22.5 C
Caracas
lunes, 23 mayo, 2022

En Falcón el pesebre es tradición y punto de encuentro en Navidad

Desde hace más de 30 años se realiza en Coro la Feria del Pesebre iniciativa del entonces Obispo de Coro, monseñor Ovidio Pérez Morales para resaltar el amor familiar

-

El pesebre es lo que le da tradicionalidad a una casa en navidad, a pesar de que en muchos hogares prefieren los arbolitos y las luces, en Coro la armar el pesebre es una tradición familiar que muchos atesoran por años.

Faltando pocos días para la Nochebuena, víspera del nacimiento de Jesús, es una fecha que por su significado religioso, invoca el compartir familiar. Cada familia tiene su pesebre particular, en algunos se observan paisajes, ciudades llenas de vida, campos, pueblos y hasta ríos, pero también los hay pequeños y sencillos, manera inequívoca que representa el amor de los suyos.

En el estado Falcón diferentes expresiones culturales, gastronómicas y tradicionales  identifican la celebración de la navidad.  Según el padre Javier Serna, de la iglesia San Nicolás en Coro, el pesebre es una tradición cristiana que se le atribuye a San Francisco quien realizó el primer pesebre viviente en el año 1223; como una manera de recordar a las personas el nacimiento de Jesús en la cueva de Belén, una población situada entre Roma y Asia, relató el presbítero.

“San Francisco construyó una choza con paja imitando el portal donde la Virgen había pasado la noche de su alumbramiento, llevó el pesebre al interior, trajo un burro y un buey e invitó a todos los lugareños a representar la hermosa escena con mucha devoción y alegría”.

El pesebre es sinónimo de resguardo de los valores cristianos entre las familias. Foto Lisbeth Barboza

Refirió además el sacerdote que a Venezuela el pesebre fue introducido entre los siglos XVI y XVII. En Falcón lo acompañan los aguinaldos, la celebración de los Locos, las parrandas con tambores y la paradura del Niño Dios.

Es así que en Coro, hay familias que resguardan la corianidad al armar cada diciembre su pesebre. Merwin Medina, en la calle Buchivacoa con tiene 12 años armándolo para el regocijo de los más pequeños. Los rasgos más sobresalientes son las construcciones de casas coloniales
con material de reciclaje  que ofrecen un atractivo extra a la navidad de la familia Medina.

Merwin Medina, un artista ingenuo, advierte que “me gusta Coro desde siempre, sus casas coloniales, su casco histórico y sus edificios que me inspiran a plasmarlos en el pesebre”.

Su intención al elaborar estas piezas que representan la corianidad –Iglesia San Clemente, Balcón de Los Arcaya, Arco de la Federació-, es que con el devenir de los años pueda convertirse en un punto de encuentro familiar.

También en Coro es famoso el pesebre de Ricardo, ubicado en la casa 22 de la calle Colina con callejón Aurora. Allí Ricardo Torres tiene más de 60 años armando el nacimiento del Niño Jesús de forma ininterrumpida, que le ha valido ser patrimonio de la ciudad y visita obligada de escuelas en el mes de diciembre.

El amor por armar el pesebre comenzó durante las navidades de 1945 cuando sus padres Manuel y Josefa, se rindieron al descubrir que Ricardo era el responsable de la desaparición de ovejas, camellos, reyes magos, María, José y el niño Jesús, pero no para dañar las figuras, sino para cambiarlas de sitio, que cabía en una caja de zapatos y que 60 años después ocupa todo la sala de la casa materna.

Es así como hace  30 años el entonces Obispo de Coro, monseñor Ovidio Pérez Morales, creó la Feria del Pesebre en el que las familias de la ciudad mariana mostraban sus creaciones desde finales del mes de noviembre hasta el 24 de diciembre, y que se ha enriquecido con el
paso de los años.

En cada hogar de Coro, sea grande o pequeño el nacimiento es pieza fundamental de la Navidad. Foto Lisbeth Barboza

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a