22.1 C
Caracas
domingo, 26 junio, 2022

Falcón I Familiares exigen búsqueda de embarcación Santo Amaro II desaparecida el #4May

Las autoridades han hecho un plan de búsqueda aéreo y marítimo, pero los familiares dudan de ello. Además, piden que se investigue al dueño de la embarcación porque hay muchas cosas que no ha explicado

-

Coro.- Las ganas de encontrar a sus familiares vivos no les deja perder la esperanza y la fe a los dolientes de los cinco tripulantes de la embarcación pesquera Santo Amaro II, la cual salió de Las Piedras en el estado Falcón, el pasado 4 de mayo, y fue reportada como desaparecida siete días después.

Cuando faltan 10 días para cumplirse un mes de la última comunicación que sostuvo el dueño de la embarcación con la tripulación, en la población de Las Piedras, una comunidad donde queda el puerto pesquero más grande de la Península de Paraguaná, se corrió la información de que habían hallado a la tripulación de una embarcación que había quedado a la deriva hace unos 15 días.

Esto, sin duda, avivó las esperanzas de la familia de los cinco tripulantes de Santo Amaro II, quienes llegaron corriendo y desesperados al muelle donde está una oficina del Instituto Nacional de los Espacios Acuáticos (Inea). Funcionarios a cargo del instituto les informaron que habían sido rescatados a unas 18 millas de Punta Jacuque, pero se desconocía de quiénes se trataba, igualmente había que esperar que la embarcación llegara remolcada a la 1:00 pm aproximadamente.

En los alrededores de la oficina estaban concentradas unas 20 personas que rezaban, oraban, contaban anécdotas de los pescadores y, sobre todo, se apoyaban cuando el nudo en la garganta aparecía de solo pensar que serían sus dolientes. Cada cierto tiempo se acercaban al muelle para observar si la embarcación remolcada venía, pero nada. Solo quedaba esperar.

La familia esperó en los alrededores del Inea | Foto: Irene Revilla

Se hizo la 1:00 pm y comenzaron a compartir agua que les llevaban otros familiares en botellas de refresco; también bolsas de pepito. Aunque había unos que sí ingerían algo para aguantar, otros solo se quedaban mirando al horizonte, mientras las lágrimas recorrían sus caras, se abrazaban y clamaban a Dios que se tratara de los tripulantes de Santo Amaro II.

A las 2:00 pm, un funcionario del Inea informó que la embarcación llegaba a la Base Naval Juan Crisóstomo Falcón, ya que los pescadores debían recibir atención médica y, además, hacer todo el procedimiento de entrevistas ante Guardacostas, por lo que les recomendaron irse al lugar.

La base naval está ubicada a unos 10 minutos de donde estaban e inmediatamente se unieron en grupos para irse en los diferentes vehículos al lugar. Afortunadamente, en la entrada de la base naval no les impidieron el paso y en cuestión de minutos, las familias estaban reunidas frente a un cerro, dentro de la base naval, desde donde se veía el muelle. A lo lejos, entre los barcos petroleros aparcados en los alrededores de la refinería Amuay se veía una marcha muy pequeña que, como familias de pescadores, identificaron rápidamente que se trataba de una embarcación remolcada.

Esto les emocionó. Comenzaron a orar nuevamente mientras aguardaban. En ese momento ya eran casi las 3:00 pm y llegó una comisión informando que no podían estar en el lugar y que debían esperar en el estacionamiento de la entrada principal hasta que Guardacostas diera la orden de su ingreso. Aunque prometieron no hacer bulla o quedarse dentro de los vehículos para evitar que fueran desalojados, no fue así; los militares de guardia los sacaron del lugar.

Se hicieron las 3:00 pm y llegó la embarcación con la tripulación: se trataba de los trabajadores de «Vanesa del Valle», seis tripulantes que habían quedado a la deriva por una avería en el motor de la embarcación. Estaban hidratados, ya que recibieron ayuda de los pescadores de «Don Miguel», quienes les dieron comida e informaron a la lancha «San Miguel» de Las Piedras que fue a su rescate.

Keiser Ávila, de 30 años, Franklin Darío Zavala, de 42, Eduardo Irausquin, de 23, José Guanipa, 62, Antonio Balmore, de 37 y Junior Lugo, de 38 años, fueron atendidos en el hospital militar dentro de la base naval y luego irían a Guardacostas para hacer su respectiva declaración de lo sucedido. Aunque la familia de la tripulación Santo Amaro II se alegró por el rescate de estos pescadores que no se sabía que estaban a la deriva, la incertidumbre volvió a sus mentes y la ansiedad de no saber de sus dolientes, volvió a tocar sus corazones, mientras se desplomaban en llantos y desesperación.

Sin rastro de Santo Amaro II

De Santo Amaro II no se tiene rastro. Se ha hecho búsqueda marítima y, supuestamente, las autoridades del estado al occidente de Venezuela también hicieron un rastreo aéreo, pero no se ha encontrado nada sobre esta embarcación y su tripulación.

La familia denunció el hecho ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, delegación municipal Punto Fijo, y este miércoles acudieron a la sede del Ministerio Público en la capital de Falcón para exigir que se haga una investigación al dueño de la embarcación, ya que nunca les informó que la tripulación estaba desaparecida y acudió ocho días después de que tuvo la última comunicación con el barco a denunciar ante los organismos correspondientes.

Rubimar Vargas es hija de uno de los desaparecidos y exigió al Ministerio Público una investigación sobre el dueño de la embarcación, ya que asegura que el caso está muy raro y pudiera que hayan sido víctimas de piratería marina o de trata de personas.

Esta embarcación salió el 4 de mayo y debía regresar 10 días después por provisiones y para recargar combustible. Según el reporte oficial de Guardacostas, el dueño de la embarcación, Carlos Estaba informó de la desaparición de la embarcación el 12 de mayo. En la embarcación están Robinson Vargas, Francis Arias, José Ángel Rojas, Carlos Vallejos y Wilfredo Sánchez.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a