23.7 C
Caracas
jueves, 20 junio, 2024

Falcón | Comedores de Alimenta la Solidaridad dejan de beneficiar a 130 niños

En las poblaciones de Churuguara Mapararí, municipio Federación del eje de la sierra falconiana cerca de 70 familias se beneficiaron hasta la semana pasada de los comedores solidarios

-

Coro.- Un total de 130 niños y cerca de 70 familias de Churuguara y Mapararí, en el estado Falcón, son beneficiados por comedores populares del programa Alimenta la Solidaridad, en los que hombres y mujeres enfrentan el hambre desde hace un año colaborando en la cocina o buscando leña o agua, servicios que en estas poblaciones escasea desde hace más de un año.

En octubre del año 2019, Alimenta la Solidaridad llegó a Falcón e instaló el primero de dos comedores populares en el sector Un Nuevo Amanecer en Churuguara, coordinado por el voluntariado de Héroes de Sueños, y que se extendió a Mapararí para beneficiar con alimentos a un total de 130 niños. En un año fueron entregados aproximadamente 17.000 almuerzos, más de 50 pares de zapatos y ropa para niños y adolescentes en condiciones de pobreza extrema. 

A nivel nacional desde el pasado 20 de noviembre el equipo de Alimenta la Solidaridad y Caracas mi Convive ha sido objeto de hostigamiento y persecución por parte del gobierno de Nicolás Maduro; luego que la PNB allanara la sede de la organización ubicada en el Rosal, Caracas; y Sudeban anunciara el congelamiento de las cuentas bancarias que han puesto en riesgo a más de 25.000 niños y familias, de las cuales 70 están ubicados en Falcón, específicamente en el municipio Federación.

Churuguara es asistida por Alimenta la Solidaridad en medio de una compleja emergencia humanitaria que ubica al municipio Federación en el octavo lugar con un 85,7% de hogares con inseguridad alimentaria según la encuesta Encovi, de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab). 

LEE TAMBIÉN

Marisela Mujica: «Lo único que puedo decirle a Alimenta la Solidaridad es gracias»

Por cada comedor solidario, participan a diario cinco madres colaboradoras y algunos hombres que ayudan a cargar el agua y conseguir la leña. Además han recibido aportes en útiles escolares y medicinas de algunos artistas venezolanos dentro y fuera de Venezuela. 

Las madres colaboradoras se enteraron de las medidas sancionatorias a través de mensajes que recibieron vía WhatsApp. Para estas guerreras que dan la cara por el programa la noticia fue paralizante en medio de un escaso inventario que esperaba reponerse con una nueva dotación de comida en las próximas semanas y que solo alcanzó hasta la semana pasada.

Yohismar Polanco, una de estas madres colaboradoras en Churuguara, relató que no solo es ser parte de unas estadísticas de pobreza, crisis alimentaria y de atención médica, sino de la falta de servicios públicos (agua, luz, telecomunicaciones  y gas) cuya precariedad juega en contra de los habitantes de la sierra de Falcón.

«El comedor me ha ayudado bastante ya que yo no tengo trabajo y si el comedor deja de existir es lamentable porque esto me ayuda a darle a mis niños carbohidratos y proteínas, cosas que yo no puedo comprar», confesó Yohismar Polanco.

Las familias afectadas expresaron su rechazo a las acciones de la Sudeban en contra de un programa de alimentación que logró identificar a los niños más afectados por el hambre en el eje de la sierra.

LEE TAMBIÉN

Táchira | Comedor de Alimenta la Solidaridad fue arrasado por inundaciones en Zorca

El programa asumió la responsabilidad que es del ejecutivo regional en salvaguardar la vida de 130 niños y 70 familias, con un proyecto que tiene mayor efectividad que los Clap, el cual según datos aportados por el mismo programa no llega a quienes realmente sufren de necesidades alimentarias.

«Lloramos mucho, estamos preocupadas, es la única comida completa que los chamos pueden consumir y tememos por el beneficio», dijo con angustia la señora Polanco.

Pastor Quero es otro de los colaboradores del comedor en Churuguara. Su trabajo es conseguir la leña para preparar la comida. Confesó ser padre y madre a la vez desde que asumió el compromiso de cuidar a sus dos nietos. Aunque sale a trabajar todos los días, confirmó que no le alcanza el dinero. «No tengo el pollo, no tengo la ensalada, pero en el comedor si los hay; entonces para nosotros los padres y representantes caería maluco que se nos cayera este beneficio», comentó.

Ante la eventualidad de haberse quedado sin alimentos madres y beneficiarias han optado por solicitar a los comerciantes y habitantes de Churuguara y Mapararí la colaboración en comida para poder mantener en funcionamiento los dos comedores mientras se mantengan las sanciones bancarias.

LEE TAMBIÉN

Táchira | En Alimenta la Solidaridad cocinan con leña por falta de gas

Programas gubernamentales no llegan

Según un informe patrocinado por la ONU, Venezuela es descrita como la cuarta peor crisis alimentaria del mundo, detrás de Yemen, Afganistán y la República Democrática del Congo y superando a naciones como Etiopía, Sudán y Siria. El texto destaca que el 13% de los niños venezolanos menores de cinco años padecen retraso en el crecimiento y que el 30% sufre de anemia, reseñó The Wall Street Journal.

El Programa de Alimentación Escolar, que en tiempos de pandemia está paralizado o no llega directamente a los escolares, y las efímeras entregas de las bolsas Clap parecen no ser suficientes para garantizar una alimentación adecuada para las 70 familias y los 130 niños de los sectores donde los comedores solidarios hacen vida.  Según Encovi el 5% de los pobres extremos no reciben este beneficio y el 46% lo reciben una vez al mes sin periodicidad definitiva.

Por su parte, la directora de la organización cristiana Caritas de Venezuela, Janeth Márquez, aseguró después de haber presentado un informe en agosto de este 2020 sobre la desnutrición en Venezuela, que el principal problema es que los venezolanos no tienen como llevar comida a sus hogares ni  como realizar una dieta balanceada.

En una media, tenemos zonas en los estados Zulia, Yaracuy y Falcón donde el índice de desnutrición sobrepasa el 22%. La gente no tiene alimentos y comienzan a verse las consecuencias, afirmó en una entrevista a un medio de circulación nacional.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas del país visitan El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para ellos somos la única fuente de noticias verificadas y sin parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso te pedimos que nos envíes un aporte para financiar nuestra labor: no cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y hagan una contribución económica que es cada vez más necesaria.

HAZ TU APORTE

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a