa. Dos de sus hijas emigraron y la tercera ejerce como médico en la ciudad de Punto Fijo. Durante seis meses estuvo pensando qué hacer, hasta que llegó la solución a su mente y tuvo un Plan B.

Como hombre de una fe inquebrantable aceptó que la necesidad le puso en el camino la posibilidad de construir un fogón artesanal para cocinar, por lo que comenzó a ver tutoriales en internet y después visitar familias que ya habían construido el suyo.

Con materiales donados construyó desde cero la cocina con dos hornillas, un horno y una parrillera que es alimentada con leña, debido a la falta de gas doméstico en Falcón | Foto: cortesía Eloy Castro

“Había decidido que edificaría una cocina, con su horno, estufas y parrillera, además de una barra donde colocar los utensilios después de hacer la comida. La idea era tener en qué cocinar, no pasar hambre y eliminar el humo”, reiteró.

LEE TAMBIÉN

Vecina obligada a cocinar con leña: «Comer no es opcional, es una necesidad»

- Advertisement -

Menos humo

Eloy Francisco Castro Rosillo explicó que el nuevo sistema de horneado y cocinado resulta menos perjudicial para el medio ambiente, porque el vapor o humo que suelta la leña sale con menos impacto, a través de un tubo de gandola que encontró en la quebrada cerca de donde vive, en la urbanización Josefa Camejo, mejor conocida como las casitas de los policías.

“Este tubo funciona como condensador cuando se produce la cocción de los alimentos por lo que lo ubiqué en la zona superior del horno para que no dañe a los vecinos», mencionó.

La inversión fue mínima ya que la mayor parte de lo que necesitó fue donado. Solo pagó diez dólares por los ladrillos de adobe que utilizó para armar el esqueleto de la cocina y el techo, mientras que la leña la sacó de un árbol caído.

Eloy Francisco contó a El Pitazo que las dos estufas se la regalaron y la parrillera la hizo él mismo. Después de dos meses, la cocina está casi lista y en uso, solo le faltan retoques de pintura y adornos en la superficie que bordea el horno.

Así construyó Eloy Castro su cocina ecológica. La necesidad le obligó a ver tutoriales para su elaboración porque tenía que cocinar para no pasar hambre | Foto: cortesía Eloy Castro

Por pandemia suspendió planes de viaje

Eloy Francisco, quien fue funcionario policial por 27 años, admitió que nunca pensó tener la necesidad de construir un fogón artesanal, ni tampoco ver cómo su familia se dividía.

“A principios de año mi esposa y yo teníamos todo listo para viajar a Chile a ver a una de nuestras hijas que estaba embarazada y pensamos que podríamos estar allá para ayudarla. Vino la pandemia, la cuarentena y los planes cambiaron, solo conocemos a nuestro nieto por fotos”, expresó Eloy Francisco.

El creador de la cocina que podría llamarse ecológica, viene de una familia numerosa y unida a la que le gusta reunirse de vez en cuando y compartir grandes comilonas, lo que seguro harán cuando se inaugure formalmente el fogón.

Así quedó el fogón que hizo el expolicía | Foto: Eloy Castro

Castro Rosillo reconoció que el uso de la leña para cocinar es solo un paliativo ante la coyuntura de no tener gas doméstico. Advirtió que esto no debe convertirse en una costumbre, ni en un permiso para que el Gobierno no actúe y solucione las fallas en los servicios públicos.

“El COVID-19 nos ha mostrado nuestras debilidades como sociedad, por ello lo mejor que podemos hacer es ser creativos, y ¿cómo sacar lo mejor de nosotros? pues no queda de otra que ponerle buena cara al mal tiempo, porque no será eterno lo que nos pasa y el gran reto es superar las dificultades”, opinó y a la vez aconsejó, a sus semejantes.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado