19.7 C
Caracas
martes, 24 mayo, 2022

Falcón | Coro y La Vela, un patrimonio en peligro desde hace 15 años

Este 9 de diciembre se cumplen 27 años de la declaratoria por parte de la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Las exigencias de la organización para retirarlas de la lista en la que fueron incluidas en 2005, aun no se cumplen

-

Coro.- Este miércoles 9 de diciembre se cumplen 27 años de la declaratoria de Coro y su Puerto Real de La Vela como Patrimonio Cultural de la Humanidad, título que le otorgó en 1993 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en la ciudad de Cartagena de Indias, Colombia, e incluidas en el inventario de bienes culturales en peligro en 2005, lo que no ha podido superar el Estado venezolano.

Su permanencia en la lista es debido a que no se han cumplido las exigencias que la misma Unesco hiciera posterior a la vaguada de 2010 y posteriormente en julio de 2018, cuando una comisión de la Unesco y del Instituto de Patrimonio y Conservación (IPC) evaluara el patrimonio en riesgo y verificara que solo se habían alcanzado nueve de las once medidas correctivas sugeridas en 2015, ya que faltaba el tratamiento que debía dársele a las casonas históricas y el plan de drenajes tanto en Coro como La Vela, para lo que la Unesco aprobó 30 mil dólares.

En octubre de 2019, el plan de rehabilitación del centro histórico de Coro fue avalado por el IPC y la Unesco. Comprendía el sistema de drenajes como uno de los aspectos fundamentales, según lo manifestó en esa oportunidad Inti Clark, director regional de Cultura, quien junto al entonces presidente del IPC Falcón, Luis Díaz, hizo alusión a las labores de limpieza y descongestionamiento de alcantarillas, bocas de visita y todo cuanto tenía que ver con el sistema de aguas residuales.

Este esfuerzo no llegó a acometerse. Los drenajes que el gobierno regional esperaba atacar más a fondo quedaron en segundo plano al priorizar la recuperación de las estaciones de bombeo de aguas servidas en Coro; lo que confirmó la comisión del IPC Nacional, encabezada por su gerente, Dinorah Cruz, quien inspeccionó in situ los trabajos y evidenció que el mayor de los problemas -y que aún no ha sido atacado a profundidad-, era el de las aguas servidas, punto focal emplazado por los representantes de la Unesco en la última visita dispensada en Junio de 2018.

LEE TAMBIÉN

Fotogalería | Patrimonio de la Humanidad UCV en abandono

Cruz recordó que el plan de drenaje aprobado por la Unesco era un proyecto que debía abarcar no solo la zona patrimonial, sino también la zona poligonal, por lo que para resolver el problema de las aguas servidas en Coro había que levantar toda la capa asfáltica, de manera que se acordó con los alcaldes involucrados en ambas ciudades hacerlo por fases para poder dar un resultado óptimo. Estos trabajos nunca  comenzaron y producto de ello, las calles presentan botes de aguas residuales que afectan la salud de los habitantes en estas zonas. 

Para estos trabajos se aprobó a través de la Misión Venezuela Bella la cantidad de 15 millardos de bolívares, que incluía la limpieza del sistema de aguas servidas en la zona patrimonial que debido a los cambios en el uso del suelo, producto del crecimiento urbano no planificado, ha incrementado el escurrimiento superficial que drena directamente en avenidas y calles.

Por su parte, el ex alcalde de Coro, Rodolfo Barráez, en cuyo mandato fue declarada Coro patrimonio de la humanidad junto a La Vela, apuntó que el reconocimiento a la ciudad de barro en pie más grande del Caribe, que además fue prueba viva de las diferentes técnicas constructivas de diferentes siglos y que era importante preservar para las nuevas generaciones, se está perdiendo debido a que muchas de esas construcciones están en el suelo o ya no existen. 

Quienes nos designaron hoy nos tienen en la lista en peligro, dijo Barráez; quien propuso reactivar la Corporación Mariano de Talavera y Garcés, con la confluencia de los poderes nacional, regional y municipal para recuperar, restaurar y conservar lo que tanto costó que la Unesco reconociera: Coro y La Vela, el conjunto arquitectónico de barro más importante de Venezuela. 

En La Vela las casas de barro ubicadas en el casco histórico se caen a pedazos ante la mirada indolente de las autoridades locales | Foto: cortesía

El principal problema que ha venido padeciendo Coro y La Vela ha sido la deficiente inversión y la falta de mantenimiento de sus estructuras más antiguas, según explicó Jesús Veliz; lo que desembocó en el deterioro de su zona patrimonial por el anegamiento de sus calles que son letales para las casas históricas, e incrementó el escurrimiento superficial en sus calles.

A finales del mes de octubre se derrumbó la casa de habitación del poeta falconiano Elías David Curiel, autor de la letra del Himno de Falcón, ubicada en las calles Garcés con Comercio en Coro. Según registros gráficos de la periodista Elvia González, se evidenció que algunas casas coloniales ubicadas en la zona protegida del patrimonio comienzan a caerse debido a las lluvias. Los escombros quedaron en la calle por varios días representando un riesgo para quienes transitaban tanto en vehículos como caminando por la zona; además de lo preocupante que fue para las familias que aun habitan algunas de esas casas.

En 22 años, los gobiernos socialistas han tenido la oportunidad presupuestaria de ejecutar al menos el sistema de drenajes o pozos percolados en diferentes zonas de la ciudad, especialmente en la zona poligonal patrimonial donde las aguas fluviales no tienen por donde drenar. 

LEE TAMBIÉN

La Unesco evalúa declarar los tambores de San Juan como patrimonio cultural inmaterial

En julio de 2016 el presidente Nicolás Maduro aprobó recursos por 600 millones de bolívares para el proyecto del sistema de drenajes de Coro y La Vela, presentado por la gobernadora Stella Lugo cumpliendo con los requisitos que exigía la Unesco.

La inversión de estos recursos establecía la elaboración del Plan de Manejo del Patrimonio que no lo había-, y la construcción de los drenajes para las dos ciudades patrimoniales, cuya ejecución se debió iniciar con los recursos aprobados por el presidente Maduro, ese mismo año. Cuatro años después nada se ha hecho.

El presidente del Colegio de Ingenieros del estado Falcón (CIEF), Eulman Moncada, declaró en una entrevista a un medio local que en octubre de 2017 el gobierno regional anunció la ejecución del sistema de drenajes en Coro con el propósito de convertir la zona patrimonial en un eje de turismo receptivo de las prácticas turísticas como método de diversificación económica. 

Moncada señaló en esa oportunidad que los gobernadores Jesús Montilla, Stella Lugo y Víctor Clark no habían atendido las sugerencias que el Colegio de Ingenieros ofreció para mejorar el sistema de drenajes y el mantenimiento que deben tener las casas patrimoniales dentro y fuera del área protegida, lo que hubiese permitido cuantificar el impacto de los procesos urbanizadores en la zona y al mismo tiempo valorar la gestión de los sistemas de drenaje urbano en zonas planas, dijo el perito. 

Por su parte Andrés Eloy Nava, empresario falconiano preocupado por el patrimonio, señaló que la protección y conservación del patrimonio cultural es de carácter obligatorio y no tiene excepción de ninguna naturaleza. «Es un compromiso ineludible de la autoridades municipales y regionales así como de la propia comunidad, de lo contrario estamos expuestos a perder lo ya ganado», expuso.

Insistió en que debe conformarse un equipo que se encargue de la divulgación y promoción de los bienes culturales, dándole carácter turístico y aplicando paralelamente medidas y protocolos de protección a las infraestructura; incrementando el protagonismo de especialistas como: historiadores, arqueólogos y arquitectos; expertos que garanticen la gestión óptima del patrimonio evitando que agentes externos cómo el tráfico de vehículos y transeúntes, medio ambiente, contaminación, turismo y nuevas construcciones en el área menoscaben las estructuras patrimoniales.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a